dogma

La Inmaculada Concepción, patrona de España

La Inmaculada de MurilloLa Inmaculada de Murillo

… y el Milagro de Empel (Flandes, 1585)

En «Festividad de la Medalla Milagrosa», aparte de indicar la relación de aquella festividad con el dogma de la Inmaculada Concepción de María, ya se apuntó la importancia para España de esta cuestión, que, aparte de ser celebrada desde mucho antes, fue un asunto de honor en este país y causante de no pocos tumultos y grescas entre maculistas (pocos) e inmaculistas, que hizo que llegara a ser un problema de orden público y que forzara a los reyes de España a presionar a Roma para que se definiera, lo que no sucedió definitivamente hasta la proclamación del dogma el 8 de diciembre de 1854 en la bula Ineffabilis Deus de Pío IX.

Festividad de la Medalla Milagrosa

Hoy es la festividad de la Medalla Milagrosa. A las cinco de la tarde se reza la súplica que se muestra a continuación.

También el lunes empieza la novena a la Inmaculada Concepción de María, que concluye el 8 de diciembre, festividad de La Inmaculada Concepción, patrona de España.

¿Qué tienen que ver entre sí estas festividades? Muchísimo. De hecho, la aparición de Nuestra Señora de las Gracias (advocación bajo la que se conoce a la Virgen de la Medalla Milagrosa, la que se apareció a Sta. Catalina Labouré en la rue du Bac) es anterior e inaugura la etapa de las apariciones modernas de la Virgen: Salette, Lourdes, Fátima… y que comenta muy extensamente Vittorio Messori en «Hipótesis sobre María», libro que se comentará próximamente. En esta aparición se hace mención expresa del posteriormente proclamado como dogma de la Inmaculada Concepción de María (que, para los que no se hayan enterado, no tiene nada que ver con el de su Perpetua Virginidad), puesto que en la leyenda del modelo de medalla indicado en la aparición se lee:

« Ô Marie conçue sans péché, priez pour nous qui avons recours à vous »
(Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros, que acudimos a ti)

y al que tanta importancia se ha dado en nuestra tierra hispana, la de aquí y la de allende los mares, hasta el punto de ser un asunto de honor.

Distribuir contenido

Noticias