Tiran más dos tetas que dos carretas

Imagen de javcus


El dicho español que encabeza este artículo es una gran verdad. Ya en la prehistoria y antigüedad se intuye su completa validez al quedar plasmado en las figuras y estatuas de las diferentes Venus, como se puede comprobar en las Venus adjuntas, la de Willendorf —el artista se pasó un pelín en el tonelaje de la modelo— y la de Milo. ¿A qué viene esto? Pues en que estaba buscando un vídeo para un amigo mío, del sistema empleado en la compactación del material de la Presa de las Tres Gargantas, o sea, que me esperaba ver un vídeo con chinos laboriosos y sudorosos levantando un pisón para compactar el terreno, y me tropiezo, en cambio, con un anuncio muy divertido de unas chinitas muy monas —compactando otras cosas— de teletienda china, que vende corsés de aumento —aparente— de pecho: una especie de Wonderbra en versión victoriana decimonónica orientalizada. Parece que en China también tiene plena vigencia el refrán, y lo dejan clarísimo en este anuncio, que recomiendo ver con los altavoces encendidos, puesto que, aparte de ser muy friki, lo mejor de él son los efectos sonoros:

Aparte de reírme a mandíbula batiente, lo primero que me planteé es si se trata de un anuncio de verdad o de una broma. La sorpresa es que el producto existe, y no sólo eso: es uno de los top ten en ventas de esta tienda virtual china que vende absolutamente de todo, desde placas madre de ordenador hasta bolsos, como se puede comprobar fácilmente.

Algunos de los comentarios al vídeo son geniales: «I love the part where they rip on this girl for not having big tits.», «Where can I buy this? It pulls all the fat of the body into thegirls tits… Must be the best invention in MANkind»… y el mejor: «I’ll be hearing that noise when I put my bra on every fucking day»; pero los creadores se olvidaron de un aspecto de este corsé muy, pero que muy, importante: como sistema antisobones es único, porque meter mano a alguien que vista eso es como meter mano a una tortuga.