Política

Rubalcaba, titiritero mayor del Reino

Imagen de javcus


Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro de Interior.Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro de Interior.

Ésta sí que es una noticia que hará que a más de uno se le aflojen todos los esfínteres: Todas las investigaciones a cargos públicos pasarán por las manos de Rubalcaba. Definitivamente ya se puede entonar un réquiem por la democracia española, y decir: «fue bonito mientras duró» o, quizá mejor: «mientras nos lo creíamos».

Desde luego, tiene toda la pinta de ser una decisión para poder tener y mantener todo atado y bien atado, como se puede deducir del encabezado de la noticia:

«Un comisario de total confianza de Rubalcaba controlará todas las investigaciones que afecten a cargos públicos y personas de relevancia. Pueden incluso ser clasificadas como secreto para evitar las interferencias de otros cuerpos policiales. Este agente fue el que cazó con Bermejo y Garzón antes de Gürtel.»

«La alta traición del PSOE a la democracia en el caso Faisán»

En el programa El gato al agua de Intereconomía del jueves pasado (anteayer) se anunció que se emitiría al día siguiente (viernes, 17 de septiembre) un especial informativo sobre el caso Faisán, un caso judicial penal que se instruye en la Audiencia Nacional, iniciado gracias a la acción popular, que consiste en el presunto chivatazo por parte de miembros de la Policía en 2006 (justo en el comienzo de la «tregua» de ETA) a individuos de esta organización terrorista separatista encargados del aparato de extorsión (el «impuesto revolucionario»). Yo más o menos seguía el asunto por la prensa digital, pero vi que tenía buena pinta y me propuse verlo para ver si había algo nuevo. El problema es que me lo perdí, y como desde más o menos este jueves el portal de Intereconomía tiene problemas, he tenido que buscarlo en Youtube, y lo he encontrado. Es excelente: pone en orden los datos que se conocen —que son tremendos por lo escandaloso—, lo hace amenamente, y el coloquio no puede ser más sabroso. Como es difícil consultarlo, cuelgo las siete partes del vídeo a continuación. El título no puede ser más elocuente: «La alta traición del PSOE a la democracia en el caso Faisán». Y está justificado. Vean por qué. Posiblemente están pringados también del PNV, y ¡como no! Garzón metió la mano, haciendo que el sumario habitara el limbo judicial durante tres años: si es cierto, ahora que ya ha caído en desgracia, es posible que ya no se vaya de rositas. En fin, véanlo, admírense y escandalícense, que no tiene desperdicio.

Gane quien gane... nosotros perdemos

El Congreso de los Diputados: Gane quien gane... nosotros perdemos.El Congreso de los Diputados: Gane quien gane... nosotros perdemos.

Hoy ha aparecido una noticia que, francamente, me ha tocado mucho las narices. Resulta que Mariano Rajoy ha ido a dar el abrazo a Santiago, se ha hecho la foto y encima ha soltado un discursito que, en abstracto, no está del todo mal, pero dados los precedentes públicos y notorios de apoyo de su partido de políticas abortistas y de ingeniería social —en la práctica y de tapadillo para no parecer «carcas», lo que es una felonía—, tiene toda la pinta de ser un ejemplo más de hipocresía rastrera para arañar unos cuantos votos de los sectores católicos despistados; en resumen: que es el PPSOE. Antes de nada, he de entonar también un mea culpa:

Yo confieso ante Dios todopoderoso
y ante vosotros hermanos
que seguramente he pecado al votar al PP
pensando que sólo era un mal menor,
que me arrepiento profundamente,
y que sólo me plantearé votarles de nuevo
cuando muchos de ellos, sobre todo los progres,
que para colmo son los que ahora mandan más,
o sean expulsados o hagan un auto de fe
(que me temo será cuando las ranas críen pelo).

Índice general del primer tomo

(Aquí se muestra el Cuadro de contenido, con todos los capítulos y secciones,
del primer tomo del libro del Abate Augustin Barruel
Memorias para servir á la historia del jacobinismo, 1827,
transcrito con la ortografía original de la obra).

La grande ilusion que ha causado el éxito de los sofistas de la impiedad en su conjuracion contra el altar

Imagen de javcus


(Capítulo decimonono del primer tomo del libro del abate Augustin Barruel
Memorias para servir á la historia del Jacobinismo, 1827,
transcrito con la ortografía original de la obra.)

Ilusion y engaño sobre esta palabra Filosofía. — Ilusion con que se pensó que era filosofía el delirio y el odio. — Deseos de los verdaderos filósofos. — Deseos de Voltaire. — Ilusion de la ignorancia. — Ilusion de la corrupcion tomada por la virtud. — Ilusion de la perversidad.

En esta primera parte de las Memorias sobre el Jacobinismo, debia yo demostrar la existencia, y poner en descubierto los autores, medios y progresos de una conjuracion (que han formado unos hombres que se llaman filósofos) contra la religion cristiana, sin distincion de católicos ó protestantes, y sin excepcion de aquellas sectas tan numerosas, que se hallan ya en Inglaterra, ya en Alemania, ya en otras partes del mundo y que aunque separadas de Roma, conservan la fe al Dios del cristianismo. Para rasgar el velo que cubria este misterio de la impiedad, debia principalmente sacar mis pruebas de los mismos archivos de los conjurados, es decir de sus íntimas confidencias, de sus cartas, de sus escritos y de sus declaraciones. Creo que he cumplido mi palabra, y mas de lo que el lector mas difícil de persuadir podia exigir para tener una verdadera demostracion histórica; pues creo que he elevado mis pruebas hasta la misma evidencia. Ahora se me ha de permitir el que yo me pare un poco en contemplar á los autores de esta conjuracion de la impiedad, y examine los títulos y derechos que tienen al dictado de filósofos, sobre el cual, como hemos visto, han fundado todas sus maquinaciones contra Jesucristo, sus ministros y sus templos. 327

Progresos generales de la conjuracion en toda la Europa. Triunfo y muerte de los gefes de la conjuracion

Imagen de javcus


(Capítulo decimoctavo del primer tomo del libro del abate Augustin Barruel
Memorias para servir á la historia del Jacobinismo, 1827,
transcrito con la ortografía original de la obra.)

Esperanzas de los conjurados. — Sus progresos en las provincias de Europa. — Sus progresos en Francia. — Triunfo de Voltaire. — Muerte de Voltaire. — Carta de Mr. de Luc sobre la muerte de Voltaire. — Le sucede d’Alembert, y muere. — Muerte de Diderot.

Esperanzas de los conjurados.

A proporcion que los sofistas de la impiedad perfeccionaban los medios de seduccion, correspondian los funestos resultados que aumentaban sus esperanzas. Estos ya eran tales, que pocos años despues de haberse dejado ver la Enciclopedia, d’Alembert escribió con confianza á Voltaire: «Dejad obrar á la filosofía, y dentro de veinte años la Sorbona, toda la Sorbona tal cual ella es, sobrepujará á Lausana (1).» El sentido de estas palabras es que la misma Sorbona, en el espacio de veinte años, seria tan incrédula y anticristiana como un cierto ministro de Lausana, que enviaba por medio de Voltaire los artículos mas impíos para insertarlos en la Enciclopedia. Poco tiempo despues Voltaire, ateniéndose á la profecía de d’Alembert, le contextó: «De aqui á veinte años Dios tendrá bien en que entender (2); es decir, de aqui á veinte años veréis que no queda un solo altar al Dios de los cristianos.

Distribuir contenido