Ley de Memoria Histórica

Cuando los traductores se ponen al servicio del Ministerio de la Verdad

Hoy en el blog Presente y pasado de Pío Moa aparece una denuncia alucinante del historiador galés Rob Stradling sobre la manipulación y alteración interesada en la traducción española de dos libros de Historia publicados por RBA, originalmente en inglés de la prestigiosa editorial Osprey.

De hecho, buscando por Internet, aparece en el Foro Memoria Histórica de la División Azul un mensaje de «Calatrava» —presumiblemente Carlos Caballero, el autor de uno de los libros «reinterpretados»— con fecha de 29 de noviembre de 2009, que confirma la denuncia. Lo más aberrante de este último caso es que el libro en cuestión es una retraducción al español de una traducción al inglés de un manuscrito en español.

Lo que no hizo el franquismo... lo hace la «democracia»

Águila de la vidriera de la Academia de infantería de ToledoÁguila de la vidriera de la Academia de infantería de Toledo

Pues sí. Me estoy refiriendo a la furia iconoclasta del Ministerio de la Verdad español, también conocido como Ministerio de Cultura —sí, el de los zejateros, agentes de la corrección política subvencionados con generosas dádivas—, que no para en mientes ante obras de arte como la vidriera de la Academia de Infantería de Toledo (en la foto), incluso aunque la eliminación de símbolos «ofensivos» —para los sectarios, claro— cueste un pastón o se tenga que saltar procedimientos legales establecidos. Es que ya se sabe que cuando se tiene un pasado político tan impresentable y criminal como el que tiene el PSOE, ERC, PSUC, PCE, etc., para que no se note se tiene que reescribir la Historia («Ley de Memoria Histórica» la llaman), desprestigiando y calumniando, a corto plazo, y, a largo, haciendo desaparecer la memoria de sus oponentes (incluso quitando el nombre de poblaciones fundadas por ellos, como es el caso de El Poble Nou del Delta, fundado como Villafranco del Delta). Con esto no estoy afirmando que los políticos del Movimiento Nacional fueran unos angelitos —que no lo eran—, pero ya me dirán si ha existido alguna vez algún régimen que conscientemente se hiciera el haraquiri político como cuando se autodisolvieron las Cortes franquistas para facilitar la transición a un régimen democrático. Dudo mucho que las ladillas políticas actuales hagan alguna vez algo parecido, y por eso se ha de borrar el recuerdo de lo que hicieron, no sea que alguien lo sugiera, ya que empieza a hacer falta.

Distribuir contenido