José Luis Rodríguez Zapatero

Las góticas de ZP

Imagen de javcus

Las góticas de ZP

¡Dios mío!

Muñecas góticaZ

Hacía tiempo que no me reía tanto como cuando me enviaron la chirigota de Cádiz «Las niñas de Zapatero». Claro que también por poco se me descoyunta la mandíbula cuando leí la serie de artículos del Blog del Padre Fortea titulados «Cómo ser gótico en n pasos» (partes I, II, III, IV, V, VI, VII y VIII: la numeración de sus artículos es un tanto confusa, y no se lo reprocho, porque así, a ojo, no se sabe cuándo va a acabar), que los publicó a partir del primero de noviembre de hace dos años para reírse —deduzco— del Halogüín (no en vano sabe de qué está hablando: es exorcista), y muestan —dosificado en varios días— el contenido del típico mensaje en cadena jocoso cuyos orígenes se pierden en la noche de la cybercronía y de cuyo autor se ignora hasta el nombre. Como la pinta de los vástagos del monstruo que tenemos como Gran Timonel es de persignación apresurada —y eso que era una foto protocolaria (¡asesores, al paro!) rápidamente censurada por los monclovitas: ¿por qué posaron?— , y como también se menciona que una gótica que se precie ha de poseer como parte del uniforme una Living Dead Doll (véase a la derecha el «encanto» de muñeca a lo Chucky anarka), me ha inspirado inmediatamente un artículo sobre muñecas góticas, tanto de las de plástico como las de carne y hueso.

Gane quien gane... nosotros perdemos

El Congreso de los Diputados: Gane quien gane... nosotros perdemos.El Congreso de los Diputados: Gane quien gane... nosotros perdemos.

Hoy ha aparecido una noticia que, francamente, me ha tocado mucho las narices. Resulta que Mariano Rajoy ha ido a dar el abrazo a Santiago, se ha hecho la foto y encima ha soltado un discursito que, en abstracto, no está del todo mal, pero dados los precedentes públicos y notorios de apoyo de su partido de políticas abortistas y de ingeniería social —en la práctica y de tapadillo para no parecer «carcas», lo que es una felonía—, tiene toda la pinta de ser un ejemplo más de hipocresía rastrera para arañar unos cuantos votos de los sectores católicos despistados; en resumen: que es el PPSOE. Antes de nada, he de entonar también un mea culpa:

Yo confieso ante Dios todopoderoso
y ante vosotros hermanos
que seguramente he pecado al votar al PP
pensando que sólo era un mal menor,
que me arrepiento profundamente,
y que sólo me plantearé votarles de nuevo
cuando muchos de ellos, sobre todo los progres,
que para colmo son los que ahora mandan más,
o sean expulsados o hagan un auto de fe
(que me temo será cuando las ranas críen pelo).

Rajoypredator y Zapateralien en pleno debate parlamentario

Imagen de javcus

Rajoypredator y Zapateralien en pleno debate parlamentario

Como se puede observar, aparte de ser pésimos comediantes, el parecido con sus respectivos monstruos es asombroso.

PP vs. PSOE = PPSOE

Imagen de javcus

PP vs. PSOE = PPSOE
Distribuir contenido