Política

Otro antenicidio en Barcelona: ¡dónde si no!

Actualización 2010-05-06: Radio Intereconomía Barcelona vuelve a oírse ahora en FM 98.2 MHz, emitiendo desde Collserola. Una muy buena noticia.

El Tripartito catalán vuelve a la carga, como hizo con St. Josep TV, pero esta vez con una emisora de radio conocida, de ámbito nacional y gran audiencia; eso sí: no es de su cuerda.

¡Cuánta diligencia en los trámites de cierre! ¡Qué gran efectividad burocrática! Lástima que, en otros campos, no se apliquen el cuento. Desde hace dos días que sólo se oye un pitido en la frecuencia por la que emitían en Barcelona, la 102.3 FM de Radio Intercontinental, propiedad actualmente de Intereconomía. Ignoro si le ha pasado lo mismo a la frecuencia del Vallés. Nos sospechábamos lo peor —alguna maniobra de los filisteos gubernamentales, porque ya se sabe que en Cataluña los «fachas» y «ultras» no tienen derecho ni a existir (ni en el resto de España según El País), sobre todo si critican las veleidades nacionalistas y el Estatut por su evidente anticonstitucionalidad (votado sólo por el veintipico por ciento del censo, por cierto, prueba de lo «mucho» que le importa al común de la gente) porque ya se sabe que, en realidad, es la Constitución la que es antiestatutaria— pero el misterio ya está resuelto: la han cerrado y el pitido es para que no puedan intentarlo de nuevo.

Sinfonía en Rojo mayor

Hace años que circula por internet la traducción en inglés de un capítulo del libro de Josef Landowsky Sinfonía en rojo mayor ([1]) con permiso del traductor y editor, D. Mauricio Carlavilla «Mauricio Karl» (fallecido el 24 de junio de 1982, cuya vida da para una novela e incluso más polémica, y que reseñaré en otro artículo). Este texto provoca encendidos debates en los foros, al contener el presunto interrogatorio secreto de Christian Rakovski en 1938, por parte de un agente de Stalin, Gabriel G. Kusmin, durante las purgas stalinianas contra los trotskistas. Tal como indica el traductor y editor, se trata de una autobiografía de un médico de la NKVD especialista en anestésicos, y dice textualmente aquél en una advertencia al final del libro:

«Ésta es la penosa traducción de unos cuadernos hallados sobre el cadáver del doctor Landowsky, en una isba del frente de Leningrado, por el voluntario español A. I.

»Él nos lo trajo. Su reconstrucción y traducción fue lenta, trabajosa, dado el estado de los manuscritos. Duró años. Aún más tiempo estuvimos dudando para su publicación. Eran tan maravillosas e increíbles sus revelaciones del final, que jamás nos hubiéramos decidido a publicar estas memorias si los hombres y los hechos actuales no les dieran plena autenticidad.

»Antes de que vieran estas Memorias la luz, nos hemos preparado para la prueba y la polémica.

»Respondemos personalmente de la verdad absoluta de sus hechos capitales.

»Veremos si hay alguien capaz de refutarlos con evidencias o razones…

»Esperamos.»


Referencias

  1. Landowsky, J., Sinfonía en Rojo mayor, , Madrid, Ed. «Nos», 1950.

Cuando los traductores se ponen al servicio del Ministerio de la Verdad

Hoy en el blog Presente y pasado de Pío Moa aparece una denuncia alucinante del historiador galés Rob Stradling sobre la manipulación y alteración interesada en la traducción española de dos libros de Historia publicados por RBA, originalmente en inglés de la prestigiosa editorial Osprey.

De hecho, buscando por Internet, aparece en el Foro Memoria Histórica de la División Azul un mensaje de «Calatrava» —presumiblemente Carlos Caballero, el autor de uno de los libros «reinterpretados»— con fecha de 29 de noviembre de 2009, que confirma la denuncia. Lo más aberrante de este último caso es que el libro en cuestión es una retraducción al español de una traducción al inglés de un manuscrito en español.

La Economía nacional

Imagen de javcus


Economia nacional: Un chiste que lo dice todo.Economia nacional: Un chiste que lo dice todo.

Obligatorio el crucifijo... al menos en este blog

Imagen de javcus


Pues sí, ¡qué pasa! ¿Acaso no puedo poner lo que me dé la gana en mi propio blog? Si alguien se ofende —normalmente moros y laicistas fanáticos—, ya sabe: el que se pica, ajos come. Jesucristo dijo que ofreciéramos la otra mejilla si nos abofetean (que, al paso que vamos, con los musulmanes y ateos compinchados haciendo pinza anticatólica, van a tener que ser las dos, no sé si alternadas o a la vez), pero eso no es incompatible con el otro mandamiento de predicar y dar testimonio del Evangelio por todo el mundo —o sea, darles la lata, que no nos queda más remedio que considerarles como prójimo—, lo que incluye el crucifijo y rogar y evitar, en la medida de nuestras fuerzas, que no cometan desmanes ni corrompan a inocentes, que si se quieren echar a perder o condenar, es asunto, aunque triste, exclusivamente personal.

Lo que no hizo el franquismo... lo hace la «democracia»

Águila de la vidriera de la Academia de infantería de ToledoÁguila de la vidriera de la Academia de infantería de Toledo

Pues sí. Me estoy refiriendo a la furia iconoclasta del Ministerio de la Verdad español, también conocido como Ministerio de Cultura —sí, el de los zejateros, agentes de la corrección política subvencionados con generosas dádivas—, que no para en mientes ante obras de arte como la vidriera de la Academia de Infantería de Toledo (en la foto), incluso aunque la eliminación de símbolos «ofensivos» —para los sectarios, claro— cueste un pastón o se tenga que saltar procedimientos legales establecidos. Es que ya se sabe que cuando se tiene un pasado político tan impresentable y criminal como el que tiene el PSOE, ERC, PSUC, PCE, etc., para que no se note se tiene que reescribir la Historia («Ley de Memoria Histórica» la llaman), desprestigiando y calumniando, a corto plazo, y, a largo, haciendo desaparecer la memoria de sus oponentes (incluso quitando el nombre de poblaciones fundadas por ellos, como es el caso de El Poble Nou del Delta, fundado como Villafranco del Delta). Con esto no estoy afirmando que los políticos del Movimiento Nacional fueran unos angelitos —que no lo eran—, pero ya me dirán si ha existido alguna vez algún régimen que conscientemente se hiciera el haraquiri político como cuando se autodisolvieron las Cortes franquistas para facilitar la transición a un régimen democrático. Dudo mucho que las ladillas políticas actuales hagan alguna vez algo parecido, y por eso se ha de borrar el recuerdo de lo que hicieron, no sea que alguien lo sugiera, ya que empieza a hacer falta.

Distribuir contenido