Alfred Rosemberg

Instrumentum regni

Imagen de javcus


¿Les sorprende ver el retrato de Hitler como califa islámico? Supongo que no hace falta decir que se trata de un montaje, realizado con un gracioso enturbantizador web y algunos retoques. Lo que sí puede que les asombre es su pensamiento sobre la religión, la Iglesia y la filosofía de partido, tal como cuenta Albert Speer en el capítulo «Obersalzberg» de sus Memorias. Y es que según se desprende de los diálogos de Hitler, era contrario a la espiritualidad pagana de las SS de Himmler y a la imposición de una religión de partido en sustitución del cristianismo, aunque no por motivos religiosos, sino políticos. Uno de los motivos de su desaprobación era el «misticismo» de la nueva religión, algo que consideraba que ya estaba felizmente superado y que no debía reaparecer; no es de extrañar esta aversión, puesto que para Hitler la utilidad de la religión era puramente instrumental, un mero instrumentum regni, un elemento de gobierno necesario para dar cohesión a un pueblo: en esto coincide con Rousseau y otros filósofos.

Distribuir contenido