corsetería

Tiran más dos tetas que dos carretas

Imagen de javcus


El dicho español que encabeza este artículo es una gran verdad. Ya en la prehistoria y antigüedad se intuye su completa validez al quedar plasmado en las figuras y estatuas de las diferentes Venus, como se puede comprobar en las Venus adjuntas, la de Willendorf —el artista se pasó un pelín en el tonelaje de la modelo— y la de Milo. ¿A qué viene esto? Pues en que estaba buscando un vídeo para un amigo mío, del sistema empleado en la compactación del material de la Presa de las Tres Gargantas, o sea, que me esperaba ver un vídeo con chinos laboriosos y sudorosos levantando un pisón para compactar el terreno, y me tropiezo, en cambio, con un anuncio muy divertido de unas chinitas muy monas —compactando otras cosas— de teletienda china, que vende corsés de aumento —aparente— de pecho: una especie de Wonderbra en versión victoriana decimonónica orientalizada. Parece que en China también tiene plena vigencia el refrán, y lo dejan clarísimo en este anuncio, que recomiendo ver con los altavoces encendidos, puesto que, aparte de ser muy friki, lo mejor de él son los efectos sonoros:

Distribuir contenido