Una Infokratia reconstruida y mejorada

Imagen de javcus

Mapa de localización de nodos: Una manera muy práctica de localización de publicaciones.Mapa de localización de nodos: Una manera muy práctica de localización de publicaciones.

Los que sigan esta página, Infokratia, habrán comprobado que ha estado en reconstrucción durante un período más largo de lo que me habría gustado. No me importa, el esfuerzo ha valido la pena, y creo que estarán de acuerdo conmigo cuando lean lo que sigue. Ya puedo notificar que en cuanto a contenido, que es lo importante, ya está reconstruida. Lo único que falta son detalles secundarios de maquetación y alguno de programación.

¿Por qué se ha tardado tanto (prácticamente cinco meses)? Los motivos son varios: personales, técnicos e informáticos.

Dentro de los motivos personales, uno de ellos —y bastante importante, por cierto— es la impotencia, el desaliento y la desmotivación —a Dios gracias, sólo temporal— al ver cómo se está descomponiendo la situación social, económica y espiritual en España y en el mundo en general; en resumen: que España me parece el Titanic empezando a escorarse mientras la orquesta sigue tocando, y lo malo es que empiezo a creer que nos lo tenemos bien merecido.

Respecto de los motivos técnicos, el primero fue la avería del servidor y la rehabilitación —que no compra, porque el bolsillo ya no me da para más— de otro más antiguo; el segundo, la contratación de una línea nueva con ancho de banda mayor, con lo que conlleva de retrasos por trámites, instalación, nueva IP y modificación y propagación de las DNS.

Por último, dentro de los motivos informáticos, que son los que más han retrasado la operatividad de la página, destaco:

  1. el cambio de RDBMS, de MySQL —que nunca más emplearé, si es posible— a PostgreSQL —que, en ocho años, jamás me ha dado problemas—, tarea poco automatizable y que ha requerido el retoque manual de prácticamente cada artículo;
  2. el cambio de módulo de tema de estilo, con las consiguientes modificaciones de plantillas y páginas de estilo CSS (que todavía no están acabadas del todo), y
  3. nueva funcionalidad y reprogramación, que fuerza la revisión y modificación de todos los artículos, en particular el soporte geográfico, mucho más útil de lo que pensaba en principio.

Se me han formulado algunas preguntas sobre los motivos informáticos, y me voy a extender un poco en ellas.

Una de las preguntas es si MySQL me ha dado problemas. La respuesta es y no. No en cuanto se ha comportado razonablemente bien —al menos cumplía las especificaciones— y las corrupciones de tablas a las que es proclive con las caídas del sistema son fácilmente subsanables. Pero en comparación con PosgreSQL: no es de recibo que el CMS de esta página con MySQL, corriendo en un servidor con AMD Phenom Quad Core con 8GB de RAM en un sistema Linux x64 y en una partición RAID5, corra igual —en algunas consultas incluso menos— de rápido que lo mismo pero con PostgreSQL en un servidor AMD Athlon XP (¡de 32 bits!) con… ¡1 GB de RAM! y partición simple en un disco IDE con Linux i686 de 32 bits. Como se puede observar, ha habido un downgrade considerable. Quizá me extienda en por qué pasa esto, pero no ahora. La desventaja de emplear PostgreSQL está en que la mayoría de programadores tienen tendencia a emplear la sintaxis de SQL propia de MySQL, que es más laxa y a veces incompatible con la de PostgreSQL y, todo hay que decirlo, con la del SQL estándar; ello obliga a que de vez en cuando haya que repasar el código de algunos módulos de Drupal (incluso del núcleo) y retocarlo.

Otra tenía que ver con la maquetación de la página, en particular con en empleo de fuentes con serifas. Aunque no esté acabada la maquetación, adelanto que no es del todo cierto: las fuentes con serifas se destinan al contenido de la página, mientras que las otras se emplean en elementos no relacionados con el contenido o relacionados con el funcionamiento de la página o externos. Me gustan las fuentes con serifas: son más “naturales” para la vista —sobre todo en textos densos, que abundan en Infokratia—, no presentan las ambigüedades de las otras (confusiones entre ‘l’ e ‘I’, p. ej.) y se integran armónicamente con las fórmulas matemáticas, como en $\sqrt{3x-1}+(1+x)^2$, en $\left( \sum_{k=1}^n a_k b_k \right)^2 \leq \left( \sum_{k=1}^n a_k^2 \right) \left( \sum_{k=1}^n b_k^2 \right)$ o en su versión en bloque: $$\left( \sum_{k=1}^n a_k b_k \right)^2 \leq \left( \sum_{k=1}^n a_k^2 \right) \left( \sum_{k=1}^n b_k^2 \right)$$ y es por esto que no acabo de entender por qué el Ministerio de Fomento tiene la manía de publicar sus guías técnicas y normativas en fuentes tales como la Arial. Además, ésta es una página carca —en realidad, tradicionalista aunque “isabelina” (no carlista), aunque parezca un oxímoron— y parece hasta natural la elección de tipografía.

En fin, espero que disfruten con la “nueva” Infokratia.