conde de Mansfelt

El milagro de Empel (continuación)

Vázquez, A., "Libro noveno. De las guerras civiles y rebelión de Flandes, en que se contienen los sucesos del año 1585", Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España, vol. LXIII, no. Los sucesos de Flandes y Francia del tiempo de Alejandro Farnese, por el Cap. Al. Váz., Sgto. mayor de Jaén y su distrito,..., Madrid, Imprenta de Manuel Ginesta, Calle de Campomanes núm. 8, 1879.

Concluye la crónica de los hechos del milagro de Empel, junto con algo de las acciones posteriores de los tercios hasta fin de año, donde acaba el libro noveno de los anales.

El milagro de Empel

Vázquez, A., "Libro noveno. De las guerras civiles y rebelión de Flandes, en que se contienen los sucesos del año 1585", Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España, vol. LXIII, no. Los sucesos de Flandes y Francia del tiempo de Alejandro Farnese, por el Cap. Al. Váz., Sgto. mayor de Jaén y su distrito,..., Madrid, Imprenta de Manuel Ginesta, Calle de Campomanes núm. 8, 1879.

Aquí comienza propiamente el relato de los hechos del milagro. Los soldados se veían perdidos, aislados por el agua, ateridos de frío, hambrientos y completamente a merced del enemigo que los hostigaba con su flota, y Bobadilla los exhorta a arrepentirse, confesar y comulgar para prepararse para lo peor, y orar para que Dios remedie su apuro, puesto que ya todo lo humano se ha hecho y no ha servido para nada. Es entonces cuando aparece la tabla con la imagen de la Inmaculada al cavar un soldado un refugio, y se encomiendan a ella. Mientras tanto, los habitantes de Bolduque apoyan, con devociones, exposición del Santísimo y penitencias, a los españoles. Bobadilla decide al fin ir a por todas, y empiezan a helase las aguas que los tenían aislados.

Sucesos previos al milagro

Vázquez, A., "Libro noveno. De las guerras civiles y rebelión de Flandes, en que se contienen los sucesos del año 1585", Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España, vol. LXIII, no. Los sucesos de Flandes y Francia del tiempo de Alejandro Farnese, por el Cap. Al. Váz., Sgto. mayor de Jaén y su distrito,..., Madrid, Imprenta de Manuel Ginesta, Calle de Campomanes núm. 8, 1879.

Los días anteriores al milagro pintan bastos para los tercios españoles. Bobadilla ha entrado en Bommel, pero el hostigamiento de los rebeldes es muy fuerte, están aislados, desamparados y padeciendo muchas penurias, y los intentos del conde de Mansfelt por librarlos del peligro son completamente infructuosos.

Es de destacar el episodio del capitán Melchor Martínez, que después de una persecución encarnizada cae herido y, capturado, los rebeldes intentan curarlo: definitivamente eran otros tiempos.

Los Tercios, en Bommel

Imagen de javcus


Vázquez, A., "Libro noveno. De las guerras civiles y rebelión de Flandes, en que se contienen los sucesos del año 1585", Colección de Documentos Inéditos para la Historia de España, vol. LXIII, no. Los sucesos de Flandes y Francia del tiempo de Alejandro Farnese, por el Cap. Al. Váz., Sgto. mayor de Jaén y su distrito,..., Madrid, Imprenta de Manuel Ginesta, Calle de Campomanes núm. 8, 1879.

Después de la toma de Amberes, con licencia parcial de tropas, los tercios se ponen en marcha, con la incorporación del de Fernando de Bobadilla, recién llegado al teatro de operaciones, que recibe la orden de entrar en la isla de Bommel. Esta parte abarca el período posterior a agosto de 1585 hasta principios de diciembre de ese año, en que las cosas empiezan a ponerse muy feas para las tropas españolas, al haber quedado anegadas y aisladas por la rotura de diques en la isla de Bommel, y el hostigamiento de la armada rebelde.

Realmente el detalle de las crónicas es lo suficientemente elevado como para ser de por sí un relato apasionante.

La Inmaculada Concepción, patrona de España

La Inmaculada de MurilloLa Inmaculada de Murillo

… y el Milagro de Empel (Flandes, 1585)

En «Festividad de la Medalla Milagrosa», aparte de indicar la relación de aquella festividad con el dogma de la Inmaculada Concepción de María, ya se apuntó la importancia para España de esta cuestión, que, aparte de ser celebrada desde mucho antes, fue un asunto de honor en este país y causante de no pocos tumultos y grescas entre maculistas (pocos) e inmaculistas, que hizo que llegara a ser un problema de orden público y que forzara a los reyes de España a presionar a Roma para que se definiera, lo que no sucedió definitivamente hasta la proclamación del dogma el 8 de diciembre de 1854 en la bula Ineffabilis Deus de Pío IX.

Distribuir contenido