Germinans Germinabit

Yo también soy Germinans Germinabit

¡La que se está armando a propósito de Germinans Germinabit! Y la verdad es que, si sus detractores (muchos, eclesiásticos) fueran coherentes consigo mismo y con sus actos, no tendrían motivos de reproche contra este blog, porque lo único que hace es ejercer el derecho de opinión. Claro está que no se trata de coherencia, sino de falta de costumbre de que se les critique y se les ventilen los trapos sucios. Hasta ahora gozaban ellos, los autodenominados «críticos» (por supuesto, con el Papa, con la jerarquía que no es de la cuerda «nacional-progresista», con muchos puntos de la doctrina católica...), de la más absoluta impunidad, amparados por Matrix (afortunada expresión que describe a la perfección la realidad virtual catalana) y sus instituciones y altavoces mediáticos, y se han topado en Germinans con la horma de su zapato, aunque con una gran diferencia: Germinans sólo esgrime, sólo puede esgrimir, la palabra —y con una gran pobreza de medios, por cierto— difundiendo a los cuatro vientos lo que pasa en la Iglesia catalana. Y eso es lo que no pueden soportar.

Logotipo de Germinans Germinabit

Imagen de javcus

Logotipo de Germinans Germinabit
Distribuir contenido

Noticias