progresía

¿Muñecos «antisemitas»? ¡Ahí va, y yo que se los iba a pedir a los Reyes!

Göring de 3R: Uno de los muñecos controvertidos.Göring de 3R: Uno de los muñecos controvertidos.

Bueno, en realidad, no, pero más que nada porque, más que afición por los muñecos articulados de tipo militar («action figures») a escala 1:6 (12″), lo que tenía era predilección en mi infancia y juventud por los soldaditos y maquetas a escala 1:32 ó 1:35. Además, empiezo a peinar canas y mi economía no está precisamente como para dedicarme al coleccionismo militar, pero esta noticia absurda me ha tentado.

El asunto, tal como lo interpreto, es como sigue: una señora, Christine Delsirié, esposa del coronel de la Gendarmería francesa Jean-Christophe Delsirié, tiene un negocio honrado de venta por internet de figuras y muñecos de 12″ llamado Figurines 12 Pouces, cuya sede mercantil —como muchas actividades de autónomos— está radicada en su domicilio particular. El problema radica en que en el catálogo se encontraban (ya no) reproducciones del fabricante 3R —especializado en personajes del Eje— de Goebbels, Göring (ambos de gran fidelidad), Dönitz (regulín, debe de ser de los primeros) y Hitler (muy poco conseguido: el uniforme es el de la época de putsch de Múnich, y no se parece a él en ningún momento de su vida, salvo en el bigote y en la expresión de loco-endemoniado), y que el domicilio particular está ubicado en la casa-cuartel de la Gendarmería en Dinéault (Finisterre, Francia).

Canguro Net me ha censurado páginas

Imagen de javcus


¡La sorpresa —desagradable— que me he llevado al ver anoche que el servicio de filtro Canguro Net me había bloqueado algunas de mis páginas! Y, además, ni siquiera se puede considerar ni por asomo que pertenezcan a ninguna de las categorías «sensibles» con las que clasifican el contenido de Internet. Las páginas en cuestión son todas las correspondientes a la transcripción de los anales del capitán Alonso Vargas que tratan sobre el milagro de Empel, que no tienen nada de pornográficas (en la URL aparecía CAT=pornography_ca o algo así, lo cito de memoria, aunque no aparecía ninguna justificación en el cuerpo del mensaje).

Obligatorio el crucifijo... al menos en este blog

Imagen de javcus


Pues sí, ¡qué pasa! ¿Acaso no puedo poner lo que me dé la gana en mi propio blog? Si alguien se ofende —normalmente moros y laicistas fanáticos—, ya sabe: el que se pica, ajos come. Jesucristo dijo que ofreciéramos la otra mejilla si nos abofetean (que, al paso que vamos, con los musulmanes y ateos compinchados haciendo pinza anticatólica, van a tener que ser las dos, no sé si alternadas o a la vez), pero eso no es incompatible con el otro mandamiento de predicar y dar testimonio del Evangelio por todo el mundo —o sea, darles la lata, que no nos queda más remedio que considerarles como prójimo—, lo que incluye el crucifijo y rogar y evitar, en la medida de nuestras fuerzas, que no cometan desmanes ni corrompan a inocentes, que si se quieren echar a perder o condenar, es asunto, aunque triste, exclusivamente personal.

Lo que no hizo el franquismo... lo hace la «democracia»

Águila de la vidriera de la Academia de infantería de ToledoÁguila de la vidriera de la Academia de infantería de Toledo

Pues sí. Me estoy refiriendo a la furia iconoclasta del Ministerio de la Verdad español, también conocido como Ministerio de Cultura —sí, el de los zejateros, agentes de la corrección política subvencionados con generosas dádivas—, que no para en mientes ante obras de arte como la vidriera de la Academia de Infantería de Toledo (en la foto), incluso aunque la eliminación de símbolos «ofensivos» —para los sectarios, claro— cueste un pastón o se tenga que saltar procedimientos legales establecidos. Es que ya se sabe que cuando se tiene un pasado político tan impresentable y criminal como el que tiene el PSOE, ERC, PSUC, PCE, etc., para que no se note se tiene que reescribir la Historia («Ley de Memoria Histórica» la llaman), desprestigiando y calumniando, a corto plazo, y, a largo, haciendo desaparecer la memoria de sus oponentes (incluso quitando el nombre de poblaciones fundadas por ellos, como es el caso de El Poble Nou del Delta, fundado como Villafranco del Delta). Con esto no estoy afirmando que los políticos del Movimiento Nacional fueran unos angelitos —que no lo eran—, pero ya me dirán si ha existido alguna vez algún régimen que conscientemente se hiciera el haraquiri político como cuando se autodisolvieron las Cortes franquistas para facilitar la transición a un régimen democrático. Dudo mucho que las ladillas políticas actuales hagan alguna vez algo parecido, y por eso se ha de borrar el recuerdo de lo que hicieron, no sea que alguien lo sugiera, ya que empieza a hacer falta.

El súmmun del pelotillerismo

Imagen de javcus


Actualización 2009-10-11: ¡La viuda de Sajárov pone en evidencia el tongo!

¡Anda que no me ha sorprendido lo del Premio Nobel de la Paz para Obama! ¡Al rey del «teleprompter»! ¡Si no ha hecho nada, no ha tenido tiempo material para hacer nada, y cuando digo «nada», es que es «nada»! Eso sí: colocar a Ma$ter$ del Univer$o en los puestos clave, discursos, música celestial progre y más bla, bla, bla, el que quieran. ¡Si es un Zapatero, pero pasado por betún! Hasta ahora este premio se concedía a veces por hacer las cosas bien (Comité Internacional de la Cruz Roja, Teresa de Calcuta) y sobre todo por hacerlas mal y/o ser más o menos un cabroncete, evidente u oculto y felón (Arafat, Kissinger, T. Roosevelt, Wilson, Beguin, Sadat, Carter, Gore…); parece que se ha ampliado el criterio y también se lo conceden a los ceros a la izquierda, lo que, en cierto modo y viendo la Historia del galardón, no deja de ser un progreso.

Aunque con este tío se han alcanzado cotas inimaginables de adulación y pelotillerismo —y si no, miren la sonrojante imagen adjunta (aunque «retocada» a lo graffitero, je, je, para darle el toque multicultural), una de tantas de las publicadas en la época de las elecciones— lo del premio roza ya la pornografía intelectual y entierra definitivamente el prestigio de ese premio; si alguna vez se lo conceden a Vd., pregúntese: «¿Qué he hecho mal?».

Distribuir contenido