Sarah Palin

La SS o Seguridad Social progresante, o cómo darle «matarile» con talante

Imagen de javcus


«Vamos, progres... ¡Alegradme el día!»«Vamos, progres... ¡Alegradme el día!»

La imagen de la derecha es un motivo para una camiseta, de la época de las últimas elecciones presidenciales de EE. UU. Parece algo exageradillo y violentillo, ¿no? Pues al paso que va el mundo, y quiénes lo dirigen, me temo que pronto va a ser que no, porque parecen empeñados en liquidarnos a unos cuantos, aunque eso sí: siempre por nuestro bien y el de la sociedad. Comentaba con sorna y acierto un blogger en «Hay prisa por matar»:

«Qué progresista y adelantado a su época fue ese gran filántropo de la humanidad llamado Adolf Hitler, y su doctor Brandt, promotor del plan de eutanasia terapéutica.

»Qué visionarios los nazis, que a pesar de haber utilizado después sus métodos de exterminio con una minoría racial (en una lamentable desviación de su programa original), al principio los usaron con quienes corresponde: minusválidos, personas con síndrome de Down, ancianos.

»Un lema sublime para estos gobiernos progresistas: “Una vida que no merece ser vivida”. Lo inventó ese otro gran filántropo, Joseph Goebbels».

Sarah Palin en una camiseta

Imagen de javcus

Sarah Palin en una camiseta

«Vamos, progres… ¡Alegradme el día!» (en RightWingStuff.com)

¡Yo también quiero una «redneck woman»!

Imagen de javcus


Gretchen WilsonGretchen Wilson

Al abrir hoy el simpático blog Especialista en conocimientos inútiles me encuentro con un artículo de Cowboy en paro titulado «Más razones por las que amar a Gretchen Wilson», con una foto de una tía súper-maciza con sombrero vaquero y ligerita de ropa apoyada en un coche rústico americano. «Unas saltan a la vista —completamente de acuerdo— y otras al oído», dice. ¡Anda! Pues es verdad. No canta nada mal, y encima country: de fábula. A ver cómo dijo que se llamaba… sí, «Gretchen Wilson». Archivaré el dato en mi cabeza para ver qué más encuentro por la red.

Espera un momento: «Más razones…». Entonces es que ya ha escrito otro artículo del peazo tía. A ver… sí, aquí está: «¡Quiero una redneck woman!» (¡Toma! ¡Tú y cualquiera que se tope con esta hembra! Y eso que yo soy de ciudad). Me gusta mucho el vídeo y la letra: reivindicando el terruño y ostentando con orgullo el mote despectivo de esos afeminados urbanitas del Este. ¡Muy bien! ¡Olé tus narices! ¡Así se canta! ¡Con un par!

Distribuir contenido