censura

Cómo bloquear ciertas categorías molestas de anuncios de Adsense

Imagen de javcus


Programa AdsensePrograma Adsense

En un portal católico se quejaban —y con razón— de que la publicidad de otro no era nada coherente con su ideario, puesto que aparecían anuncios de adivinación, pitonisas, hechizos y vaya Vd. a saber de qué más. No es el único caso; hasta tengo que entonar el mea culpa porque de vez en cuando sucedía lo mismo con éste, algo que me irritaba profundamente. El problema está en el sistema de subasta de anuncios de Google Adsense, que favorece los más lucrativos —muchas veces seleccionados en función del contexto— y en el sistema de bloqueo de anuncios, cuya clasificación de categorías en algunos epígrafes no son nada evidentes. Tengan la seguridad de que si en el artículo que escriban aparecen las palabras “ángel”, o “espíritu”, u “oración” o similares y no han activado filtros, les va a aparecer un anuncio brujeril y, en muchas ocasiones, en gran formato y destacado, con el consiguiente desprestigio a su página si es de contenido católico.

Aunque los filtros de anuncios de Google consideran algunas categorías delicadas, era evidente que las de adivinación, tarot, nueva era y similares no estaban incluidas en ninguna de ellas. Una solución era bloquear los anuncios por URL —y sin violar las condiciones contractuales del programa Adsense, que prohíben pulsar sobre los anuncios—; no lo recomiendo: es extenuante —parece que las páginas de chorradas cartománticas y similares son innumerables e inagotables— y no tiene garantía de éxito. La otra —la descubrí cuando estaba a punto de escribir a Google para enviarlos a hacer gárgaras— es repasarse todas las categorías generales de filtros y averiguar a cuál o cuáles pertenecen. Y lo explico en detalle en una sección dedicada a continuación, porque no es nada evidente.

Preliminares.Bloquear ciertas categorías delicadas.Encontrar y bloquear categorías generales.

¿Muñecos «antisemitas»? ¡Ahí va, y yo que se los iba a pedir a los Reyes!

Göring de 3R: Uno de los muñecos controvertidos.Göring de 3R: Uno de los muñecos controvertidos.

Bueno, en realidad, no, pero más que nada porque, más que afición por los muñecos articulados de tipo militar («action figures») a escala 1:6 (12″), lo que tenía era predilección en mi infancia y juventud por los soldaditos y maquetas a escala 1:32 ó 1:35. Además, empiezo a peinar canas y mi economía no está precisamente como para dedicarme al coleccionismo militar, pero esta noticia absurda me ha tentado.

El asunto, tal como lo interpreto, es como sigue: una señora, Christine Delsirié, esposa del coronel de la Gendarmería francesa Jean-Christophe Delsirié, tiene un negocio honrado de venta por internet de figuras y muñecos de 12″ llamado Figurines 12 Pouces, cuya sede mercantil —como muchas actividades de autónomos— está radicada en su domicilio particular. El problema radica en que en el catálogo se encontraban (ya no) reproducciones del fabricante 3R —especializado en personajes del Eje— de Goebbels, Göring (ambos de gran fidelidad), Dönitz (regulín, debe de ser de los primeros) y Hitler (muy poco conseguido: el uniforme es el de la época de putsch de Múnich, y no se parece a él en ningún momento de su vida, salvo en el bigote y en la expresión de loco-endemoniado), y que el domicilio particular está ubicado en la casa-cuartel de la Gendarmería en Dinéault (Finisterre, Francia).

Cuando el pecado está en el censor

¡Malpensados! ¡Es un micrófono!¡Malpensados! ¡Es un micrófono!

Hay noticias con las que no se sabe si reír o llorar. Bueno, en este caso al menos está claro: por poco no se me descoyunta la mandíbula de las carcajadas con la foto de la derecha, en donde aparece la cantante Kylie Minogue sujetando como puede un enorme oso de peluche que le regaló un fan, y sobre todo con la explicación que se da en la noticia de Libertad Digital.

Parece ser que algún cretino de Facebook (de la empresa, no un usuario) censuró esta imagen colgada en el portal por un admirador de la cantante porque «no acepta fotografías que contengan desnudos, uso de drogas o violencia». Pues que se lo haga mirar por el psiquiatra o arreglacocos que tenga más a mano… o quizá mejor que no, que si le hace pasar el test de Rorschach (ése tan simpático de las manchas) y ve sólo tías empelotas —lo que es muy plausible, porque sólo alguien especialmente libidinoso puede llegar a ver desnudos en esa imagen— y encima le dice al psiquiatra que sólo le enseña guarradas, igual lo tupen a psicofármacos (o bromuro, que es más barato) y acaba a perpetuidad en una celda de corcho con camisa de fuerza como prevención de que viole a alguien o a algo.

Canguro Net me ha censurado páginas

Imagen de javcus


¡La sorpresa —desagradable— que me he llevado al ver anoche que el servicio de filtro Canguro Net me había bloqueado algunas de mis páginas! Y, además, ni siquiera se puede considerar ni por asomo que pertenezcan a ninguna de las categorías «sensibles» con las que clasifican el contenido de Internet. Las páginas en cuestión son todas las correspondientes a la transcripción de los anales del capitán Alonso Vargas que tratan sobre el milagro de Empel, que no tienen nada de pornográficas (en la URL aparecía CAT=pornography_ca o algo así, lo cito de memoria, aunque no aparecía ninguna justificación en el cuerpo del mensaje).

Sant Josep TV, oremus pro vovis

Sant Josep TVSant Josep TV

Los que vivan en Barcelona y tengan instalación colectiva sencilla o antena individual es posible que hayan sintonizado y visto el canal Sant Josep TV, la única emisora católica de la zona, que emitía alegalmente por el canal 60 UHF, un canal libre que no interfería con ninguno cercano. La primera vez que la vieron posiblemente se sorprendieron de su existencia puesto que, en cambio, proliferan en el área las emisoras de telepredicadores vociferantes y telecharlatanes, cuando no alguna local con programación pornográfica en abierto en horario nocturno.

Esta emisora, impulsada y dirigida por el P. Mariano de San Félix, aunque emitía mayoritariamente programación de EWTN (la conocida como emisora de Madre Angélica) y algo de Popular TV, también producía programación propia, normalmente en catalán, siendo los más interesantes (aunque reconozco que algunos programas eran unos tostonazos) las entrevistas a personas destacadas del mundo católico. Gracias a ellos mi familia y sus amistades conocieron la ya mencionada EWTN, la obra del P. Alfredo Sáenz, los exorcismos del P. Antonio Fortea, etc., etc., etc.

Yo también soy Germinans Germinabit

¡La que se está armando a propósito de Germinans Germinabit! Y la verdad es que, si sus detractores (muchos, eclesiásticos) fueran coherentes consigo mismo y con sus actos, no tendrían motivos de reproche contra este blog, porque lo único que hace es ejercer el derecho de opinión. Claro está que no se trata de coherencia, sino de falta de costumbre de que se les critique y se les ventilen los trapos sucios. Hasta ahora gozaban ellos, los autodenominados «críticos» (por supuesto, con el Papa, con la jerarquía que no es de la cuerda «nacional-progresista», con muchos puntos de la doctrina católica...), de la más absoluta impunidad, amparados por Matrix (afortunada expresión que describe a la perfección la realidad virtual catalana) y sus instituciones y altavoces mediáticos, y se han topado en Germinans con la horma de su zapato, aunque con una gran diferencia: Germinans sólo esgrime, sólo puede esgrimir, la palabra —y con una gran pobreza de medios, por cierto— difundiendo a los cuatro vientos lo que pasa en la Iglesia catalana. Y eso es lo que no pueden soportar.

Distribuir contenido