Se acerca la Navidad: Domingo «Gaudete»

Imagen de javcus


Hoy es el tercer domingo de Adviento, el llamado de «Gaudete» («alegraos», en latín). No es todavía Navidad, pero ya se está avisando de que está cercana, para que los cristianos nos alegremos.

Hoy, como explica el Hno. Jorge de la Cruz, Carmelita Teresiano de la Divina Misericordia, el Evangelio de San Mateo 11, 2-11, pone en boca del Bautista una pregunta directa a Jesús: «¿Eres Tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?». La respuesta del Maestro se remite a hechos concretos: «los ciegos ven y los paralíticos caminan; los leprosos son purificados y los sordos oyen; los muertos resucitan y la Buena Noticia es anunciada a los pobres». También hoy, en medio de tantas falsas promesas, de ideologías mentirosas que pretenden erigirse como «salvadoras del hombre», en medio de las constantes tentaciones de edificar un mundo sobre la base del hombre sin tener en cuenta a Dios, nosotros los cristianos volvemos nuestra mirada hacia nuestro interior para preguntarnos: ¿Creo en la Verdad y la Salvación de Jesucristo o, por el contrario, me he dejado llevar por otros «pseudo-mesías», que con su propaganda de bienestar y libertad sin límites han conquistado mi corazón y mis actos? ¿En verdad, espero de Él todo, o más bien he perdido la esperanza y vivo en este mundo bajo un título: «cristiano», pero sin serlo realmente? ¿Qué es lo que espero y de quién? Ojalá que nuestra respuesta sea como la de Simón Pedro: «Señor, ¿a quién iremos si sólo Tú tienes Palabras de vida eterna? Nosotros hemos creído y sabemos que Tú eres el Santo de Dios» (Jn 6, 68-69). Pues, sólo desde esta convicción de fe, la Navidad adquiere todo su significado y será para nosotros tiempo de alegría y salvación.

Además, es en este día particular cuando los presbíteros visten de rosado-asalmonado, como cuenta Buno Moreno en su blog Espada de Doble Filo, aparte de otras muchas cosas relacionadas con el Adviento que, curiosamente, tienen su origen en nuestra tierra española. Y como hace mención también a la corona de Adviento, que a algunos católicos no les hace gracia porque lo ven como una tradición protestante, el excelente artículo «Tradiciones y origen de la corona de Adviento» despeja todos los posibles escrúpulos y prejuicios que se puedan tener sobre esta entrañable costumbre.

Para concluir, me ha parecido adecuado mostrar la versión de «Gaudete» interpretada por el coro Libera, aunque se trate propiamente de un himno navideño tardomedieval que me gusta mucho (s. XV, creo), cuya partitura en notación gregoriana adjunto al final (obtenida de Piæ Cantiones, la transcripción electrónica —¡bendita Internet!— de Theodoricus Petri: Piæ Cantiones ecclesiasticæ et scholasticæ veterum episcoporum, 1582). ¡Que la disfruten!

Partitura de «Gaudete»: en Hymns and Carols of Christmas.Partitura de «Gaudete»: en Hymns and Carols of Christmas.