Dichos, actos y hechos — Pío Moa

Distribuir contenido
Dichos, Actos y Hechos
Actualizado: hace 47 mins 36 segs

El franquismo y la libertad

Mar, 2017/11/21 - 09:14

Dice Muñoz Molina que tiene que explicar a los extranjeros la historia de España. ¡Sin tener idea de ella él mismo!pic.twitter.com/rUPtw9Fdlf

********************************** Los logros del franquismo, expuestos muy en síntesis en la entrada anterior, son indiscutibles,  pero según sus críticos no valen nada, porque, en definitiva, en el franquismo “no había libertad”, “era una dictadura”. El tema requiere una aclaración. Pocos problemas más profundos que el de la libertad. “Aduéñate de la palabra libertad y podrás esclavizar a todo el mundo”. Quizá por eso las ideologías compiten entre sí por adueñarse de la palabra, la invocan sin  cesar, generalmente unida a la de democracia. Así, la ETA,  el PP, los separatistas, el PSOE, Podemos, C´s, los nazis, los comunistas… todos son partidarios de la libertad y la democracia, aunque es obvio que cada cual entiende a su manera tan nobles palabras. Así que habrá que plantear el asunto en términos más racionales. En Europa, una introducción a su historia he expuesto cómo las ideologías, invocando la libertad y la razón, tienden inevitablemente a anular ambas. Vamos a la cuestión del franquismo. Quienes con más furia han atacado a aquel régimen por no permitir “la libertad” han sido, lógicamente los comunistas, y no vamos a discutir aquí lo que ellos entienden por tal cosa. El argumento lo han adoptado también muchos liberales, los separatistas, los centristas, muchos católicos políticos; y todos ellos, con más o menos ímpetu se declaran antifranquistas por esa razón. Es casi lo único que los une, junto con una hispanofobia difusa o abierta, como casi lo único que unía al Frente Popular era el odio a la Iglesia y el desprecio a España. Pero interesa aquí especialmente el argumento en boca de muchos liberales. Que estos coincidan con los comunistas tiene una base histórica: la Alemania nazi fue vencida por los demócratas anglosajones y los totalitarios soviéticos en alianza, recayendo lo esencial del esfuerzo y el mérito en los soviéticos, y eso ha establecido una especie de afinidad ideológica, más por parte de los liberales que de los comunistas, pue el número de liberales que han mostrado simpatías o “comprensión”, por el comunismo es bastante mayor  que el inverso. Los comunistas han sido mucho más radicales en su ataque al liberalismo. Por lo dicho, cuando se afirma que en el franquismo no había libertad tendríamos que empezar por plantearnos desde qué punto de vista.  Por simplificar: ¿desde el punto de vista liberal (y en tal caso debemos preguntarnos  por qué no hubo oposición liberal al franquismo, salvo desde el exterior, y con rasgos criminales)? ¿O desde el comunista ( y en tal caso deberíamos aclarar  el tipo de libertad que había en regímenes comunistas)? Lo primero será distinguir entre libertad personal y libertad política.  Cuando Solzhenitsin vino a España constató la gran libertad personal de la gente: podían viajar dentro y fuera del país, leer los periódicos extranjeros y libros de todo tipo traducidos, podían hacer huelga sin graves consecuencias, etc. Cabría añadir otras cosas: menos delincuencia y menos gente en la cárcel que en los demás países eurooccidentales, más seguridad en las calles, en particular para las mujeres, facilidad para cambiar de trabajo con una economía de práctico pleno empleo, o de buscarlo fuera, o para  comprar o vender propiedades, o para crear empresas… Y así  con otros muchos índices de libertad. Esto es lo que suele llamarse libertad personal, y en ella la España franquista no tenía nada que envidiar a la Europa más rica, más bien al contrario en varios aspectos. Y era así desde el mismo final de la guerra. Julián Marías, nada profranquista, lo ha explicado bien. Y el ex stalinista polaco Kolakowski constataba que un régimen  totalitario no podía vivir con las fronteras abiertas, y el franquismo siempre las había mantenido así. La única excepción fue cuando Francia, que no España, cerró la de los Pirineos por un tiempo. Claro que estos críticos, comunistas, liberales o seudoliberales  y otros, no se refieren a esa libertad personal, sino a las libertades políticas, concretadas en los partidos. Y es verdad que no  estaban permitidos los partidos al estilo de las democracias “burguesas” o “socialistas”, cosa explicable por la experiencia de la república y la guerra. Pero quienes habían vencido al Frente Popular no eran un pequeño grupo de oligarcas, sino un conjunto de fuerzas políticas que durante la república habían llegado a representar a la mayoría (no contamos las elecciones del Frente Popular, por su carácter fraudulento). Es decir, el franquismo sí permitía libertad política… para los suyos, en rigor cuatro partidos principales y bastante distintos entre sí. El principal, el de los católicos políticos ligados al Episcopado; después, con más o menos fuerza según las circunstancias, los carlistas, la Falange y los monárquicos. Cada uno de estos partidos, que se llamaron “familias”, tenía sus órganos de prensa, sus organizaciones  particulares con asociaciones juveniles, femeninas  o sindicales.  Y en cada una de esas familias existió siempre un sector antifranquista. Por tanto, podríamos decir que el franquismo era un régimen de libertad política para sus partidos componentes, los cuales, desde luego representaban a la mayor parte de la población. Y de falta de libertad política para los partidos vencidos en la guerra, y que casualmente habían llevado al país a la máxima confrontación, impidiendo la convivencia en paz y en libertad. Ahora bien, ¿hasta qué punto carecían de libertad los partidos derrotados? En los años 40 fueron sin duda drásticamente reprimidos. Era una época de enormes riesgos para España (guerra mundial, aislamiento, maquis, hambre provocada…) y no podía ser de otra forma. Pero obsérvese que al terminar la guerra mundial existieron las mejores condiciones para que los vencedores de Alemania nos impusiesen la “libertad” a base de bombardeos y tanques, lo que debiera haber motivado una rebelión de los “oprimidos” españoles contra el régimen.  Pero nada de esto ocurrió, y el maquis quedó aislado y fue vencido. Y pasados aquellos peligrosos años, los vencidos volvieron a disfrutar de cierta libertad de expresión, creciente, y de influencia más o menos consentida en medios universitarios,  obreros y otros. En los años 60 y 70 aumentaron mucho la expresión y organización de esas fuerzas, generalmente girando en torno a organizaciones abiertas o semiclandestinas  comunistas y eclesiásticas,  aunque nunca llegaron a poner al régimen en aprietos. Así, el editor del Grupo 16, Juan Tomás de Salas, podía jactarse de su liberalismo y al mismo tiempo decir que la prensa de ese género “que era la de más credibilidad y lectores”, tenía a la ETA “por uno de los nuestros” (y lo era).O tener la revista comunistoide Triunfo una fuerte difusión en ámbitos universitarios.  O prensa eclesial-progresista  como Cuadernos para el Diálogo podía criticar a la URSS por haber dejado salir del GULAG a Solzhenitsin, en medio de una amplia campaña de denigración en la prensa contra dicho premio Nobel. Por poner algunos ejemplos bastante significativos. La base de la crítica al régimen por su falta de libertad era que entonces “no se podía votar”. Es cierto –salvo en referendos por lo demás muy indicativos–,  y diversos observadores extranjeros se asombraban de que el pueblo, en general, se tomase con tanta calma o indiferencia esa  “grave mutilación” de sus libertades. Pero la cosa tiene su explicación. Por una parte, la gente recordaba todavía la república, con posibilidad de votar a partidos que eran poco mejores que mafias, al paso que veía cómo la oposición al régimen era básicamente comunista o comunistoide, mientras su libertad personal permanecía y sus condiciones materiales de vida mejoraban cada año.  Votar a este o el otro partido, de los que desconfiaban por la experiencia republicana, no parecía demasiado importante a casi nadie. Y algo más: los logros mencionados en la entrada anterior, en particular la resistencia del régimen a las presiones, amenazas y chantajes de fuerzas exteriores tan tremendas,  solo pudieron ser posibles por el apoyo, abierto o implícito, de una gran mayoría del pueblo, como pudo comprobar el maquis. Un apoyo que, por lo arriba señalado, no fue forzado por el terror, sino por la experiencia histórica que volvía indeseable para la gran mayoría la vuelta a algo parecido a la república. Sobre todo esto hay todavía más que decir.
Categorías: Interesantes

Méritos del franquismo y miseria del antifranquismo

Lun, 2017/11/20 - 06:13
La batalla de Madrid. Rusia y el separatismo catalán. https://www.youtube.com/watch?v=gx59xOtUqLQ.

*********************

En este aniversario de la muerte de Franco viene muy al caso recordar  hechos que debieran tenerse siempre muy presentes, porque sobre la falsificación del pasado no puede construirse una convivencia sana ni un futuro fructífero. La realidad es que el franquismo: 1.   Derrotó un Frente Popular compuesto de comunistas, socialistas, golpistas y separatistas, que por su propia composición amenazaba disgregar España, arrasar la cultura cristiana e imponer un régimen totalitario. El Frente popular salió de unas elecciones violentas y fraudulentas, como he demostrado hace bastantes años. Y lo derrotó partiendo de una situación prácticamente desesperada.  2.     Libró a España de las atrocidades de la II Guerra Mundial, atrocidades cometidas en mayor o menor medida por todos los bandos en pugna, fueran nazis, comunistas o anglosajones. Librar a España de tal calamidad fue una hazaña no menor que haber ganado la guerra  civil  3.     Desafió a las potencias comunistas, democráticas y dictaduras diversas que, todas juntas.  al final de la II Guerra Mundial intentaron derrocarle  por medio de un criminal aislamiento, que habría provocado una gran hambruna en España. Lo desafió, evitó los peores efectos del hambre y lo derrotó.  4.     Al revés que el resto de Europa occidental España se reconstruyó con sus propios esfuerzos, sin deber nada a Usa, y lo hizo con gran efectividad. Pese a las estrecheces, los años 40 fueron para España mucho mejores que para el resto de Europa. Y en ellos se superó netamente el nivel de vida de la república. Baste señalar dos datos, entre muchos: la esperanza de vida al nacer saltó de 50 años en la república a 62 al terminar los años 40, un salto espectacular. Y la estatura media de los reclutas también aumentó, lo que revela una alimentación más sana, a pesar de las dificultades y hambre impuestas desde el exterior.  5.     La cultura en España, y yo creo que más en los años 40-50 que después, fue de muy buen nivel, nada de “páramo cultural”. El páramo es ahora, con una cultura chabacana,  falsa y parodia de la anglosajona.  6.     Venció diplomáticamente a Inglaterra en la ONU, y ante la arrogancia de Londres cerró la verja de Gibraltar, convirtiendo el peñón en una ruina para los invasores de nuestro territorio.  7.     Superó plagas de la república y el Frente Popular como los separatismos, la demagogia anarquista y socialista y las miserias republicanas. Su única oposición real fue comunista y, en su etapa final, terrorista.separatista-comunistoide (ETA)  8.     Dejó atrás los odios sociales y políticos que destrozaron la república y que impedían la democracia en España. Odios que ahora están resucitando los “demócratas antifranquistas”, dos conceptos contradictorios.  9.     Pese a la hostilidad, el chantaje y la manipulación mediática y el apoyo al terrorismo en España por parte de Europa occidental, que en eso iba con la URSS, les hizo tragar la permanencia del régimen durante 40 años.  10.  Cuando se agotó el sistema económico llamado autárquico –que había permitido la recuperación del país– supo cambiar con habilidad a otro más liberal, y convirtió a España en uno de los dos o tres países de más rápido crecimiento del mundo, aproximándose rápidamente a la renta de los países ricos europeos.  11. Contra el expansionismo soviético mantuvo una buena cooperación con Usa sin supeditarse nunca a su política. Rechazó involucrar a España en la guerra de Vietnam, vaticinando al presidente useño Johnson su derrota, comerció con Cuba pese al embargo y aplicó en Hispanoamérica una política independiente de Washington, por poner unos ejemplos.  12. Pese al Vaticano II, que dejó al régimen vacío ideológicamente y empezó a sabotearlo, con lo cual amenazaba provocar un desplome catastrófico al estilo de Portugal, el régimen se mantuvo firme hasta dar paso a una democracia “de la ley a la ley”, sin ruptura. Éxito póstumo, hoy echado a perder por la oleada de antifranquismo, probablemente la política más estúpida y canallesca de todos los tiempos.  13. El paso a la democracia “de la ley a la ley”, es decir, sin ruptura con la legitimidad franquista, hace de España una excepción en Europa occidental, pues casi toda ella debe su democracia no a sí misma, sino a la intervención bélica del ejército useño, que fue acompañada de bastantes atrocidades por otra parte. España debe su democracia a su propia evolución pacífica, aunque el antifranquismo la está destruyendo prácticamente con su colaboración con la ETA y con el separatismo, con leyes totalitarias y falsificadoras como la de memoria histórica y las LGTBI, con la entrega ilegal de soberanía a  la burocracia de Bruselas y a la OTAN, etc.  14. Al terminarse el franquismo España había pasado de una de las expectativas de vida más bajas de Europa a una de las dos o tres más altas.  15. España tenía además una salud social muy superior a la del resto de Europa, medida por índices como la delincuencia, la población penal, los suicidios, la droga, el aborto, la prostitución, el alcoholismo juvenil, el fracaso matrimonial o la violencia doméstica    Y podríamos seguir bastante rato. Pero mucha gente está realmente embrutecida por una propaganda diseñada por los comunistas, que fueron la única oposición real al régimen. Una propaganda basada en falsedades y que han adoptado también muchos “liberales” o seudoliberales.    La realidad histórica es que nunca, en varios siglos,  había registrado España tal cantidad de éxitos y había mantenido con tanta dignidad su independencia y soberanía, desafiando a  mil enemigos,  hostilidades y terrorismo. Franco fue sin duda el mayor estadista que ha producido España en varios siglos    He escrito el libro Los mitos del franquismo, ciñéndome a los hechos, porque el antifranquismo miente sistemáticamente al respecto y los que se declaran más o menos franquistas, ofrecen en su mayoría una versión demasiado simple y pobre de aquella época histórica. Sin entender la cual no se puede entender la actualidad.

*******************

Dice Muñoz Molina que tiene que explicar a los extranjeros la historia de España. ¡Sin tener idea de ella él mismo!pic.twitter.com/rUPtw9Fdlf

Categorías: Interesantes

Retórica izquierdista en la gran contraofensiva del 13-XI-36 en Madrid

Sáb, 2017/11/18 - 21:59

Esta contraofensiva la hemos tratado en Una hora con la Historia. De haber sido mejor organizada, pudo haber liquidado a las tropas de Varela en el frente de Madrid.

Durruti, recién llegado:  “Os traigo el saludo del frente de Aragón. El saludo de unos milicianos que están viendo el Pilar, ese Pilar donde hoy, como siempre, se cobija el crimen, el fanatismo y la hipocresía criminal de los eternos tiranos(…)  Nadie sabe cuánto durará esta guerra, igual uno que cinco meses más (…) Los milicianos tienen la mirada fija en Barcelona, y Barcelona no está a la altura. No cumple con su deber. Porque no puede tasarse en 10 pesetas la vida de un miliciano (10 pesetas diarias era mucho más de lo que cobraba un profesional de la Legión). Y mientras esto ocurre, los consejeros no tienen tasa ni medida para el vestido y la comida. Si creéis que podemos consentir que todas las noches de Barcelona ofrezcan el mismo lamentable espectáculo, os equivocáis” Carrillo: “La quinta columna está en camino de ser aplastada (…) con arreglo a la ley, con arreglo a todas las disposiciones de justicia posibles, pero sobre todo con la energía necesaria” (Paracuellos). Diario Claridad:  “Completemos la potente organización de comités de vecinos antifascistas” (para denunciar y vigilar manzana por manzana de casas  a los habitantes) “¡No fusilaréis a los trabajadores madrileños! ¡No degollaréis a sus hijos!”  “Madrid en esta hora de epopeya es la patria del mundo y la madre gloriosa de los siglos liberadores. ¡Adelante las armas del pueblo! “La fe agiganta las fuerzas de las milicias. Todo está maduro para lanzarse al esfuerzo definitivo” CNT:  “Nuestra posición, la posición de la revolución, no puede ser la simple defensa. Tiene que ser siempre el ataque”  “Lo que hoy es acción defensiva se trocará en ofensiva torrencial e incontenible. Asistimos a los últimos coletazos del fascismo”. Miaja: “Cincuenta mil hombres vais a aplastar hoy a la reacción en una lucha decisiva. Vais a terminar la semana de heroísmo con un triunfo decisivo, que admirará al mundo” Koltsof (enviado de Stalin, desaparecido a la vuelta a la URSS) ”En otra parte esto habría sido sabotaje. Aquí solo es imbecilidad” Tárjof, piloto soviético linchado por  los madrileños: “Esto es una casa de locos. ¿Por qué disparan sobre los propios?” Claridad: “Nuestras tropas han dado hoy la embestida que todos anhelábamos ¿Por qué nuestro optimismo? Por el análisis de los hechos verificados hora a hora”. Margarita Nelken: “La historia de las ratas, o lo que ya no interesa”, contra “los que querían la vuelta a la normalidad, pregonada al socaire de una serenidad que quiso refrenar lo irrefrenable” (se refería al terror, del que ella era una organizadora) Mario Nicoletti, comisario político de una brigada internacional: “Hemos venido voluntariamente para ayudaros a defender vuestra república, vuestra libertad y vuestras conquistas sociales. El hecho de que en nuestra brigada estén en gran mayoría los comunistas no cambia absolutamente nada de su carácter de Frente popular” Koltsof , sobre el balance de la jornada: “Desilusiones y grandes amarguras” Miaja: “Nuestras tropas lograron, en parte, los objetivos señalados por el mando”

(el texto original en Ayeres, revista de historia del Ateneo de Madrid, 1990)

Categorías: Interesantes

Violencia, asesinatos, democracia…

Sáb, 2017/11/18 - 10:19
Volvamos a concretar: en Adiós a un tiempo usted no menciona hechos tan relevantes en su vida como el asesinato de cuatro policías el 1 de octubre de 1975, en el que usted participó. –Lo explico en el prólogo. Son cosas que ya he relatado con detalle en varias ocasiones, y ya me hartan esas monsergas. –¿Monsergas? – Sí, monsergas. Me refiero a ese falso interés de perfecta mala fe, que a veces me irrita especialmente. Aquí vamos al perspectivismo, que diría Ortega: ¿es ud antifranquista? A un antifranquista le digo: entonces para usted soy un héroe, cosa que evidentemente no me satisface. Soy un héroe porque ustedes pretenden que aquel régimen era fascista, lo pintan con las peores tintas, y por tanto luchar contra él por todos los medios estaba justificado, era necesario, y yo lo hacía, incluso arriesgando la vida. Y más en aquellos instantes en que el régimen acababa de ejecutar a cinco “antifascistas”, cosa que todos ustedes llaman asesinatos. En realidad, ustedes, entonces y después, han considerado héroes a la ETA, han negociado o apoyado las negociaciones con ella y finalmente han premiado sus crímenes. Y si es usted socialista le recuerdo que su partido tiene un buen historial de terrorismo detrás, incluyendo el del GAL. Así que ¿qué problema moral tienen ustedes en que matásemos a cuatro policías en aquel momento? ¿Máxime cuando fue la única acción de ese tipo en todo el franquismo? La ETA solo había matado a personas aisladas y la mayoría desarmadas, y por la espalda. Así que no sea ud hipócrita, lo que le fastidia a ud es que yo haya cambiado de opinión y condene el antifranquismo. –Pero precisamente mucha gente se pregunta cómo ha ocurrido un cambio tan radical en usted –Pues ha ocurrido por dos ejercicios que aquí pocos quieren hacer: investigación y reflexión. Han sido años de esas dos cosas, no me caí de pronto del caballo. O del burro. –De todas formas, se puede ser antifranquista o demócrata y condenar la violencia. –Otra hipocresía más. A aquellos antifranquistas y los de ahora, que no conocieron el franquismo, les parecía muy bien la ETA porque hacía lo que ellos implicaban, pero no se atrevían a hacer. ¿No era tan horrible el franquismo? Pero la ETA actuaba en consecuencia, y la mayoría de los antifranquistas vivían tranquilamente, aprovechaban la prosperidad que traía el régimen, o trepaban dentro del propio aparato franquista. Me gusta la frase de Marx: “hay alguien más despreciable que el verdugo, el ayudante del verdugo”. Esa clase de antifranquistas eran los ayudantes del verdugo, doblemente despreciables. Y triplemente despreciables cuando, después de todas sus miserias, se pretenden moralmente limpios porque no se han manchado de sangre, dicen, y se atreven a condenar lo del 1 de octubre. –Porque dicen que ud golpeó al policía moribundo con un martillo. –Es que además de despreciables por lo dicho, lo son por sus infundios. Tiene que haber un informe forense del pobre policía, que aclare lo del martillazo, que por supuesto no existió. Yo he pedido perdón a las víctimas, pero me repugna hacer de estas cosas un espectáculo, y más a la vista de esta gentecilla. En fin. Aparte de eso, esos pendejos dicen también que fui confidente de la policía. Lo dicen cuando los socialistas han tenido en su poder los archivos de la policía política franquista, donde tendría que estar clara la cosa. Pero no han utilizado esos archivos, los han destruido. Porque la verdad es que el GRAPO no estaba infiltrado por aquellas fechas, tardaría mucho en estarlo, mientras que esos partidos sí lo estaban. Perdone que me cabree un poco, toda esa mierda está ahí, en periodistas y políticos, y no hay más remedio que tratar con ella. –Entonces, ¿no se puede ser antifranquista y condenar la violencia? –Por poder, se puede, claro, ¿qué no podrá la hipocresía? Y no mezcle antifranquismo y democracia, son cosas opuestas. El antifranquismo es el cáncer de la democracia actual. En cuanto a la democracia, es un régimen que, como todos los demás, se apoya en la violencia. Y sus orígenes son muy violentos. Usa nació de una guerra contra los ingleses, y luego tuvo una guerra civil más sangrienta que la nuestra. Y en Europa la democracia nace de la Revolución francesa, uno de cuyos ingredientes fue el terror masivo, y continuó con las guerras napoleónicas, que fueron un precedente de la de Hitler. Y las democracias actuales de Europa occidental vienen de la intervención militar de Usa, que empleó una violencia a menudo bestial, cometió tremendas atrocidades.  Como aquí casi todos los políticos y periodistas se proclaman demócratas, pero solo tienen ideas muy vagas de eso, pues, eso, pueden dedicarse a condenar la violencia en abstracto, y de paso hundir la democracia con sus demagogias. Hoy casi todos los políticos y periodistas se dicen antifranquistas, pero por eso mismo no son demócratas, son corruptos moral y políticamente, que es más grave que la corrupción económica. La violencia puede ser necesaria y de hecho acompaña a toda la historia humana, analizarla es muy difícil y no puede hacerse a base de moralina fácil y gratuita. –Bueno, no sé si se da cuenta de que se está usted poniendo como un gran ejemplo moral, impoluto… –No soy ejemplo de nada, cada cual tiene su vida y se apaña como puede. Usted pregunta y yo contesto. Estoy diciendo lo que hay, simplemente, y si quiere, trate de desmentirme. Ahora, en un plano más general, por encima de las miserias corrientes de la política y el periodismo, la vida es desconcertante y nunca podremos saber hasta qué punto…  Hasta qué punto acertamos o nos equivocamos. Yo investigo y reflexiono, ya le dije, y procuro no engañarme, aunque de eso jamás tendremos la certeza. En lo concreto podemos acertar y en un contexto más general equivocarnos. Pero, eso… cada uno hace lo que puede. No estoy arrepentido de mi activismo por entonces, y aun comprendiendo que fue un tremendo error, no recuerdo con amargura aquella vida clandestina y peligrosa… Fue el error de condenar a un régimen que, literalmente, había salvado a la sociedad española de una catástrofe, de varias catástrofes. Entonces la gente vivía cada vez con más comodidad, millones de personas se hacían propietarios de sus casas, de electrodomésticos, los estudios superiores se iban masificando… El clima moral, la salud social, era mucho mejor que lo que vino después… –¡Y ustedes luchaban contra todo eso! –Sí. Y aunque en la propaganda siempre hablábamos de la miseria de las masas, la explotación, etc., veíamos bien lo que ocurría ante nuestros ojos. Pero es que estaban por un lado los tópicos obsesionantes de la  propaganda antifascista, y por otro creíamos tener la clave para una sociedad en todo caso muy superior. O veíamos cómo la gran superpotencia useña fracasaba ante un pueblo pobre y atrasado en Vietnam, lo que nos parecía que marcaba el rumbo de la historia… El espíritu de los materialistas triunfaba sobre la materia de los espiritualistas, je, je… Vamos, que nosotros íbamos en el buen camino. –Pero usted habla solo de sus críticos antifranquistas. Sin embargo he leído a franquistas hacerle las mismas críticas, por lo del GRAPO y demás. – A esos les he dicho a menudo: es una lástima que ustedes no defiendan a la izquierda o a los separatistas, porque ustedes desgracian lo que defienden. Yo no he escrito para congraciarme con ustedes, sino para aproximarme a la verdad en lo que he podido. En política ocurre a menudo que una buena causa es mal defendida y una mala causa bien defendida. En fin, el franquismo es mucho más importante e interesante que los franquistas. Los franquistas han sido en su mayoría bastante torpes y muy mediocres y pesados; y esa es una de las causas por las que bastante jóvenes de entonces, los más inquietos, buscábamos otras cosas y detestábamos al régimen. –¿Cómo una gente torpe, pesada y mediocre pudo construir un régimen tan espléndido a su juicio? –Una paradoja, pero puede explicarse algo. La mediocridad no es necesariamente mala, es eso, una cosa mediana, algo anodina, pero cuando no va acompañada de exaltaciones arbitrarias y odios excesivos, permite una estabilidad y a la larga es productiva. Los líderes de la república eran también torpes y mediocres, pero al mismo tiempo estaban cargados de “estupidez y canallería”, como dijo Marañón. El franquismo produjo una clase gobernante poco brillante, pero eficaz, relativamente disciplinada, bien preparada y bien dirigida. Y la figura de Franco fue fundamental. Fue un auténtico estadista, el mejor que ha producido España en siglos. Siempre digo que sin él los nacionales no habrían ganado la guerra. Y tampoco habrían ganado la paz: al terminar la guerra mundial el país habría vuelto al caos republicano. O monárquico, da igual. Él comprendió bien que el país necesitaba una larga etapa de trabajo en paz, sin dejarse intimidar por la hostilidad y la presión internacional. Una presión que llegó a ser criminal, delictiva. Pero, si me permite, deberíamos volver al libro tal cual, ya que ud habla tanto de concretar.   
Categorías: Interesantes

Desconcierto de la vida y un pasado falseado

Vie, 2017/11/17 - 13:09

 

https://www.youtube.com/watch?v=WAjgRoukok8&t=9s

***********

Pero vamos a lo concreto, de nuevo. ¿Qué imagen quiere dar ud de sí mismo a través de esos recuerdos sueltos y poemas? Porque quien escribe de sí mismo siempre quiere dejar alguna imagen en los demás. –Buena pregunta. Así es siempre o casi siempre. Incluso sin escribir, en el trato corriente, todo el mundo quiere dar una imagen a los demás, aunque a menudo no resulta la que él quisiera, ja, ja… –Pero vaya a lo concreto, sin generalizar, si no le importa… –Verá, cuando repaso mi vida, en lo que puedo descubrir de ella, la sensación es de desconcierto. ¿Qué sentido tiene todo eso, los miedos y aventurillas de la infancia, las ilusiones de la adolescencia, la opción por una ideología, el trabajo posterior de investigación, las peleas intelectuales con unos y con otros…? Sí, ¿qué sentido? Me es imposible decirlo. Podríamos pensar que obramos de un modo u otro porque estamos programados para ello, por emplear esa fea palabra. Al menos en mi caso no puedo decir que haya sido forzado a hacer o dejar de hacer las cosas, salvo excepciones, claro, el entorno siempre te condiciona… Pero siempre he sido libre y no puedo acusar a nadie de mis fallos ni atribuirle mis aciertos, solo que…solo que decidir lo que fueron fallos y aciertos es también muy difícil. Quizá no seamos nosotros los adecuados para decidir sobre eso, puede que nos confundamos mucho al valorar las cosas. Y si no he sido programado por factores exteriores, puedo haberlo sido por otros internos e inconscientes. Así, la mayor libertad es también la mayor falta de libertad. Y siento volver a generalizar, pero la vida en general me resulta desconcertante, la mía y la de todo el mundo, y creo que a cualquiera que lo piense le parecerá lo mismo. –Luego, no trata de dar una imagen de su persona, que sirva de ejemplo, o de envidia o de lo que sea, para los demás. ¿Cree ud importante ilustrarnos sobre el desconcierto de la vida? Entonces ¿qué interés pueden  tener sus recuerdos? –¿Y qué interés pueden tener los de cualquiera, por mucho que intente presentarse como una persona honrada, o inteligente, o valerosa o lo que sea? ¿Qué puede interesar eso a los demás, que lleva cada uno su vida, con sus preocupaciones, y que bien puede reírse de la pretensión del que habla de sí mismo? Pues bien, creo que el interés radica en dos cosas: por una parte las personas no estamos aisladas, influimos unas sobre otras, lo queramos o no. Fíjese en la popularidad de los programas de cotilleo en la tele, que vienen a ser lo mismo, aunque a un nivel ínfimo. La vida de los demás siempre interesa, al nivel que sea. ¿Y por qué? Porque aun siendo muy diferentes, todos tenemos algo en común. Y una cosa que tenemos en común es precisamente el desconcierto ante la vida. El ser humano puede hacerse preguntas que le es imposible contestar, pero que sin embargo le acucian. En ese hecho, en hacerse preguntas que van más allá de nuestra capacidad para contestarlas, está resumida la condición humana. – Vuelve usted a teorizar, sin responder concretamente. Y eso me llama la atención porque sus recuerdos tienen muy poco de teóricos, son relatos precisos de hechos de su vida, con solo alguna pequeña observación ocasional filosófica o así. – Bien, vuelvo a lo anterior, a ver si me explico. Nos hacemos preguntas de esas que llaman metafísicas. ¿Cómo las respondemos, mejor dicho, cómo intentamos responderlas? De dos maneras, con especulación teórica o filosófica y con relatos. De siempre, el hombre ha creado mitos, es decir, relatos, para responder a esas preguntas, respuestas indirectas y sugestivas, no racionales. Los mitos no son racionales, expresan el sentimiento de la vida, y pueden ser muy profundos. El arte, la literatura crean mitos, que son eso, y por eso pueden causar impresiones muy profundas en nuestra psique. Unas memorias o una biografía no son otra cosa, y por eso interesan, en general. Y ya le dije, quien habla de sí mismo, aunque lo haga con intención de mentir o de ocultar cosas, siempre dice más de lo que imagina. o desea  –Es decir, usted ha escrito un libro interesante, no digo que no lo sea, pero ¿lo es a su juicio? –Será interesante para unos y fastidioso o sin interés para otros, como pasa siempre. Pero le voy a concretar un aspecto, ya que me insiste tanto: los recuerdos de infancia y adolescencia tienen un trasfondo social o histórico claro, aunque he procurado dejarlo en alusiones ligeras, es decir, la vida en el régimen anterior. Me considero afortunado por haber vivido aquella época por una razón: ahora la vida parece infinitamente más trivial: la politiquería charlatanesca e insoportable, los vídeos insoportables que te ponen ante los ojos en cualquier bar donde entres, la música agitada y convulsa por todas partes, los colorines, el ruido, la invasión del inglés, esa especie de puterío omnipresente, esa publicidad que te lo promete todo, esa obsesión por medirlo todo en dinero… Comprendo que una persona relativamente joven, con menos de cincuenta años, se ha criado en ese ambiente y lo ve de lo más natural, porque no tiene otro ambiente con el que compararlo y todo lo que le cuentan de la época anterior le crea sensación de opresión y tristeza. Lo que le cuentan es falso, pero el machaqueo es tan intenso que él no lo puede comprobar, le quitan las ganas de comprobarlo. Es un machaqueo con el que se quieren disimular los males de ahora poniendo como comparación otros mucho peores que achacan al pasado. En mis recuerdos no teorizo sobre estas cosas, claro, simplemente expongo cosas que pasaban y me pasaban, sin más, y quedan como retazos de situaciones que solo de forma implícita reflejan aquella etapa histórica. Solo lo he investigado y tratado en términos generales en libros como Años de hierro o Los mitos del franquismo. Aquí no se trata de eso, pues creo que contaminaría los recuerdos, y ya bastante contaminación ideológica hay por todas partes.   

*************

 

    Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

 

 https://www.amazon.es/dp/B075L82G5B/ref=sr_1_6?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1505330466&sr=1-6&keywords=p%C3%ADo+moa

 

Categorías: Interesantes

El valor de la vida humana

Jue, 2017/11/16 - 09:27
   El individuo, el yo, da máximo valor a su vida. De modo instintivo se considera el centro del mundo. Y objetivamente lo es, en el sentido de que es él quien percibe y siente al mundo, el cual gira en cierto modo a su alrededor. Naturalmente es consciente de que hay otros individuos parecidos a él, pero los ve como algo ajeno, como parte de ese mundo del cual él es el centro.  La cosa no es tan absurda: podemos concebir el mundo como una superficie esférica, en la cual todos los puntos serían centrales.    El  individuo valora al mundo, es decir, le da valor, y lo hace normalmente según las satisfacciones que obtiene de él. Las cosas y las demás personas tienen valor para él según le sean útiles o agradables de otras formas. De ahí que cuando le resultan desagradables las desvalore y tienda incluso a destruirlas. Esa capacidad de valorar/desvalorar al mundo es otra razón por la que el individuo se valora a  sí mismo, “se siente importante”. Es cierto que la autovaloración del propio individuo depende mucho de la que le manifiesten los demás, pero en último extremo puede permitirse desdeñar las manifestaciones negativas ajenas, y con ellas desvalorar a sus autores… incluso si estos le imponen una inferioridad aplastante. En su intimidad, el individuo puede también despreciar a sus verdugos.     Por otra parte, la reflexión puede hacer ver al individuo que el mundo es muy superior a él, ya que terminará acabando con su vida, de igual modo que le ha hecho nacer sin consultarle. Por consiguiente, por mucho que quiera sentirse el centro valorador del mundo, puede llegar a la conclusión reflexiva de que no es tan importante como instintivamente tiende a creerse, sino que lo realmente importante, lo realmente valioso, es el mundo. Esta es una concepción poco explícita, pero implícita en la conducta normal, salvo casos patológicos: el individuo es menos importante que el mundo, incluso que la sociedad en que vive, y debería aceptar cierto grado de sumisión, y hasta sacrificar su vida por ella. Esto choca con la convicción íntima de que la vida es lo único que el individuo tiene, y por tanto no debería aceptar ningún sacrificio, sino imponer sus valorados deseos por encima de todo, a la manera del anarquismo de Stirner. Pero no es lo más común, porque el mundo  y la sociedad tienen fuerza sobrada para imponer su fuerza al yo.    Aparte casos particulares, el individuo tiene una conciencia, aunque sea vaga, de que forma parte de la sociedad humana, de la que depende, y por ello proyecta su propia autovaloración al género humano entero: aunque él, como individuo, haya de morir y someterse a mil inconvenientes, “el Hombre”, “la Humanidad” sí es el centro del universo, una concepción “humanista”. No obstante, la historia de esta idea-sentimiento es poco halagüeña, la he expuesto en mi libro sobre Europa. Antiguamente se creía que la Tierra, en definitiva el ser humano, era el centro y que todo giraba en torno a él. En el siglo XVI se impuso la idea heliocéntrica: no giraba el sol en torno a la tierra, sino al revés. Y fue solo el comienzo de unos descubrimientos que a cada paso achicaban más y más la importancia del hombre en el mundo. En nuestra galaxia, la tierra es un punto absolutamente insignificante en cuya superficie  miríadas de individuos humanos se afanan sin un sentido claro, como en una especie de locura. Y galaxias como la “nuestra” hay miles de millones. La autovaloración del ser humano cae entonces por tierra: el Hombre ha perdido su importancia, la misma tierra y todo lo que le da cobijo perecerá antes o después, sus acciones  entre tanto carecen asimismo de valor, cosa perceptible en la muerte de los individuos: muere igual el bueno que el malo, el listo que el tonto, etc. El yo quiere ser inmortal, pero no tiene la menor prueba de que ello sea así. Creo que ahí está una raíz del pesimismo y el nihilismo que caracterizan a las sociedades occidentales.     Un problema más: somos nosotros quienes damos valor a las cosas, al mundo en torno, pero resulta absurdo que nos valoremos a nosotros mismos, sería una vanidad en su sentido profundo: vano, vacío, sin sentido. “Alguien” ajeno al individuo y al propio género humano tiene que hacerlo, que valorar la vida humana. Y parece que ha querido gastarnos una broma haciendo que nos creamos valiosos, importantes.

****************

Adelanto del programa de Una hora con la Historia:

La superioridad de fuerzas y de posición en Madrid en 1936, por parte del Frente Popular, dio lugar a la idea de aplastar a los nacionales mediante contraofensivas por su retaguardia. Hubo dos intentos, el 29 de octubre y el 3 de noviembre, que fracasaron. Pero el 9 volvió a plantearse una gran contraofensiva con dos ejércitos. El gobierno, desde Valencia, instruyó a Miaja y a Pozas. El I jército lo mandaría Miaja, y su misión sería sujetar a los nacionales en el frente de Madrid, mientras ´el II Ejército, más ptente, lanzaría embestidas de gran envergadura por retaguardia, cortando las comunicaciones de Varela y cercando a este con tres anillos hasta 50 kilómetros al sur de la capital. No se excluía reocupar Toledo. El plan recuerda al posterior de Stalingrado y puede haberse debido a los asesores soviéticos.

A Miaja no le gustó, porque le quitaba el principal protagonismo, que había alcanzado ya a nivel internacional, y sería Pozas quien se llevara los laureles. Así que, desobedeciendo al gobierno, presionó para que las fuerzas se invirtieran: 30.000 para Miaja y solo algo más de 10.000 para Pozas.

Koltsof enviado directo de Stalin, escribía en su diario: “Al anochecer, por fin, quedan señaladas las líneas maestras del contragolpe que mañana se asestará a los fascista. En el Estado Mayor lo llaman rimbombantemente contraofensiva, pero en mi opinión  su variante definitiva no es más que un contragolpe. Los ambiciosos planes de una amplia maniobra con seis brigadas… han sido recortados sustancialmente. Queda un pequeño ariete de cuatro brigadas … hacia el Cerro de los Ángeles (Cerro Rojo) y Getafe. Por su parte, Madrid  ataca con todo su flanco derecho y el centro de la defensa”.

La contraofensiva fracasó, pero es muy interesante ver las enormes esperanzas  suscitadas por la prensa de aquellos días.

Categorías: Interesantes

C´s puede ser peor que PP-PSOE. Diferencias con VOX

Mié, 2017/11/15 - 17:27
La revolución de Lenin: https://www.youtube.com/watch?v=WAjgRoukok8&t=6s 

El próximo sábado en “Una hora con la Historia” trataremos las contraofensivas del Frente Popular en la batalla de Madrid en noviembre de 1936. 

**************************

Dado que C´s se opone (muy matizadamente) al separatismo catalán, lo que parece diferenciarle de otros partidos, está ganando apoyos de los ilusos de siempre. Conviene, por tanto, señalar que es un partido más de lo que llaman “casta política”, no diferenciándose ideológicamente, en lo esencial, de PP, PSOE y Podemos.  Leo en tuíter , sobre diferencias entre “Ciudadanos” y VOX: 1.-En febrero de 2016 el PSOE y Ciudadanos llegaron a un acuerdo de gobierno para elegir a Pedro Sánchez como presidente, a pesar de haber perdido las Elecciones Generales del 20 de diciembre de 2015, en las que el PSOE obtuvo 90 escaños y el PP 123.  El acuerdo incluía -entre otras cosas- el mantenimiento de la Ley del Aborto de 2010, revisar los Acuerdos con la Santa Sede, una ley de eutanasia y una ley de “igualdad de trato” que “debe incluir los mecanismos de inversión de la carga de la prueba”, algo propio de un régimen totalitario. Un pacto ideológico radicalmente opuesto a los planteamientos liberal-conservadores de Vox.  2. Ciudadanos mantiene un pacto con el PSOE en Andalucía, que ha permitido continuar al frente de esa comunidad a un partido que se ha convertido en el paradigma de la corrupción. No me imagino a Vox sosteniendo a un gobierno del PSOE, y menos aún en una región a la que los socialistas han arruinado con sus políticas socialdemócratas. 3. En julio de 2015 Ciudadanos votó junto a PSOE, Podemos e Izquierda Unida en contra de conceder conciertos a colegios de educación diferenciada en Andalucía. Un grave ataque a la libertad de educación que viene siendo característico de los partidos izquierdistas. En este asunto, Vox defiende el cheque escolar, como garantía de la libertad de educación. 4. En septiembre el PSOE y Cs acordaron una mera rebaja del Impuesto de Sucesiones en Andalucía.  El caso es que Vox no propone la rebaja de ese impuesto: reclama su eliminación. Es lo que diferencia a un partido socialdemócrata (Cs) de un partido liberal-conservador. 5. En julio de 2016 el PSOE y Ciudadanos votaron, junto al PP y a Podemos, un grave ataque a la libertad de educación en Madrid, en forma de una ley para imponer la ideología de género en los colegios públicos y privados. Esta ley incluía el mecanismo totalitario de la inversión de la carga de prueba que ya figuró en el pacto de gobierno entre PSOE y Cs en febrero de ese año, una medida que obligaría a un acusado a probar su inocencia, algo que viola el derecho a la presunción de inocencia amparado por la Constitución. Vox se opuso frontalmente a esa ley totalitaria. 6. En marzo de 2017 PSOE y Ciudadanos volvieron a votar juntos, con el apoyo de Podemos, esta vez para exigir represalias contra la asociación HazteOir.org por contradecir la ideología de género con la famosa campaña de su bus naranja. Se da la circunstancia de que cuatro meses después la Justicia dio la razón a HO, enmarcando su campaña en el legítimo ejercicio de la libertad de expresión. Al contrario que Cs, Vox se ha opuesto a la imposición de la ideología de género y a los recortes de libertades asociados a esa imposición. A lo ya citado, manifestado en el terreno de los hechos, podríamos añadir las grandes diferencias ideológicas entre Vox y Ciudadanos. Por poner algunos ejemplos, Vox es un partido provida, mientras que Ciudadanos es abortista y favorable a legalizar la eutanasia; Vox defiende la libertad de elección de lengua en la enseñanza (ver página 72 de su programa), mientras que Ciudadanos apoya el mismo trilingüismo que el PP (e incluso llegó a blindar la inmersión lingüística en catalán en su pacto de gobierno con Pedro Sánchez); Vox tiene un programa liberal de reducción de impuestos y del gasto público, mientras que Ciudadanos tiene un programa que incluye más gasto público y más intervencionismo estatal, un programa socialdemócrata por mucho que se digan “los liberales de Cádiz”. En algunas cuestiones Cs incluso parece empeñado en ser más progre que el PSOE, como en su apoyo a los vientres de alquiler, algo en lo que Cs coincide con Podemos, mientras que Vox se oponeEstas diferencias entre Vox y C´s son sustantivas, pero dejan la impresión de  insuficientes. No mencionan ni denuncian la quiebra de la democracia y del estado de derecho  por las cuatro operaciones de Zapatero, no mencionan siquiera la ley de memoria histórica, ni la aquiescencia de los cuatro partidos  a la colaboración con la ETA, ni   la colonización cultural por el inglés, ni la política exterior, como si no existiera ahí ningún problema, ni Gibraltar. Deja la impresión de diferencias importantes, pero dentro del cuadro político actual, como si la democracia y el estado de derecho siguieran funcionando sin problemas mayores  y las amenazas a la integridad de España fueran las rutinarias de antes de ZP.     Desde luego, un programa de ruptura es muy arriesgado, pero me temo que manteniéndolo como aquí se expresa simplemente seguirá dejando marginado a VOX, que se contenta con la expectativa de un posible diputado, que de poco le iba a valer, por elocuente que fuera. 

 

Categorías: Interesantes

“Rusia tiene la culpa del separatismo catalán”

Mar, 2017/11/14 - 11:33

Una hora con la Historia: https://www.youtube.com/watch?v=WAjgRoukok8&t=2s

****************

Los medios de intoxicación de masas de la OTAN y la UE, con el apoyo servil de unos medios españoles cada vez más abyectos y manipuladores, están lanzando campañas contra Rusia, acusándola, nada menos que del golpe separatista catalán. Estas campañas vienen muy bien para encubrir las causas reales del separatismo, que no son otras que las políticas de los gobiernos PP y PSOE de alimentar y financiar a los separatistas, vulnerando la Constitución y las leyes y haciendo trizas el estado de derecho. ¡Y ahora la culpa de todo la tienen los rusos! Vivimos en el esperpento permanente de una democracia fallida. Mientras los actuales (des)gobernantes, que han creado los enormes problemas que sufre el país, por si no les bastara se dedican a hostigar y provocar a Rusia desplegando tanques y aviones en el Báltico por cuenta de los intereses, en definitiva, de Gibraltar. Hay ya una larga experiencia de estas campañas de intoxicación orquestadas por unos medios de masas teóricamente libres, pero que en la práctica lo son cada vez menos, y  su  campaña de  intoxicación  sobre Rusia y Cataluña lo exponen a las claras. O recuérdese su actitud unánime contra Trump en las últimas elecciones useñas y se entenderá el peligro totalitario que sufren los países occidentales.  A raíz de dichas elecciones escribí en el blog este artículo, que sigue plenamente actual: Para entender a Putin conviene entender antes a la Clinton. Esta señora representa la política abortista (hasta los nueve meses), radicalmente anticristiana, homosexista, LGTBI, imperialista so pretexto de extender la democracia, y extremadamente belicista. La política que ha convertido a Afganistán, Irak, Libia o Siria en auténticos caos de brutales guerras civiles, auge de regímenes de pesadilla como el estado islámico o  golpe militar in extremis en Egipto. Y representa la política de cerco y acoso a Rusia. Todos estos “valores” los comparte con los demás dirigentes de la OTAN y la UE. La Clinton está convencida, ella misma lo ha explicado, de  que Usa debe marcar la línea al resto del mundo en el siglo XXI, tal como lo ha hecho desde la segunda mitad del XX (durante 45 años en rivalidad con la URSS). La cosa puede quedar más clara en relación con el caso sirio. Usa y la UE han apoyado y fomentado la desestabilización del régimen de Asad, como hicieron con otros regímenes, so pretexto de que era “un dictador”, como si no hubiera otros y mucho más dañinos (este al menos mantenía a Siria en orden y en paz, con prosperidad creciente). Y como si no fuera cada vez más antidemocrática la tendencia de la UE y la OTAN. Estas intervinieron de manera pirata, injiriéndose en los asuntos internos de Siria, país reconocido en la ONU, para imponer a unos supuestos demócratas degolladores. Con la ilusión, además, de hacer caer así a Irán, un régimen fundamentalista que, no se olvide, debe su fundación en gran medida a Usa y países de la UE. Por el contrario, Rusia actúa en Siria de manera perfectamente legal, a petición del gobierno legal y reconocido en la ONU. ¿Se ve la diferencia?  Putin ha hecho bastantes declaraciones acertadas: “No perseguimos a  los homosexuales, pero a los niños hay que dejarlos en paz”, se opone a la abyecta política homosexista, cada vez más totalitaria, al abortismo, defiende el cristianismo, no admite un multiculturalismo destructor de la cultura europea, etc. En otras palabras, representa justamente lo contrario de la Clinton y de los actuales capitostes occidentales . Es bastante lógico que algunos países del entorno ruso, como Finlandia, países Bálticos, Polonia, etc. sientan una desconfianza ancestral ante el imperialismo ruso y soviético, del que han sido víctimas tantas veces. Sin embargo el imperialismo ruso tiene hoy poca fuerza. Rusia es un país envejecido, que pierde habitantes, su población es menos de la mitad que la de Usa, y un tercio de la de la UE. Sus presupuestos militares son solo una décima parte de los de la OTAN. Con Putin la economía rusa ha superado el marasmo de la época de Yeltsin, inducido casualmente por el Banco Mundial y el FMI, pero sigue siendo una economía débil y vulnerable. Las posibles apetencias imperiales rusas resultan, una vez examinadas las relaciones de fuerza reales, muy poco amenazantes, al menos por un tiempo considerable. Sin embargo, desde el derrumbe de la URSS, la OTAN ha acosado a Rusia y la ha cercado de bases militares. La OTAN engañó a Gorbachof dándole a entender que no se extendería a los países ex satélites de la Unión Soviética, pero ha hecho exactamente lo contrario. La culminación de esa estrategia consistió en derribar al gobierno proruso de Ucrania mediante la táctica de las “primaveras árabes”, como primer paso para extender allí la OTAN. En este punto, Rusia reaccionó recuperando Crimea y señalando: “Queremos que la OTAN venga de visita a Sebastopol, no que nosotros tengamos que ir a visitar a la OTAN en Sebastopol”.  Los sucesos de Ucrania colmaron el vaso. En este país existe una masa de población prorrusa y otra muy antirrusa, en la que se apoyarían la tendencias expansionistas de la UE y la OTAN, y el derrocamiento del régimen prorruso ha generado una guerra civil localizada, en la que Moscú ha apoyado – lógicamente– a los suyos. Sin la “primavera ucraniana”, promovida, al igual que la “primavera siria” y otras, por Usa y la UE, no habrían surgido los conflictos actuales. Y la Clinton y sus seguidores de la UE, son de lo más “primaverales”. Para crear ambiente y opinión internacional contra Rusia, la propaganda de la OTAN y la UE insiste en que Putin es un “autócrata”, un “nuevo zar”, en que no es un demócrata, etc. La realidad es que, si lo medimos por su popularidad, Putin es más demócrata, es decir,  tiene más apoyo popular, que los gobernantes occidentales, y que  por ello no necesita falsificar las elecciones. Una popularidad basada en algo sólido:  el orden y prosperidad logrados desde el período de Yeltsin, y su defensa de los intereses nacionales rusos. También ha señalado Putin, en referencia a la política de UE y OTAN: “No queremos una democracia como la que han llevado a Irak”. Desde luego, no es un gobernante blando ni un demócrata modélico, y se le han achacado medidas ilegales contra sus contrincantes, dominio de los medios de masas, favoritismos, quizá el asesinato de alguna persona molesta, etc. Pero habría que ver si sus acusadores son inocentes de cosas parecidas o peores. Empezando, por lo que nos concierne, por la democracia fallida y destructiva de España. En una conferencia con los líderes de la UE, Putin les dijo: “Ustedes son muy aficionados a darnos lecciones de democracia que ustedes mismos no siguen”. Cito de memoria pero vino a ser algo así. Lógicamente, debemos preguntarnos a qué responde la agresiva política de  la OTAN hacia Rusia. Creo que puede responder a dos concepciones estratégicas. La primera es que Rusia es una potencia débil (aunque tiene un arsenal nuclear muy a tener en cuenta) y hay que aprovechar la situación. Y en segundo lugar a un designio, también denunciado por Putin, de trocear a Rusia, en particular a Siberia, para adueñarse de sus enormes reservas de materias primas. Un plan en el que podría llegar a interesarse también China, otro punto débil de Rusia. Desde la caída de la URSS, los gobiernos useños y a sus órdenes los de la UE, se han aficionado a intervenir en los asuntos internos de otros países, a vulnerar la legalidad internacional, a promover guerras civiles… Los resultados (costosísimas derrotas en Afganistán, Irán, Libia, feroz guerra civil en Siria, auge del islamismo radical, masiva llegada de supuestos refugiados a la UE, golpe militar en Egipto, tensiones crecientes en Europa, etc.) debieran advertir a los Clinton y similares de los peligros de tales políticas. Hoy por hoy, es Putin quien tiene razón. ************ Prácticamente todo lo que cuentan los antifranquistas sobre el franquismo es falso. Y lo que cuentan los franquistas, muy insuficiente y simple:pic.twitter.com/rUPtw9Fdlf
Categorías: Interesantes

“Desilusiones y grandes amarguras” (I)

Lun, 2017/11/13 - 11:55

 Batalla de Madrid, de noviembre de 1936

   La batalla de Madrid fue la más importante de la guerra y uno de los grandes mitos de la propaganda izquierdista, junto con la “matanza de Badajoz” y el bombardeo de Guernica. Tuvo realce mundial al presentarse como la primera vez que el fascismo era detenido en Europa, y repercutió hasta en la lejana China, donde Mao instruía: “¿Dónde está el Madrid chino? Estará allí donde se logren las mismas condiciones que en Madrid. Hasta ahora China no ha tenido ningún Madrid, y en adelante debemos esforzarnos por crear algunos”.     La batalla pudo haber sido decisiva en dos formas, y lo resultó en una tercera. Pudo serlo si Franco hubiera tomado la ciudad , pues entonces la guerra habría acabado en pocas semanas o algún mes.    Y pudo ser decisiva por otra razón que la historiografía suele pasar por alto: porque se dio la gran oportunidad de destruir por completo al ejército de Franco. De tal oportunidad eran bien conscientes los jefes del Frente Popular, al punto de haberlo intentado al menos por tres veces.  El aniquilamiento de su ejército de vanguardia no solo habría dejado a Franco sin su instrumento más eficaz y prestigiado, sino que habría elevado a las nubes la moral combativa de sus adversarios. .    El doble fracaso del Frente Popular y de Franco en lograr sus objetivos marca el final de una etapa de la guerra, la de la lucha entre columnas y formaciones pequeñas y poco regulares. A partir de entonces ambos bandos organizaron grandes ejércitos regulares, movilizando cada uno más de un millón de hombres, que se seguirían enfrentando duranto dos años y medio. En este tercer sentido fue determinante la batalla.

_____________

Las fuerzas enfrentadas Se aplicarían en Madrid, en la batalla de noviembre,, entre 15.000 y 20.000 soldados nacionales más otros 10.000 en la sierra, sin propósito de operar en la capital. La punta de lanza del ataque, grupo de columnas que llevaría el peso de la principal penetración, por la Casa de Campo, no llegaría a los 5.000 hombres.    Por su parte, el gobierno disponía de milicias, compuestas por voluntarios y soldados. En ellas se había depositado grandes esperanzas por considerárselas una combinación de iniciativa guerrillera y combatividad política, vertebradas por la instrucción de tropas regulares y de mandos profesionales: esperanzas que no se habían cumplido hasta la fecha. Estas milicias formaban  unidades muy heterogéneas en composición y orientación política. En el curso de la batalla irían aumentando en número y poder de manera considerable.    Pero el elemento que se esperaba decisivo eran las unidades regulares, brigadas mixtas que por aquellos días se organizaban con rapidez y se apostaban sobre las líneas de comunicación de Varela o frente a este. Al llegar a la capital las tropas atacantes, estarían en la defensa unos 30.000 combatientes, muchos de ellos con experiencia de lucha por haberse opuesto, aunque sin éxito, a la Columna Madrid las semanas previas. El número de defensores subió a 50.000 en los días siguientes al 6 de noviembre. A ellos había que sumar un número también muy elevado de los que en el exterior amenazaban a las columnas del asalto a Madrid. Las tropas de Madrid las mandaría el general Miaja, asistido por el eficiente coronel Rojo y asesorado directamente por oficiales soviéticos, algunos muy expertos, entre los que destacaba Gorief . Las fuerzas del exterior de Madrid las mandaba el general Pozas.    De no menor importancia fue la llegada, en aquellos días, de los aviones soviéticos, que en cantidad y calidad desbordaban a sus adversario (pasaría tiempo hasta que la técnica alemana se pusiera a su altura, aunque los aviones italianos eran comparables a los soviéticos). Además llegaron remesas de tanques armados con cañón y ametralladora, más pesados y netamente superiores a los carros de sus adversarios, que no portaban cañón. También eran superiores  en artillería los defensores, llegando a una proporción de 2 a 1, y contaban con la gran ventaja de posiciones más favorables por su mayor altura y facilidad de ocultamiento. Asesoraba la artillería el soviético Vóronof, que se distinguiría en la II Guerra Mundial por sus gigantescas preparaciones artilleras.    Lo exiguo de las fuerzas atacantes hacía también que no pudieran explotar a fondo sus éxitos lanzando a la lucha reservas de las que casi carecían, ni emprender maniobras de amplio radio de acción . Esta limitación no la padecían los defensores de Madrid, que ya la venían observando, y gracias a ella las tropas populistas habían podido rehacerse una y otra vez.    Así pues, la tarea impuesta a la Columna Madrid de Varela era claramente desmesurada: conquistar con escasas tropas y armamento ligero una ciudad de un millón de habitantes, defendida por ttropas mayores y mejor armadas. La orden de Franco solo se entiende como un intento de última hora de adelantarse al reforzamiento de sus enemigos, confiando en hundir por completo  su moral, ya muy tocada con la caída de Badajoz. Hechos como la huida de Azaña el 18 de octubre, o la del gobierno en pleno el 6 de noviembre, parecían abonar tales esperanzas.    Posición de los contendientes A veces la inferioridad de fuerzas se compensa con superioridad de posición. Mas no era este tampoco el caso. Los atacantes tenían que dispersarse para proteger una larga línea desde Toledo, se hallaban lejos de sus bases, al contrario que el enemigo , con comunicaciones largas y difíciles, expuestas a ataques desde los costados. Y tampoco habían logrado apoyarse en la defensa natural del río Jarama, dejando especialmente expuesto su flanco derecho, por el que sería atacados una y otra vez.    Los defensores, en cambio, se encontraban con una retaguardia inmediata y maciza, moviéndose en líneas interiores, con la reserva en principio inagotable de la población madrileña y la protección de la enorme masa de edificios, donde se diluía la superioridad de la Columna Madrid para la maniobra en campo abierto.    Además, al acercarse al Manzanares, los atacantes se veían obstaculizados por un foso dominado por las alturas de la orilla opuesta, desde la que era fácil observar sus movimientos y bombardearlos con más precisión que a la inversa.    Sin duda, pues, a su inferioridad numérica y  material unían los nacionales una inferioridad de posición marcadísima, la cual volvía en extremo aventurados sus movimientos. Con tal realidad contaron los defensores para lanzar una y otra vez sus contraofensivas.

El problema real

  El plan de ataque de Varela permitía solo una limitada sorpresa, ya que cualquier audacia, como la de un proyecto auspiciado por Yagüe, de atacar por Cuatro Caminos, contraería riesgos muy elevados. Sin embargo aun ese grado de sorpresa quedó anulado al caer el plan de ataque en manos de los defensores, en vísperas del Día D.    Las condiciones generales en que se planteaba el combate hacen de este un caso muy poco común en la historia militar. Para el historiador el problema no es por qué Madrid resistió (lo asombroso sería que hubiese caído), sino más bien el por qué no llegó a ser aniquilado el ejército asaltante.    Que los populistas eran conscientes de su superioridad material, a despecho de interpretaciones a posteriori, lo demuestra la prensa de aquellos día. Y lo demuestra, sobre todo, el que intentaran reiteradamente cercar y destruir a sus enemigos, en contraofensivas generalmente bien diseñadas

 

 (De “Desilusiones y grandes amarguras”, en la revista del Ateneo de Madrid Ayeres, septiembre de 1990)
Categorías: Interesantes

Política inmediata y política de fondo

Dom, 2017/11/12 - 11:28
 Centenario de la Revolución Bolchevique | Crisis de régimen 
https://youtu.be/WAjgRoukok8 *************************   Como puede entenderse fácilmente, cada uno de los cinco puntos aquí señalados(http://www.piomoa.es/?p=6273) requiere una fundamentación intelectual, por un lado, y una destreza explicativa inmediata por otro. Es decir, deben ser explicados de manera clara y atractiva, cosa que solo requiere cierta destreza. Observen cómo lo que podemos llamar zapaterismo ha hecho cambiar la opinión de mucha gente a base de presentar de manera atractiva muchas aberraciones: de pronto el aborto era un derecho; el homosexismo una cuestión de tolerancia y democracia, el separatismo también era asunto de democracia, tolerancia, convivencia, etc.; la recompensa a la ETA una muestra de dialogo civilizado y hasta de derrota del terrorismo; la “memoria histórica” significaba “restañar heridas”, avanzar en la democracia  y asegurar una convivencia más sana; la conversión de las fuerzas armadas en un ejército cipayo al servicio de intereses ajenos, en definitiva los intereses concretados en Gibraltar, una muestra de modernidad, lealtad y fiabilidad de España para sus “aliados”. Etc. etc.  Es decir, los mismos hechos que socavan la convivencia, la libertad, a la propia España, que justifican y premian el delito,  se presentan como todo lo contrario. Y los partidos, perfectamente de acuerdo en todo ello, crean constantemente opinión pública utilizando sin tregua los medios de masas. Todos invocan la democracia, desde la ETA o Podemos al PP, el PSOE o la Esquerra… todos resultan a cada cual más demócrata, progresista y moderno. Lo cual priva de sentido a esas palabras.     Y todo esto ha calado mucho en la opinión pública, después de tantos años de distorsionar la realidad, empezando por la realidad histórica, por lo que contrarrestar su efecto no será nada fácil. Podría resultar fácil si hubiera grandes medios al efecto, pero irlos ganando o construyendo llevará tiempo.    En un nivel inmediato, una política alternativa debe quitarles esas banderas y dejar al descubierto el engaño. Eso requiere más habilidad y agudeza práctica que otra cosa, es la política del día a día, pero también es algo superficial, y al final quedaría en agitación vana si no va subtendida por una profundización intelectual. Parte de esa profundización, basada en la historia, es precisamente este programa de “Una hora”, que realizamos con plena independencia, sin subvención alguna ni dependencia de ningún partido, pero que puede ser aprovechada por cualquier partido que quiera presentar una alternativa a la actual putrefacción de la politica. Es una labor más a largo plazo que la labor política inmediata, y debe dirigirse sobre todo a ir conquistando la  universidad, que es donde se forjan las ideas que luego adoptan los partidos y mucha gente.    Por eso insistimos a nuestros oyentes, los que comprendan la trascendencia de este trabajo, en la necesidad de participar en la labor, cosa que pueden hacer de muchas formas: divulgando al máximo este programa en las redes sociales o por otros medios; formando tertulias con amigos para discutir estos temas u otros; contribuyendo económicamente al mantenimiento de Una hora con la Historia. En la actualidad solo son 82 oyentes los que colaboran  mensualmente con entre 5 y 200 euros, la gran mayoría mayoría con cifras bajas. Pero son estas cifras bajas precisamente las que más importarían si el número de contribuciones fuera alto. Por ahora logramos lo justo para ir tirando, sin plantearnos otras actividades posibles o campañas de publicidad. Debe reconocerse que son muy pocos todavía los que se sienten motivados por esta tarea, cosa por otra parte típica de la derecha, que tradicionalmente no ha entendido la importancia de la historia, su relación con la actualidad,  y la necesidad de apoyo económico. Por contraste, Podemos hizo alguna campaña de apoyo económico de este tipo, de microfinanciación, y obtuvo varios cientos de miles de euros. A veces conviene tomar ejemplo del contrario. Repetimos el número de cuenta al que pueden aportar: BBVA ES09 0182 1364 3302 0154 3346

**********************

 Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

 https://www.amazon.es/dp/B075L82G5B/ref=sr_1_6?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1505330466&sr=1-6&keywords=p%C3%ADo+moa

Categorías: Interesantes

Lenin o el triunfo del espíritu

Jue, 2017/11/09 - 08:44

 Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

 https://www.amazon.es/dp/B075L82G5B/ref=sr_1_6?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1505330466&sr=1-6&keywords=p%C3%ADo+moa

*********************** Es llamativo que el cien aniversario de la revolución bolchevique, entre el 7 y el 8 de noviembre según nuestro calendario haya pasado casi sin pena de gloria, a pesar de que condicionó tan profundamente la historia del siglo XX, y que sus consecuencias duran en muchos aspectos hasta hoy. Se trató de la primera evolución marxista de la historia, y ahora mismo muchos movimientos ideológicos actuales, tipo feminismo, homosexismo, ecologismo, indigenismos en América y otros, los mismos separatismos, tienen raíces más o menos precisas o diluidas en aquella revolución. Puede decirse que fue la revolución de Lenin en un sentido preciso: para llevarla a cabo tuvo que enfrentarse a unas condiciones materiales “objetivas” absolutamente contrarias, y enfrentarse incluso a su propio partido bolchevique, a la mayoría de sus dirigentes. Para empezar, el marxismo, al menos en su esencial carácter revolucionario, estaba siendo abandonado por los “revisionistas” alemanes, que constataban que la predicción de que el capital explotaría y empobrecería más y más al proletariado no se cumplía, sino que era posible explotar las libertades burguesas para mejorar progresivamente. Y el partido marxista alemán, socialdemócrata (nacido como marxista revolucionario), era el único con verdadero poder en los países industrializados, ya que en Francia el marxismo había calado poco, y mucho menos aún en Inglaterra o Usa.  La referencia de las izquierdas rusas era Alemania. En segundo lugar, la revolución de febrero (marzo) había ocurrido estando Lenin exiliado: tardó un mes en volver, y un mes en aquellas circunstancias es mucho, cuando los demás partidos habían tomado posiciones de poder y dirección. En tercer lugar, la idea de Lenin de transformar aquella revolución “burguesa” en “proletaria” no era compartida por casi nadie. La idea general, entre los marxistas, era que, siendo Rusia un país mayoritariamente agrícola y poco industrializado (aunque se industrializaba a buen ritmo), era imposible allí una revolución socialista. Había que apoyar a la burguesía hasta  que el país se hubiera industrializado lo suficiente y creado un proletariado masivo. Esa idea la compartían muchos en el propio Partido bolchevique. En cuarto lugar, prácticamente todo el mundo, partidos y gente común, apoyaban la formación de una Asamblea Constituyente propuesta por el Gobierno Provisional, también La idea de Lenin era precisamente evitar aquella asamblea y sustituir el poder del Gobierno provisional por el poder de los soviets. Pero casualmente esa idea no la tenían los soviets en absoluto, y en ellos los bolcheviques eran muy minoritarios. La “materia”, las “condiciones objetivas”, mostraron su peso en las jornadas de julio, cuando el soviet de Petrogrado se negó a tomar el poder, los bolcheviques fueron ilegalizados y Lenin pasó a la clandestinidad. Claro que al mismo tiempo el gobierno provisional fracasó en su Ofensiva Kérenski”, pero los bolcheviques quedaron desacreditados y acusados de agentes de Alemania (lo que, objetivamente, eran). El fracaso influyó en un mayor aislamiento de los bolcheviques y de Lenin dentro de ellos. Solo en septiembre se repondría algo cuando los soviets frustrasen el golpe de Kornílof. Pero, aunque el Gobierno Provisional estaba cada vez más desacreditado, los soviets no se opusieron a Kornílof en pro de un poder socialista, sino de uno burgués. La consigna “todo el poder a los soviets”, no calaba en los propios soviets, y Lenin, consciente de que se opondría a la mayoría material de aquellos consejos, entendía el asunto de otra manera: sería su partido, por medio del Comité Militar Revolucionario, el que tomara realmente el poder mediante un golpe típico, y después lo “ofreciera”, por así decir, al II Congreso de los soviets, para que este no tuviera más remedio que “aceptarlo”. Y esto fue exactamente lo que sucedió, aunque muchos sovietistas lo rechazaron y el poder real quedó, por supuesto, en manos del partido, con apoyos del ala más extrema de los social revolucionarios. Cuando, en enero, se celebró por fin la Asamblea Constituyente, los bolcheviques volvieron a quedar en minoría , pues  el Partido Social Revolucionario casi lo duplicó en votos. Pero Lenin usó el poder para hacer inefectivas sus decisiones. En fin, partiendo de una situación prácticamente imposible, Lenin consiguió imponer su revolución mediante un golpe de estado. Pero fue una revolución, realmente totalitaria, primera marxista de la historia y que daría lugar a muchas otras. En solo treinta y pocos años un tercio de la humanidad vivía en regímenes inspirados por el de Lenin, e incluso, algo después, un país comunista pequeño y atrasado lograba derrotar a la superpotencia useña, y otro se había instalado en las mismas barbas del Tío Sam.  Un impulso expansivo como no se conoce otro en la historia. Nadie habría podido imaginarlo en los meses entre marzo y noviembre del 17. Lenin demostró una voluntad de hierro, una capacidad de cálculo y una comprensión profunda de algunas realidades. No dudó en volver a Rusia bajo protección del Estado Mayor alemán, que por su propio interés financió también su propaganda destructiva en el ejército ruso. Entendió que se había formado un doble poder, y que la palanca para destruir el proceso de marzo podían ser los soviets. Luchó y amenazó dentro de su propio partido para conseguir suficiente apoyo, aunque vacilante, a sus planes, sin poder evitar que algunos como Kámenef y Zinóvief, le sabotearan abiertamente. Consiguió llevar a sus posiciones a alguien como Trotski, que tuvo una importancia excepcional encabezando el soviet de Petrogrado y organizando técnicamente el golpe. Stalin  y otros también estuvieron de su parte. Diseñar la estrategia, convencer a un número suficiente de los suyos, arrastrar a masas considerables y lograr el éxito en solo siete meses y contra fuerzas contrarias que parecían abrumadoras, puede decirse que fue un triunfo del espíritu sobre la materia, por parte del materialista Lenin. Diríamos que fue espíritu, aunque malo, o malo, aunque espíritu. La consigna con la que llevó inconscientemente a las masas en la dirección querida fue “Paz, Pan y Tierra”. La paz se transformó en una guerra civil feroz que pudo acabar con cerca de diez millones de personas entre los combates, el terror y las epidemias causadas por la situación. El pan se transformó en grandes hambrunas y regiones enteras desabastecidas. La tierra fue distribuida, pero solo como prólogo a su total expropiación y “colectivización” socialista. El espíritu juega estas pasadas. Y en la dictadura del proletariado, el proletariado quedó sometido a un poder que le negaba incluso el derecho a la huelga, pues ¿cómo van a hacer los obreros huelga contra su propio poder?  Con la consigna de autodeterminación de las nacionalidades pasó algo semejante: ¿Cómo va a rebelarse un pueblo contra un poder que le ha salvado de la tiranía y le garantiza la autodeterminación?  El espíritu enloquecido. Lenin era también un teórico de altura. Frente a los revisionistas justificó la necesidad de la revolución en general, y también en Rusia pese a su atraso industrial. Coincidía con los revisionistas en que el capitalismo, por entonces, ya no era el de libre competencia, sino un capitalismo financiero-industrial, globalizado e interpenetrado (muchos creen que estas cosas son nuevas). Los revisionistas creían que ello creaba buenas condiciones para pasar pacíficamente al socialismo. Lenin, por el contrario, consideraba que ese gran capital internacional simplemente reducía a pura farsa los parlamentos y los gobiernos, que pasaban a depender directamente de los intereses del capital financiero o imperialista,  de los cárteles y trusts, etc.,  por lo que las libertades burguesas se convertían en una enorme mentira. Y que en esa farsa los revisionistas representaban el papel de agentes desmoralizadores del proletariado, sobornados gracias a las superganancias obtenidas de las colonias. Pronosticó que, lejos de asegurar la paz, ese nuevo tipo de capitalismo desencadenaría guerras mundiales, y ahí pareció acertar. La guerra imperialista debía ser transformada en guerra civil para acabar de una vez con el capitalismo. Desgraciadamente para él, la realidad material fue muy otra: los obreros, lejos de ser internacionalistas y pacifistas, apoyaron a sus respectivos países en la gran guerra. De todas maneras, Lenin supo aprovecharla en Rusia, contra todos. Fue un triunfo del espíritu. Del mal espíritu. Trataremos estas cosas este sábado  a las 21, 30  en “Una hora con la historia”, Radio Inter, OM 918
Categorías: Interesantes