Paul, el pulpo pitoniso

Paul, el pulpo futbolero pitoniso.Paul, el pulpo futbolero pitoniso.

Actualización: ¡El pulpo ha vuelto a acertar!

Otra noticia más de fútbol, del Mundial, pero esta vez no de chatis sino de bichos. Me entero por Libertad Digital que «El pulpo Paul augura la victoria de España en semifinales». Ah, ¿es un acosador sexual de los estadios sudafricanos? No, señores, es un pulpo con todos los tentáculos, que vive en un acuario de Alemania.

Sabía que estos animales son bastante inteligentes, que resuelven problemas complicados —para un bicho, claro—, y que además me resultan muy simpáticos, pero lo que no sabía es que su inteligencia es superior a la de ciertos colectivos de ámbito futbolístico. En fin, al menos es divertido… como volver a la infancia y disfrutar de las marionetas y del circo. Se ve que ha acertado hasta ahora los resultados de todos los partidos de Alemania en el Mundial de Sudáfrica 2010, e incluso los de la pasada Eurocopa, con la excepción de la final Alemania-España, ganada por España, que supongo que la emoción —al fin y al cabo, es alemán y además nacido en la pérfida Albión— le alteró sus dotes de oráculo.

¿Cómo se las arregla para adivinar y comunicar el pronóstico? Lo primero, ni idea; lo segundo, según la bandera del receptáculo de comida por la que se decida. ¡Y ya está! Hay que reconocer que la cosa es más sencilla que lo que hacían los arúspices de la antigua Roma.

Bueno, mañana sabremos si ha acertado, o si es que, simplemente, estaba aburrido de elegir últimamente siempre la misma bandera. Si ganamos, te mereces que te regalemos un pescadito. ¿Qué te gustan más: las anchoas o las sardinas, o tienes algún antojo especial? Al menos, ya eres famoso, y más útil que todos los que llenan Sálvame sumados, y estate seguro de que nunca, pero nunca-nunca, acabarás en una cazuela. ¡Hala, estrella futbolera y televisiva, con flashes y todo, disfruta de la fama mientras puedas!, y sabe el dicho: Sic transit gloria mundi, que es muy antiguo y, por desgracia, está muy contrastado. Ahí lo tienen, en plena acción: