manipulación

«La Diada» pero la de verdad, no la impostura separatista

«L’Onze de Setembre» de Antoni Estruch (1909)«L’Onze de Setembre» de Antoni Estruch (1909)

No tenía pensado escribir absolutamente nada ni sobre la Diada —siempre me ha parecido una idiotez celebrar una derrota cuya fecha, para colmo, es incorrecta— ni sobre el separatismo catalán —que no catalanismo, aunque se hayan apropiado del término— porque, la verdad, sólo de pensarlo, me «estreso»: no en vano tuve que aguantar sus gilipolleces durante toda mi vida escolar y universitaria. Y digo «gilipolleces» porque prácticamente todo su ideario se basa en cuentos de hadas, agravios imaginarios y fraudes históricos. Pero como las cosas se están poniendo tan feas en Cataluña, al final me he decidido, a ver si se recupera un poco el famoso «seny» del que tanto presumen.

Como abreboca de lo dicho —y que cualquier político podría leer hoy en homenaje a los defensores de Barcelona, a ver si se le abren los ojos a más de uno— se recuerda en Catalanitat és Hispanitat el bando publicado en el Portal de San Antonio a las 3 de la tarde del 11 de septiembre de 1714 y colgado por las calles de Barcelona:

Ecobolcheviques

Su Goridad el mesías de Gaia.Su Goridad el mesías de Gaia.

Se ha puesto de moda llamar a los ecologistas «ecofascistas». Pues prefiero llamarlos «ecobolcheviques», porque al fin y al cabo fueron —al menos Greenpeace— creados y financiados por la URSS para desestabilizar Occidente; si no, vean que alrededor de ellos siempre han orbitado estrechamente las tendencias políticas más estrafalarias: feministas radicales, «gaystapos» varias, movimientos okupas… El problema es que nadie se acuerda de esto, ni del pollo que montaron con el accidente en la central de Three Mile Island... ni tampoco del mutismo de semanas en que cayeron con el muchísimo más grave de Chernobyl. Todavía me río de aquello, y es cuando se vio que, más que «verdes», son sandías.

Muchos de estos tipos son vividores a costa del miedo del público, sólo que, al estar actualmente prestigiados socialmente, se han diversificado y no se circunscriben al lumpen social: se ha establecido un «up» (su Goridad, los asesores gubernamentales), que son los que se forran, y un «down» de tontos útiles, que conforman las fuerzas de choque. La cuestión es que, como informa Libertad Digital, los ecologistas, en particular los promotores de la campaña 10:10, no sé si por torpeza o bien porque ya se sienten lo suficientemente fuertes y apoyados social o gubernamentalmente como para no andarse con disimulos, se han excedido al emitir un spot publicitario que sería digno de incluirse entre los sketches más sangrientos y desagradables de «El sentido de la vida» de los Monty Python por su presunto humor negro. En éstos se podría tomar como una sátira —muy típico de ellos—, y en este caso muy fiel del mundillo ecologista radical, pero el problema es que, siendo quienes son los impulsores, sólo se puede interpretar como un programa político intimidatorio… y maldita la gracia.

Gane quien gane... nosotros perdemos

El Congreso de los Diputados: Gane quien gane... nosotros perdemos.El Congreso de los Diputados: Gane quien gane... nosotros perdemos.

Hoy ha aparecido una noticia que, francamente, me ha tocado mucho las narices. Resulta que Mariano Rajoy ha ido a dar el abrazo a Santiago, se ha hecho la foto y encima ha soltado un discursito que, en abstracto, no está del todo mal, pero dados los precedentes públicos y notorios de apoyo de su partido de políticas abortistas y de ingeniería social —en la práctica y de tapadillo para no parecer «carcas», lo que es una felonía—, tiene toda la pinta de ser un ejemplo más de hipocresía rastrera para arañar unos cuantos votos de los sectores católicos despistados; en resumen: que es el PPSOE. Antes de nada, he de entonar también un mea culpa:

Yo confieso ante Dios todopoderoso
y ante vosotros hermanos
que seguramente he pecado al votar al PP
pensando que sólo era un mal menor,
que me arrepiento profundamente,
y que sólo me plantearé votarles de nuevo
cuando muchos de ellos, sobre todo los progres,
que para colmo son los que ahora mandan más,
o sean expulsados o hagan un auto de fe
(que me temo será cuando las ranas críen pelo).

Conspiración anticristiana

Primera página del cuerpo del primer tomo de «Memorias para servir a la historia del Jacobinismo», 1827Primera página del cuerpo del primer tomo de «Memorias para servir a la historia del Jacobinismo», 1827

(Aquí empieza propiamente dicho el contenido del primer tomo de Memorias para servir a la historia del jacobinismo del abate Barruel. Por razones de comodidad, todos los capítulos se disponen como páginas hijas de ésta. Pueden observar que aparece también un cuadro de contenido en la cabeza de la columna derecha de esta página —y de todas aquellas en este portal que estén estructuradas como «libro»— para facilitar la lectura y el acceso a la información. Las notas al pie de página del traductor, como suelen ser relativamente extensas dado su carácter explicativo o informativo, se dispondrán por regla general al margen, para mayor comodidad de lectura, y se respeta la marca mediante asteriscos original del libro. Las notas al pie del autor, que siempre se consignan con cifras, como en la publicación original, suelen ser referencias bibliográficas, por lo que se dispondrán en general al final de la página, y sólo se mostrarán al margen cuando la extensión, importancia o carácter aconseje lo contrario. Todas las marcas siempre serán hiperenlaces para facilitar la navegación y consulta; también los títulos de las secciones, por si se quieren enlazar desde otra página. En cualquier caso, como éstos son detalles «cosméticos» de maquetación, en un primer momento de la publicación posiblemente no estén disponibles, puesto que lo que se prima es el contenido.)

Distribuir contenido