comunismo

Mauricio Karl, el policía-escritor-editor «conspiranoico»

«Asesinos de España»«Asesinos de España»

Los que hayan leído «Radiografía de una revolución», el capítulo estrella de Sinfonía en rojo mayor [1] —publicado aquí en Infokratia porque corren ríos de tinta en la Red—, donde se desvela el secreto del triunfo de la Revolución rusa, como fruto de una de tantas conjuras de las elites judaicas espinosistas —cuya punta de lanza es la Finanza Internacional y sus subordinadas, la Masonería y la Judería— para alcanzar el Dominio total sobre la humanidad, posiblemente se habrán dado cuenta que pertenece al género de obra anti-contubernio judeo-masónico-comunista, muy en boga en la primera mitad del siglo XX.

Al caer en mis manos el libro, publicado en 1950, y ver que había sido publicado y presuntamente traducido del ruso por un tal Mauricio Carlavilla, hizo que me interesara por este personaje. No hay mucho en la Red, más bien breves reseñas y que, en general, son solapadamente descalificadoras, aunque de ellas se deduce una vida interesantísima, digna de llevarse a la gran pantalla —habría sido la delicia de un director como Herzog—: policía secreta con Alfonso XIII en la lucha contra elementos y organizaciones subversivas, se las arregló para que le encargasen a él un atentado contra el rey; en la República, consiguió que las órdenes de arresto contra él cayeran en sus manos; participó en el intento de salvamento de José Antonio Primo de Rivera… y, además, escritor y editor de libros de denuncia conspirativa.


Referencias

  1. Landowsky, J., Sinfonía en Rojo mayor, , Madrid, Ed. «Nos», 1950.

Carrillo, ese prócer del proletariado

Imagen de javcus


R. I. P.


JJ. SS. — U. G. T. — P. C. E. — P. S. O. E.

Santiago Carrillo Solares
(18 de enero de 1915 —
18 de septiembre de 2012)

Se ruega a todas las personas piadosas una oración por su alma, que a los rojeras esas cosas nos da alergia.

Marte no necesita crítica «políticamente correcta»

Cartel de «Mars Needs Moms»: Una película injustamente vituperada y no estrenada.Cartel de «Mars Needs Moms»: Una película injustamente vituperada y no estrenada.

Hace nada que cayó en mis manos una película cuya existencia desconocía por completo —no estoy muy al tanto de las producciones de Disney— y titulada Marte necesita madres (en Hispanoamérica, Marte necesita mamás). Al echarle un vistazo para ver de qué iba, suponiendo de antemano que se trataba del típico largometraje de animación “de relleno” para la distribución directa en formato DVD en grandes superficies y supermercados puesto que no tenía noticia de ella, cuán grande fue mi sorpresa al ver que, al menos en gráficos 3D y animación, se trataba de una película de una calidad excelente: movimientos naturales y convincentes, texturas muy trabajadas y simulación de expresión facial, cuerpos blandos y tejidos muy elaborada, y paisajes y decorados espectaculares que vistos en 3D tendrían que ser impresionantes. «Aquí se ha gastado mucha CPU y mucha GPU», pensé inmediatamente.

Además da la casualidad de que, a la hora de llevar al cine a mis sobrinos, soy de los que filtran y seleccionan la cartelera infantil de antemano —los rollos, para los papis, que para eso los han parido— para no verme en la tesitura de tener que tragarme íntegra la típica historia descerebrada de princesitas y ranas encantadas que, para colmo, suele estar “adaptada” a los cánones “políticamente correctos” actuales; como aparentemente ésta iba de marcianos malvados, cohetes y láseres, no podía entender cómo se me había podido escapar. La sorpresa mayor es que, al indagar un poco, me enteré que fue un completo fiasco en su estreno en EE.UU. hasta el punto que se suspendió el estreno en España.

Distribuir contenido