religión

Sancte Michael Archangele, defende nos in prælio...

Imagen de javcus


Oración a San Miguel

Sancte Michael Archangele, defende nos in prælio;
contra nequitiam et insidias diaboli esto præsidium.
Imperet illi Deus, supplices deprecamur:
tuque, Princeps militiæ cælestis,
Satanam aliosque spiritus malignos,
qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo,
divina virtute in infernum detrude.

Amen.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
¡Reprímale Dios!, pedimos suplicantes.
Y tú, príncipe de la milicia celestial,
arroja al infierno, con el Divino Poder,
a Satanás y a los otros espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.

Amén.

Natividad de María. Profecía sobre Cuba

La Virgen del Pino, preparada para su bajada de 2010.La Virgen del Pino, preparada para su bajada de 2010.

Aunque la Sma. Virgen María en varias revelaciones privadas contemporáneas, quizá dando respuesta a la costumbre relativamente reciente de celebrar el día de nacimiento, insiste en que el día de su cumpleaños es el 5 de agosto —aunque no le importa que se celebre en otro día—, y que cumplió 2000 tacos (¡casi nada!) en 1984, hoy se celebra la Festividad de la Natividad de María. Además, es el día genérico de celebración de muchas de sus advocaciones, por lo que es normal que en este día muchos pueblos estén de fiesta, y más en una tierra tan mariana como la nuestra.

La Virgen del Pino, patrona de la diócesis de Canarias.

En particular, es la festividad de la Virgen del Pino, la patrona de mi diócesis de Canarias (Canariense-Rubicense), (¡felicidades, Pinitos!) a la que se le cantaba el Virolay, el himno de la Virgen de Montserrat, pero en castellano y con alguna adaptación. Aunque actualmente no se canta, a mi madre, que es de Las Palmas, sí se lo enseñaron en el colegio —a pesar de que siempre le sorprendió que en la letra se dijera:«morena de la sierra», puesto que ni la imagen es morena ni Teror está en una sierra— hasta que lo comprendió al oír el Virolai en Montserrat… y decir: «¡si ése es el himno de la Virgen del Pino!».

Distribuir contenido