poesía

250 aniversario de la Inmaculada Concepción como Patrona de España

Imagen de javcus


Inmaculada Concepción de Murillo, del marqués de Esquilache.Inmaculada Concepción de Murillo, del marqués de Esquilache.

Antes que nada, por haber sido hoy la festividad de La Inmaculada Concepción, ¡felicidades Inmaculadas, Conchitas, Inmas…! Y también felicidades a España y Estados Unidos, ambas naciones bajo el patronazgo de la Inmaculada Concepción. En el caso de España, ya comenté por estas fechas las causas de su patronazgo, junto con el olvidado, aunque gracias a Internet cada vez más recordado milagro de Empel que hizo que además lo fuera de los tercios de Flandes y posteriormente de la infantería española (actualización: «rojobilbao» comenta en Embajador en el Infierno un buen trabajo que indica la más que probable relación del milagro con una antigua tradición en Horcajo de Santiago y que es, además, un muy buen resumen de los sucesos del milagro).

En el caso de EE. UU., fue en 1792 cuando el obispo de Baltimore, John Carroll, consagró a la recién nacida nación de los Estados Unidos a la protección de la Inmaculada Concepción, y en 1847, el Papa Pío IX formalizó dicho patronazgo. Ignoro lo que impulsó al obispo Carroll a consagrar a su nación a la Inmaculada Concepción (desde luego, se deduce que, por ser anterior a la promulgación del dogma, era un inmaculista y muy probablemente fervoroso), pero quizás tuvo también algo que ver el que España obtuviera el reconocimiento oficial de la Santa Sede de su patronazgo unos años antes, en 1760, bajo el reinado de Carlos III, con la bula Quantum Ornamenti, aunque ya un mes antes, el 8 de noviembre de 1760, S. S. Clemente XIII ya había firmado un decreto proclamando a la Inmaculada como Patrona de España. En resumen, que hoy se celebra el 250 aniversario del patronazgo de la Inmaculada Concepción de María de España.

Wa habibi — وا حبيبي

¡Cristo ha resucitado!¡Cristo ha resucitado!

Estimados y sufridos lectores de este blog: ¡Feliz Pascua de Resurrección a todos! De acuerdo, de acuerdo… ya sé que me he retrasado un poco, pero por lo que adjunto en el artículo creo que ha valido la pena la espera. Además todavía entra dentro de la octava.

¡Ah! ¿Que no se acordaban de que también se felicita por esta Pascua, al igual que por Navidad, y con más motivo al ser el núcleo del cristianismo, como nos recuerda S. S. el Papa Benito XVI? Bueno… supongo que a esta sociedad descreída le resulta más complicado disfrazarla y desnaturalizarla, con sucedáneos de blandenguería sentimentaloide o con efemérides cosmo-gnóstico-mágicas, como le ocurre a la Navidad, por lo que es más práctico soslayarla. Para muchos, se ha quedado exclusivamente en regalar la mona al ahijado, sin caer en la cuenta que el huevo de Pascua recuerda precisamente la Resurrección. No me extraña que un musulmán (no me acuerdo si argelino o marroquí) al que conocí en un curso de postgrado creyera y me discutiera que la fiesta más importante del cristianismo fuera la Navidad… por el Papá Noel. ¡Toma ya! Y la culpa de que lo creyera en realidad es completamente nuestra, porque evidentemente nadie se lo había explicado ni tampoco encontró evidencias de lo contrario en nuestra cultura moderna. Si por casualidad lee este artículo, al pulsar sobre la imagen de Jesús resucitado oirá un magnífico canto de la liturgia bizantina que se lo explica y en su propia lengua, y otro que narra lo que siguió.

¿Y este título tan raro con letras morunas, qué tiene que ver con la Pascua? Pues muchísimo: por lo visto es el título («Estimado mío») de uno de los dos cantos oficiales de Viernes Santo en, como mínimo, las Iglesia maronita, melkita y copta católicas, y también se canta en las otras confesiones ortodoxas de Próximo Oriente. Compuesta por la cabeza de la Iglesia copta ortodoxa Shenouda III, cuya letra es un poema sobre la pasión de Cristo, la pueden oír (y leer) en este mismo artículo.

El trilema de la Revolución Francesa... y de otros

Imagen de javcus


Leonardo CastellaniLeonardo Castellani

Dada la gran cantidad de demagogos “iluminados” —charlatanes de piquito de oro— que pululan y gobiernan nuestro planeta, no he podido resistir tomar prestado de Religión en Libertad (ahora en InfoCatólica) estos graciosos epigramas del P. Leonardo Castellani, que resumen perfectamente la Revolución Francesa.

Distribuir contenido