fotografía

El eclipse total de Luna de ayer, desde Barcelona

Imagen de javcus


Eclipse total lunar en Barcelona (2011-06-15 22:50 CEST)Eclipse total lunar en Barcelona (2011-06-15 22:50 CEST)

Los que se interesaron por el fenómeno —que son menos de los que pensaba, así es la gente— pudieron observar ayer en toda España (Península, plazas y archipiélagos) el eclipse total de Luna. Esta vez era de bastante duración y presumiblemente bastante oscuro, lo que hizo que costara apreciarlo si la atmósfera no estaba clara —en Barcelona, calimosa— y no se tenía una buena idea de por dónde caía la Luna.

El hecho de que en Barcelona el eclipse ya hubiera empezado antes del ocaso, que el cielo estuviera calimoso, que, para colmo, estuviera la Luna en las posiciones más bajas de la eclíptica (en la constelación del Serpentario) y que los edificios y la contaminación lumínica nocturna lo pusieran todo más difícil todavía, hizo que algunos se las vieran y desearan para poderlo apreciar desde la calle… y desistieran. De hecho, la primera que señaló la Luna fue la pequeña de mis sobrinos, y menos mal que lo hizo, porque no era para nada evidente de lo oscura que estaba.

La pena es que no estuviera en Las Palmas para poder fotografiarlo con una montura ecuatorial, pero mi hermana, aunque no está metida en esto de la Astronomía amateur, se apañó bastante bien con su cámara y trípode: el resultado son las fotografías adjuntas.

Cuando el pecado está en el censor

¡Malpensados! ¡Es un micrófono!¡Malpensados! ¡Es un micrófono!

Hay noticias con las que no se sabe si reír o llorar. Bueno, en este caso al menos está claro: por poco no se me descoyunta la mandíbula de las carcajadas con la foto de la derecha, en donde aparece la cantante Kylie Minogue sujetando como puede un enorme oso de peluche que le regaló un fan, y sobre todo con la explicación que se da en la noticia de Libertad Digital.

Parece ser que algún cretino de Facebook (de la empresa, no un usuario) censuró esta imagen colgada en el portal por un admirador de la cantante porque «no acepta fotografías que contengan desnudos, uso de drogas o violencia». Pues que se lo haga mirar por el psiquiatra o arreglacocos que tenga más a mano… o quizá mejor que no, que si le hace pasar el test de Rorschach (ése tan simpático de las manchas) y ve sólo tías empelotas —lo que es muy plausible, porque sólo alguien especialmente libidinoso puede llegar a ver desnudos en esa imagen— y encima le dice al psiquiatra que sólo le enseña guarradas, igual lo tupen a psicofármacos (o bromuro, que es más barato) y acaba a perpetuidad en una celda de corcho con camisa de fuerza como prevención de que viole a alguien o a algo.

Las reinas de Alexia Sinclair

Imagen de javcus


Isabel la Católica, por Alexia Sinclair (de su colección The Regal Twelve).Isabel la Católica, por Alexia Sinclair
(de su colección The Regal Twelve).

Estaba buscando estos días imágenes de los personajes que aparecen en el libro del Abate Barruel sobre Voltaire, sus secuaces y la conspiración que condujo a la Revolución Francesa (y, por consiguiente, a la civilización homicida, aborregada y crédula de gilipolleces de hoy en día) para que quede más ameno —que se está publicando por capítulos en estas páginas desde hace un tiempo y al que sólo le falta el último cuarto; se le añadirán también hiperenlaces a otra información, como mapas, biografías, etc., pero tiempo al tiempo, que transcribir la obra a mano da mucho trabajo— cuando, buscando una de Catalina II de Rusia, encuentro una muy rara que a primera vista me pareció que debía ser de algún fotograma de alguna película moderna. Pues no: es obra de una artista australiana llamada Alexia Sinclair, y pertenece a una colección de doce conocida como The Regal Twelve («Las doce regias»), una interpretación muy, pero que muy personal de las doce mujeres con más poder o más impacto en la Historia universal. Y comparando las doce, la que considero mejor y más inspirada, y con diferencia, es la que corresponde precisamente a la reina española por antonomasia: Isabel la Católica [1].


Referencias

Distribuir contenido