familia

Elecciones Generales 2011 y el mal menor

Imagen de javcus


Hoy es el último día de campaña electoral, y mañana el día de reflexión —si no lo revientan, que ya empieza a haber costumbre— previo a las votaciones al Parlamento de España, y en estas elecciones están en juego asuntos tan importantes como salir del caos económico y revertir la ingeniería social subversiva y deletérea en los que nos ha metido el lunático de Zapatero y sus secuaces. Como el régimen de España es democrático —bueno, eso dicen— e implica que, aunque esporádicamente, nos convertimos periódicamente durante un día en políticos, conviene recordar los tres principios innegociables del político cristiano:

  • la defensa de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural,
  • la familia formado por hombre y mujer y abierta a los hijos y
  • la libertad de educación para los padres,

que S. S. Benedicto XVI aclaró en unas jornadas organizadas por el Partido Popular Europeo.

En teoría el asunto está claro, pero en la práctica, no, porque la realidad es que ningún partido con representación parlamentaria cumple los requisitos de defensa de estos principios —en la práctica hasta actúan en contra, incluso los presuntamente “de derechas”; recuerden la aprobación de la PDD y la donación de embriones para investigación por parte del PP, la celebración de Gallardón de la primera boda gay en Madrid, la subvención a abortorios por parte de CiU mientras se recorta el presupuesto de Sanidad en Cataluña, y un largo etcétera— y aquí es donde entra la cuestión del mal menor, del que tenemos —o teníamos— en general una idea equivocada.

Marte no necesita crítica «políticamente correcta»

Cartel de «Mars Needs Moms»: Una película injustamente vituperada y no estrenada.Cartel de «Mars Needs Moms»: Una película injustamente vituperada y no estrenada.

Hace nada que cayó en mis manos una película cuya existencia desconocía por completo —no estoy muy al tanto de las producciones de Disney— y titulada Marte necesita madres (en Hispanoamérica, Marte necesita mamás). Al echarle un vistazo para ver de qué iba, suponiendo de antemano que se trataba del típico largometraje de animación “de relleno” para la distribución directa en formato DVD en grandes superficies y supermercados puesto que no tenía noticia de ella, cuán grande fue mi sorpresa al ver que, al menos en gráficos 3D y animación, se trataba de una película de una calidad excelente: movimientos naturales y convincentes, texturas muy trabajadas y simulación de expresión facial, cuerpos blandos y tejidos muy elaborada, y paisajes y decorados espectaculares que vistos en 3D tendrían que ser impresionantes. «Aquí se ha gastado mucha CPU y mucha GPU», pensé inmediatamente.

Además da la casualidad de que, a la hora de llevar al cine a mis sobrinos, soy de los que filtran y seleccionan la cartelera infantil de antemano —los rollos, para los papis, que para eso los han parido— para no verme en la tesitura de tener que tragarme íntegra la típica historia descerebrada de princesitas y ranas encantadas que, para colmo, suele estar “adaptada” a los cánones “políticamente correctos” actuales; como aparentemente ésta iba de marcianos malvados, cohetes y láseres, no podía entender cómo se me había podido escapar. La sorpresa mayor es que, al indagar un poco, me enteré que fue un completo fiasco en su estreno en EE.UU. hasta el punto que se suspendió el estreno en España.

¡Feliz Navidad a todos!

Imagen de javcus


Infokratia les desea:¡FELIZ NAVIDAD!Infokratia les desea:
¡FELIZ NAVIDAD!

A los sufridos lectores de este blog, que tan amable y pacientemente se tragan los rollazos que escribo:

¡Feliz Navidad a todos!

Hoy no hay sapos ni culebras contra nadie ni contra nada (a pesar de las estupideces neo-paganas adulteradoras de esta festividad, que parece mentira que alguien se las tome en serio), sino sólo deseos de Paz y concordia, que no se indigesten (o se hayan indigestado, si lo que han celebrado es la Nochebuena, como nosotros) y que mediten sobre el Misterio de la Encarnación, que eso es lo que se celebra, y desde muy antiguo.

Supongo que habrán puesto el Belén en su casa, que, aparte de ser muy navideño y cristiano, encanta a los críos (y a los no tan críos, que son los que lo preparan, al menos el decorado) y cuya tradición se remonta a S. Francisco de Asís. ¡Ah!, y no se olviden de bendecir el nacimiento. Afortunadamente hemos acabado in extremis el nuestro a tiempo, cuyo detalle pueden ver en la imagen adjunta.

P. S.: Este artículo estaba preparado para aparecer automáticamente en Navidad, pero vayan Vds. a saber por qué no apareció cuando tocaba. Ya que ha ocurrido este incidente, aprovecho para que mediten sobre la Festividad de la Sagrada Familia, que falta hace en estos tiempos en que se nos la quiere dar con queso sobre su significado; la homilía del cardenal Rouco, muy clara, puede ayudarles.

Distribuir contenido

Noticias