Dichos, actos y hechos — Pío Moa

Distribuir contenido
Más España y más democracia
Actualizado: hace 1 hora 7 mins

Todos contra VOX

Hace 13 horas 22 mins
*Creo que VOX ha recogido los votos de muchos que se han sentido sin voz en todos estos años, marginados por los demás partidos o encadenados por el “voto útil”. Y que son muchos más que los que le han votado ahora. *VOX debe entender que los demás partidos, sin excepción, son enemigos cerrados suyos, y el más peligroso el PP. Y debe diferenciarse de modo sustancial de todos ellos o entrará en el “club”, en la condición de  ”alegraor”. *Los temas que más pueden diferenciar a VOX son aquellos que más intentan silenciar los demás partidos: la memoria histórica, la ideología de género, la política internacional (en la que está todo por elaborar), la colonización cultural, Gibraltar *Un programa diferente debe tener por lema el de esta blog: “Más España y más democracia”. Porque las dos cosas están en serio peligro, socavadas tenazmente en los últimos cuarenta años. *El Doctor está en el poder con apoyo de los separatistas. ¿Qué hay de nuevo? ¿No han estado también el PP y el PSOE? *PP y PSOE, especialmente el primero, han apoyado a su vez y financiado a los separatismos, incluso cuando no necesitaban sus votos. *Al señalar la complicidad del PP con los separatismos, siempre se olvida que comparte el grueso de la ideología con el PNV y CyU, los cuales, con ayuda del PP, han “educado” a sus paisanos en el separatismo y han vaciado de estado las respectivas regiones. *También se olvida que en la complicidad del PSOE con la ETA entra de modo fundamental la común ideología socialista, antifranquista y antiespañola.

La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

*************** ¿Qué aconsejaría usted a VOX? Este partido ha tenido un crecimiento explosivo, lo cual está muy bien porque ha roto el muro de silencio bajo el que querían asfixiarlo los demás. Pero también resulta peligroso, sobre todo cuando aún no tiene bien definidas sus ideas en muchos terrenos, lo que está propiciando ciertas inclinaciones sospechosas. Dejando eso aparte, otro de sus problemas es la organización. Creo que no debe organizarse simplemente en el plano de los cargos políticos, sino impulsar otro tipo de organismos a un nivel más ideológico. Por ejemplo: la memoria histórica, la ideología de género, la OTAN y la UE,  la colonización cultural, etc., deberían dar lugar a una especie de talleres de ideas en torno al partido, que llevaran a cabo su propio trabajo de elaboración de un discurso, difusión y creación de  opinión pública. Porque el hecho es que el régimen salido del 78 está en crisis a mi juicio irreversible, y su podredumbre está contagiando a la nación y a la democracia. Si creemos que, en definitiva, no pasa nada especialmente grave  y que se trata de poner un remiendo aquí y otro allá, contribuiremos al mal. Consideremos la memoria histórica, que a usted parece preocuparle especialmente, ¿qué se podría hacer? Me preocupan incluso más otros problemas, pero este es ahora mismo el que ofrece un flanco más débil. Para cometer sus fechorías, tanto los separatistas como sus cómplices o los eurosatelizantes  se amparan fraudulentamente en la bandera de la democracia. Es preciso arrebatarles esa bandera, sin la cual se vienen abajo. La memoria histórica es precisamente un ataque frontal a la democracia e indirectamente a España, por eso están todos de acuerdo en ella, desde la ETA o Podemos hasta el PP. Quiero decir que, incluso si su versión de la historia concordara básicamente con los hechos,  seguiría siendo totalitaria en la medida en que fuera dictada e impuesta por el poder.  Yo nunca me he opuesto a que izquierdas y separatistas den sus versiones; son ellos los que intentan silenciar las contrarias, porque en el fondo saben que de otro modo las suyas se derrumbarían. El manifiesto contra esa ley infame, publicado en  este blog debería ser adoptado por VOX, y deberían recogerse firmas, no en gran número, sino, por ejemplo, un centenar de personalidades significativas, intelectuales, políticos y periodistas. Con ello tendría repercusión en la opinión pública, y a partir de ahí podrían ir adhiriéndose otras muchas personas. Este es un ejemplo de lo que podría hacerse. VOX ha tenido un gran acierto llevando a los golpistas a los tribunales y a la cárcel, y debe seguir por ahí, con iniciativas que lo distingan de la actual ciénaga política. De este modo, usted se erige en mentor de VOX sin pertenecer siquiera a ese partido. –No me erijo en mentor de nadie. Solo expongo iniciativas prácticas a partir de un análisis político. Yo vengo sufriendo también el mismo muro de silencio que VOX. Sin embargo mi trabajo no ha dejado de tener cierto eco. Como usted verá, actualmente asistimos a una reanudación de la “ofensiva antifranquista” en el cine, la literatura y los medios. Y eso se debe a que se han dado cuenta de que estaban perdiendo terreno desde hace años. Y esa pérdida de terreno se debe fundamentalmente, lo digo sin jactancia, a mi labor y la de muy pocos, poquísimos más. He explicitado la significación histórica del franquismo y del antifranquismo, y aunque casi nadie me ha secundado de modo claro, por lo menos se ha ido creando en ciertos medios un ambiente distinto, y distinto también de un franquismo que nunca entendió a aquel régimen. Pues bien, si tan pocas personas hemos logrado eso, si todo el aparato antifranquista ha tenido que volcarse de nuevo en su demagogia, es claro que el antifranquismo es mucho más débil de lo que parecía. ¿Pero no es caer en una trampa esa reyerta al parecer eterna entre franquismo y antifranquismo, cuando la guerra terminó hace ochenta años y el franquismo hace cuarenta? Esa reyerta, como usted la llama, es esencial. Piense por un momento lo que fue el Frente Popular: una alianza de totalitarios y separatistas con el aditamento ornamental de unos republicanos golpistas. Pues bien, el antifranquismo actual vuelve a ser precisamente lo mismo,  y es lo que está pudriendo la democracia y poniendo en peligro la propia subsistencia de España, como pasó justamente en los años 30. Esos partidos pueden ser enemigos entre sí, pero les une el antifranquismo, con el contenido político actual que acabo de exponer y que da lugar a muchas leyes y medidas políticas. Porque, claro, también las leyes de género son “antifranquistas”, e igualmente las medidas separatistas  o eurosatelizantes, etc. ¿Hay algo más actual que eso? Quien dice que “hay que superar eso y mirar al futuro” está completamente ciego ante la realidad actual, y cree que mirar a lo que no se puede ver solucionará las cosas.  La lucha contra la memoria histórica es la lucha por la libertad y por la continuidad de España.

Los Mitos Del Franquismo (Historia) introduccion a su historia-pio moa-9788490608449 de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

************    Manifiesto contra la ley de memoria histórica. La ley de memoria histórica pretende imponer a la sociedad una versión partidista del pasado español y por ese mero hecho adquiere carácter antidemocrático y totalitario, compatible solo con regímenes del tipo de Corea del Norte, la Cuba castrista o China. Constituye en sí misma una seria amenaza para las libertades de expresión, investigación y cátedra garantizadas por la Constitución. El tema central de dicha ley es una valoración negativa del régimen anterior a la democracia y de su principal figura, Francisco Franco. Quizá es demasiado pronto para tener una perspectiva histórica ecuánime sobre ambos, pero no debe ocultarse que las valoraciones hoy predominantes y a menudo subvencionadas,  proceden de puntos de vista y propagandas elaborados y sostenidos por el antiguo Partido Comunista –única oposición real al régimen de Franco, que no tuvo ninguna oposición democrática significativa– y por los partidos separatistas. No debe olvidarse tampoco que el comunismo ha impuesto, allí donde se ha establecido, la privación de las libertades más básicas junto con hasta cien millones de víctimas. Estos meros datos permiten calibrar la solvencia de sus críticas y valoraciones, que en cualquier caso no deben convertirse bajo ningún pretexto en dogmas impuestos. Hemos podido comprobar en estos años los efectos de dicha ley, con la que recientemente ha querido darse un paso más persiguiendo con multas y cárcel a los discrepantes, algo nuevamente propio de regímenes como los mencionados más arriba. Efectos como la utilización propagandística y emocional de las víctimas de un solo bando y sin discriminar entre inocentes y culpables de crímenes; exigencias de censura en los medios contra la libertad de expresión; típico adoctrinamiento ideológico totalitario en las escuelas; incentivación de odios sociales reminiscentes de los que desgarraron a la república, manifiestos en ataques cada vez más frecuentes a locales, iglesias y sentimientos religiosos de la mayoría de la población; incremento de agresiones, incluso ya algún asesinato; escalada de  despotismos e ilegalidades separatistas y ultraizquierdistas y, en general perturbaciones crecientes de la convivencia cívica en paz y en libertad.    Por todo ello, los abajo firmantes exigimos la urgente derogación de una ley tiránica  incompatible con la libertad y la igualdad de todos los españoles. Es hora de acabar con esta peligrosa anomalía, hija de una propaganda totalitaria y  que perturba peligrosamente la democracia.

 

Categorías: Interesantes

Perspectivas políticas

Lun, 2019/06/17 - 09:40
*Algunos líderes de VOX parecen creer que se les ha votado para conseguir respeto de las pandas de golfos políticos que han llevado al país al golpe de estado permanente. *Algunos líderes de VOX creen, como Naranjito o la banda de Casado, que el futuro de España se escribe en inglés. *Reitero a mis lectores la conveniencia de enviar a VOX protestas claras por su política lingüística  contraria al español y la cultura española. Es ahora cuando pueden corregirse esas derivas.

*VOX no tiene aún una doctrina de política exterior para España. No debe aceptarse la satelización política y la colonización cultural impuesta por los demás partidos.

*La línea que está siguiendo VOX aceptando chanchullos electorales con unos y con otros puede llevar a ese partido a desinflarse o ser fagocitado por el PP. Cuando se le votó como alternativa a todos ellos. *¿Quién dice que VOX es extrema derecha? Los que han apoyado y financiado los separatismos, colaborado con la ETA, corrompido el país, impuesto leyes totalitarias, satelizado a España… ¿Quiere VOX hacerse respetable a esa chusma? ************

Los Mitos Del Franquismo (Historia) introduccion a su historia-pio moa-9788490608449 de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

Algunos artículos que ha publicado recientemente en el blog datan de hace siete años. Parece que en ese tiempo usted no ha avanzado nada con sus denuncias, como si usted predicase en el desierto. ¿No cree que puede estar equivocado? – Todos podemos estar equivocados. Por mi parte trato de analizar las derivas que sigue España desde hace mucho, empezando por la falsificación sistemática de la historia. Algunos creen que eso no tiene relevancia política actual, pero vaya si la tiene. El auge de los separatismos, la satelización y colonización progresiva de España, las leyes antidemocráticas… Todo eso arraiga en la falsificación del pasado. Ahora bien, aunque la sociedad está bastante embrutecida por tantos años de distorsión de la realidad, existe bastante gente que siente disgusto e indignación por el rumbo que siguen las cosas. Sin embargo, y esto es lo realmente grave y para mí lamentable, se trata de personas muy pasivas, con poquísimas excepciones,  que viven con cuatro tópicos y no aprecian los análisis un poco complicados. Tienen mentalidad de espectador, como decía Julián Marías: no se les ocurre pensar en lo que pueden hacer sino que se quedan mirando “lo que va a pasar”, especulando y lamentándose. Y a menudo tienen un concepto muy falso también del pasado. A muchos les gustan mis análisis y denuncias pero muy pocos, realmente casi ninguno, hace uso de ellos. Es una especie de cabreo sordo y sin salida.  – Usted diría, entonces que clarificar el pasado es la clave para superar los problemas actuales? –Clarificar el pasado es esencial pero no suficiente. Si planteamos la neutralidad de España, por ejemplo, debemos recordar los inmensos beneficios que ha reportado al país. Pero la situación mundial ahora es muy distinta de la de principios del siglo XX o de los años 40,  y también de la guerra fría. Todo eso debe ser analizado en profundidad. Yo he expuesto unos principios para ese análisis en distintos libros, en Una hora con la Historia, en este mismo blog. ¿Por qué de la denuncia y el análisis no surge nada positivo,  aunque VOX ha adoptado en algunos aspectos una postura algo más elaborada? Por lo que le he dicho, por esa pasividad predominante. ¡Es que ni siquiera difunden los análisis, los argumentos, los libros ni las frases agitativas a su disposición! Excepto un número muy pequeño, claro, y que además prácticamente no aumenta desde hace quince años, más bien creo que disminuye.  ¿Por qué las denuncias razonadas no se transforman en organización y movimiento? No lo sé, y no puedo dedicarme, aunque lo he intentado, a esa transformación. ¿Cambiará esto? Quién sabe. A estas alturas ni me preocupa. Doy por hecho que lo que escribo no saldrá de un pequeño gueto a su vez mayoritariamente con muy poca iniciativa, y eso no puedo cambiarlo. Creo que en todo caso mi tarea es esta, es lo que puedo hacer, y el futuro nadie lo conoce, aunque haya millones de pasmarotes mirando hacia él. –Podría pensarse que es usted derrotista o radicalmente pesimista. –No, nada de eso. Usted mira el panorama y tal como van las cosas  comprende que no hay mucho bueno que esperar, es así y no hay que soñar en las nubes. Pero la historia va por donde le parece y siempre da sorpresas. No suele suceder lo ineluctable, sino lo imprevisible, creo que decía Keynes. En todo caso, acertado o equivocado, mi trabajo ahí queda para quien quiera aprovecharlo.

 

Categorías: Interesantes

Contra la gibraltarización de España / Evolución de la cultura europea

Dom, 2019/06/16 - 07:27

En “Una hora con la Historia”: El falso páramo cultural del franquismo y el auténtico de la actualidad: https://www.youtube.com/watch?v=7XFEXMGmiw8

Esta semana trataremos la estrategia del Partido Comunista en el franquismo

**
El círculo del poder: https://www.youtube.com/watch?v=ioEp1xDny3Y&t=2464s

****************

En una ocasión, en tuíter, el líder de VOX Espinosa de los Monteros, se jactaba de que sus hijos estudiaban en inglés y que eso era “el futuro” (lo mismo dicen Naranjito y los demás politicastros que padecemos: el español ya viene siendo el pasado. Repliqué a Espinosa que eso era un ataque a España. Y un ataque mucho más peligroso que los acosos separatistas en Vascongadas,  Valencia,  Cataluña o Galicia. Porque estos no podían acabar con el español en sus regiones, ya que el español es una lengua mucho más potente en todos los sentidos. Pero el inglés sí puede acabar con el español porque es hoy mucho más potente culturalmente. De hecho así se plantea ya, precisamente, la enseñanza llamada bilingüe. En apariencia se presenta como una igualdad entre el español y el inglés, lo que ya es un desplazamiento del español en España y a favor de una lengua extranjera (aparte de ser ilegal y anticonstitucional: la lengua general de España es el español. La norma en España es pisotear la legalidad en cuestiones clave, ya desde el principio de la transición). Pero no existe siquiera tal igualdad en la práctica, pues el bilingüismo presenta el inglés como la lengua de la ciencia, la economía, el comercio, la milicia, el arte, el pensamiento, la moda, la música… En otras palabras, se trata de desplazar el español a lengua secundaria, doméstica y de subculturas en la propia España, de esterilizarlo culturalmente.    De hecho así está ocurriendo ya, y aceleradamente. Basta pasear incluso por pueblos de España para observar la presencia del inglés en la publicidad, los nombres de las empresas o de otros modos, incluso en zonas alejadas del turismo. Para qué hablar en las turísticas o en las grandes ciudades. En la universidad se estimula el inglés contra el español en publicaciones y tesis. La OTAN impone el inglés como lengua superior en el ejército y lo mismo pasa con la UE en muy diversos órganos. El proceso se desarrolla de modo subrepticio, como si no fuera nada importante sino “de cajón”, sencillamente “útil” y al nivel de los tiempos modernos, la globalización y demás. Hasta hay anuncios de escuelas infantiles donde prometen que los niños aprenderán a hablar en inglés antes que en español. La publicidad te amenaza con que si no sabes inglés no podrás encontrar empleo, y en muchos casos, en la propia administración, se exige el inglés innecesariamente.  Viene a ser una especie de gibraltarización de todo el país, impulsada muy activamente por partidos y políticos.   El inglés solo puede enseñarse en España como idioma extranjero, que es precisamente lo que es, útil o interesante para unos y no para otros, sin imposiciones. Pero en relación con el idioma existe en políticos, periodistas e intelectuales, muy mayoritariamente, la misma insensibilidad y ausencia de cultura que  en relación con la democracia: a casi nadie parece importarle la imposición de leyes totalitarias. El asunto es gravísimo, y lo vengo denunciando hace bastantes años. Pero la denuncia no da pie al necesario movimiento de rechazo. En parte es lógico. Mucha gente se indigna pero si la indignación no se transforma en organización, multiplicación de la denuncia y acciones concretas, se queda en un cabreo sordo y fastidioso. Desde aquí propongo a mis lectores el paso a la etapa consiguiente a la mera denuncia. La consigna “Contra la colonización cultural por el inglés” debe impulsar un movimiento y, por lo pronto, la protesta dentro de VOX contra los anglómanos que haciéndose los patriotas son los peores enemigos de nuestra cultura.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

*********

Europa y su destino –Su libro sobre Europa, entonces, ¿constituye una crítica del liberalismo? No obstante usted suele proclamarse liberal. –No es una crítica propiamente, más bien una descripción de cómo ha funcionado históricamente. Por resumir muchísimo el esquema, este podría ser así: el origen de Europa como cultura es el cristianismo y Roma, incluyendo en Roma a Grecia. Ahora bien, el vehículo de la cultura clásica ha sido también el cristianismo, que integra la fe más o menos heredada del judaísmo, aunque profundamente transformada, con la razón. Estas dos cosas, fe y razón no ser armonizan fácilmente, están siempre en conflicto, cosa que se percibe claramente en cuanto Europa se asienta superando las grandes invasiones que amenazan sumirla en la barbarie. En su desarrollo, la pugna entre razón y fe da lugar a la escisión protestante, rebelión de la fe contra la razón; y posteriormente al movimiento contrario, la Ilustración. La Ilustración no es el triunfo de la razón, que no da lugar a conclusiones de ineluctable valor universal, sino a ideologías contradictorias. La I Guerra Mundial se dio principalmente entre regímenes liberales; la segunda entre tres ideologías, liberalismo, marxismo y nazismo. Después de esta, Europa y su cultura ha entrado en una profunda decadencia. –Y a todo esto, ¿dónde queda el cristianismo? ¿Ha desaparecido? –Bien, como señalo en el libro, después de los desastres de la Revolución francesa, el Terror, las Guerras Napoleónicas, podría haberse dado un potente resurgir cristiano, en especial católico. Algo así como esto: “¿habéis visto a lo que llevan esos racionalismos e ideas prometeicas (las considero así, ya explicaré por qué), y el abandono de la fe, o mejor dicho, la sustitución de la fe en el Dios cristiano por la fe en la Diosa Razón?”. Sin embargo, el cristianismo no ha encontrado el discurso y el impulso espiritual necesarios. Es una evidencia. El cristianismo continuó decayendo y hoy el problema no ha hecho más que agudizarse. Estamos ante una nueva época histórica, ante problemas de un peligro creciente, incluida la autodestrucción de la especie humana. ¿Pueden abordarse esos problemas desde la tradición cristiana? Desde luego, eso no está ocurriendo, al menos no ocurre de modo satisfactorio. Pero los problemas y su angustia exigen ser abordados, con unos criterios u otros. De hecho así ocurre: se proponen diversos análisis y soluciones desde las ideologías, pero a su vez resultan poco satisfactorios.

 introduccion a su historia-pio moa-9788490608449 de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

 

 

 

Categorías: Interesantes

VOX en la trampa / Lo que debemos a Usa.

Sáb, 2019/06/15 - 09:47

En “Una hora con la Historia”: El falso páramo cultural del franquismo y el auténtico de la actualidad: https://www.youtube.com/watch?v=7XFEXMGmiw8

****************

El mayor peligro para VOX es el de quedar como un PP menor y con matices. Esto es lo que le está ocurriendo en las actuales elecciones, una vez  cayó en la trampa de exigir respeto para entrar en el club y poner por encima de todo la expulsión del Doctor o de Carmena.  Como decían muchos comentaristas, el programa de VOX para la autonomía y el ayuntamiento de Madrid es casi idéntico al del PP. Y sin embargo VOX ha tenido la oportunidad de diferenciarse netamente con tres exigencias básicas: *Eliminación de la ley de memoria histórica por antidemocrática, sectaria, falsaria  y fomentadora de odios *Eliminación del bilingüismo en la enseñanza. La Constitución no hace de España un país bilingüe con predominio del inglés. No al desplazamiento del español. El inglés debe estudiarse como lengua extranjera. *Eliminación de todas las subvenciones a la ideología de género, orgullos gay y similares. Con estos tres puntos (puede haber más), que pueden explicarse fácilmente, VOX se manifestaría como una verdadera alternativa y no como un partido más, algo más radical aquí y allá. Y, no menos importante, daría a voz a un número de ciudadanos que están hartos de las políticas de PP, PSOE y C´s. Ciudadanos marginados y reprimidos sistemáticamente por los demás partidos. ¿Son muchos o pocos ciudadanos? Quizá de momento sean pocos, debido a tantos años de manipulación antiespañola, pero si las cosas se explican bien, son susceptibles de aumentar mucho. VOX se encuentra en una encrucijada. Sus votos son los de la gente que detesta la actual política. En las últimas elecciones perdió un millón de votos, justamente por haber rebajado la intensidad de su mensaje.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

********************

Lo que el mundo debe a Usa.

Usted ha dicho que España no debe nada a Usa, pero debe admitir que una gran parte de las comodidades y avances técnicos de que disfrutamos los españoles vienen de allá. ¿No es eso una deuda real? –Sí, lo es. Desde finales de la II Guerra Mundial, Usa ha sido puntera en casi todo, y solo podemos mirar en nuestro entorno, el cambio enorme que han producido los ordenadores, internet, los móviles, etc., para darnos cuenta. Todo eso ha venido fundamentalmente de allá. Se puede decir que en ese terreno todo el mundo está en deuda con Usa, indudablemente. También puede decirse que si tenemos ordenadores es porque somos capaces de pagarlos, pero, en definitiva, en estas cosas la idea es lo esencial, y las idea vinieron de allí. Pero yo hablo de otro plano, otro tipo de deudas: en el terreno político, militar y económico. –Pero en el terreno político, usted defiende la democracia. Y no puede negar que se trata también de un invento useño. – Defiendo la democracia a condición de que se reelabore la idea y se analice su evolución histórica. La democracia como “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” es useña, pero no es real. El pueblo no puede gobernar, sino que es gobernado necesariamente, y la misma idea de pueblo debe reelaborarse. La representación del pueblo en el poder, que se parece más a la idea de democracia, es más antigua que Usa, está en la Escuela de Salamanca y  antes todavía en los comienzos del parlamentarismo, que ocurren en España, concretamente en León. Claro que no era una representación “del pueblo”, sino de unos sectores de él, la burguesía, pero la idea ya estaba ahí. En La guerra civil y los problemas de la democracia he esbozado algunas líneas de pensamiento, que obviamente deben desarrollarse, pero hoy España es un país intelectualmente plano, la democracia es solo una palabra mágica y el intento de debatir no tiene respuesta. –Pero usted defiende al mismo tiempo al franquismo, que obviamente no era democrático, sino que incluso se proclamaba antidemocrático. Aunque hablase de “democracia orgánica”. –Todo eso son problemas a estudiar. Creo quela única democracia posible es la liberal. Pero si esta se quiere aplicar radicalmente, termina disgregando la sociedad, devolviéndola al “estado de naturaleza”, que nunca existió en la historia pero que ese liberalismo radical haría posible, pues no habría ningún criterio por encima del interés individual. Ahora bien, ¿por qué en Usa la democracia ha funcionado tan bien que ha convertido al país en el primero del mundo en casi todos los terrenos? Porque hay otros factores ideológicos y psicológicos cohesionadores  que impiden que las tendencias disgregadoras se impongan hasta el fin. Uno de esos factores es el patriotismo o nacionalismo, muy fuerte allí, también lo es el mito del “gobierno del pueblo”, que habla del “pueblo”, no del “individuo”. Factores como esos mantienen la cohesión social a pesar de que las tendencias e ideologías disgregadoras son también allí muy fuertes; y son además sanas si se mantienen en ciertos límites. Pero exportada a sociedades más débilmente cohesionadas, la democracia liberal puede tener efectos devastadores. Los tuvo en España y eso motivó la guerra civil y el franquismo, que salvó lo más básico: la nación, la Iglesia (que también fue un factor de cohesión, pero creo que ya apenas lo es), la propiedad privada, la familia tradicional. Fue preciso poner coto por  la fuerza a las fuerzas disgregadoras que habían llevado al país a la guerra, pero al mismo tiempo el franquismo, al conseguir la mayor cohesión y estabilidad social, el abandono de los odios,  ha permitido volver a la democracia… aunque nuevamente se están volviendo muy peligrosos los elementos de disolución social.  He intentado analizarlo en varios libros. –Según se entiende, usted cree que el liberalismo extremo tiende a disolver la sociedad. Pero los peligros que usted miso denuncia son más bien los totalitarismos, las ideas y partidos antidemocráticos. –Sí, una cosa no se opone a la otra. La dinámica liberal, en ausencia de cualquier freno, disuelve la sociedad por la idea del individuo soberano. Pero el individuo no es soberano, vive en sociedad y depende mucho de la sociedad, que limita y condiciona su libertad necesariamente. Además, psicológicamente el individuo tiende a agruparse de mil maneras y a muchos niveles, y a reaccionar contra la libertad de otros, que puede considerar lesiva, asociándose incluso en grandes masas. Aunque parece contradictorio, el totalitarismo es el otro polo del individualismo liberal. Esto ya lo previó Tocqueville, y la historia le ha dado la razón. En mi libro sobre Europa enfoco el siglo XX europeo como la crisis del liberalismo a raíz de la Primera Guerra Mundial. Creo que es un punto clave. En este blog procuraré ir desarrollando estas ideas.

Los Mitos Del Franquismo (Historia) introduccion a su historia-pio moa-9788490608449La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

******************

Manifiesto contra la ley de memoria histórica. La ley de memoria histórica pretende imponer a la sociedad una versión partidista del pasado español y por ese mero hecho adquiere carácter antidemocrático y totalitario, compatible solo con regímenes del tipo de Corea del Norte, la Cuba castrista o China. Constituye en sí misma una seria amenaza para las libertades de expresión, investigación y cátedra garantizadas por la Constitución. El tema central de dicha ley es una valoración negativa del régimen anterior a la democracia y de su principal figura, Francisco Franco. Quizá es demasiado pronto para tener una perspectiva histórica ecuánime sobre ambos, pero no debe ocultarse que las valoraciones hoy predominantes y a menudo subvencionadas,  proceden de puntos de vista y propagandas elaborados y sostenidos por el antiguo Partido Comunista –única oposición real al régimen de Franco, que no tuvo ninguna oposición democrática significativa– y por los partidos separatistas. No debe olvidarse tampoco que el comunismo ha impuesto, allí donde se ha establecido, la privación de las libertades más básicas junto con hasta cien millones de víctimas. Estos meros datos permiten calibrar la solvencia de sus críticas y valoraciones, que en cualquier caso no deben convertirse bajo ningún pretexto en dogmas impuestos. Hemos podido comprobar en estos años los efectos de dicha ley, con la que recientemente ha querido darse un paso más persiguiendo con multas y cárcel a los discrepantes, algo nuevamente propio de regímenes como los mencionados más arriba. Efectos como la utilización propagandística y emocional de las víctimas de un solo bando y sin discriminar entre inocentes y culpables de crímenes; exigencias de censura en los medios contra la libertad de expresión; típico adoctrinamiento ideológico totalitario en las escuelas; incentivación de odios sociales reminiscentes de los que desgarraron a la república, manifiestos en ataques cada vez más frecuentes a locales, iglesias y sentimientos religiosos de la mayoría de la población; incremento de agresiones, incluso ya algún asesinato; escalada de  despotismos e ilegalidades separatistas y ultraizquierdistas y, en general perturbaciones crecientes de la convivencia cívica en paz y en libertad.    Por todo ello, los abajo firmante exigimos la urgente derogación de una ley tiránica  incompatible con la libertad y la igualdad de todos los españoles. Es hora de acabar con esta peligrosa anomalía, hija de una propaganda totalitaria y  que perturba seriamente la democracia.

Propongo este breve manifiesto, que puede ser firmado por gran número de personas reconocidas,  para recoger firmas cuanto antes.  Creo que VOX puede hacerlo suyo. Es necesario que partidos y políticos y periodistas se retraten de una vez en relación con una ley totalitaria que amenaza a toda la sociedad.

 

Categorías: Interesantes

Una ley contra la monarquía, la Iglesia y la democracia

Vie, 2019/06/14 - 12:47
La ley de memoria histórica la defienden fraudulentamente haciendo una analogía con las que en Alemania prohíben dudar del holocausto o negarlo. Con ello intentan cerrar la boca a cualquier discrepancia. La pretensión es asombrosa, porque lo único  ocurrido en España parecido al holocausto, es decir, un genocidio, ha sido una de las mayores persecuciones religiosas de la historia, de un sadismo inconcebible. Y los autores de la memoria histórica se identifican política o ideológicamente con los autores de aquel genocidio, por el que nunca han demostrado el menor sentimiento de culpa. Por lo demás, Alemania nunca ha sido el modelo máximo de democracia en Europa, y en otros países con más tradición en ese sentido sí está permitido dudar del holocausto o negarlo (otra cosa es que los argumentos o datos de los negacionistas sean convincentes historiográficamente, claro está). Para trazar un paralelo entre el nazismo y la España de Franco, los autores de la memoria histórica utilizan una campaña permanente de supuestas informaciones sobre asesinatos masivos atribuidos al franquismo,  cuyos restos en unas 2.000 fosas comunes  afectarían a 130.000-150.000 personas. Se habla de casi tantas fosas comunes como en Camboya, un nuevo dato interesante, porque en Camboya los crímenes los realizaron los comunistas, con quienes muestran cierta identificación los autores de la memoria histórica al presentar a los comunistas españoles como demócratas. El fraude se aprecia a simple vista: el promedio de víctimas en esas fosas sería de unas 70. Este número nunca se alcanzó en ninguna exhumación, pese a que, lógicamente, muchas tendrían que estar muy por encima de tal número.  Se afirma asimismo que entre 2007 y 2011 se habrían recuperado “cerca  6.000 restos” en 370 exhumaciones, lo que da una media bastante inferior a los 20 por fosa. En los 19 años que llevan de campaña se afirma (aunque las cifras varían según las fuentes, desde luego) haber exhumado en 740 fosas  a unas 9.000 “víctimas del franquismo y la guerra civil”, lo que da una media de 13 personas escasas por tumba. Importa señalar el confusionismo intencionado entre “víctimas del franquismo” y de “la guerra civil”, cosas muy diferentes. Pues con toda certeza entre las supuestas víctimas se encuentran caídos en combate y enterrados apresuradamente por los dos bandos, como también víctimas de persecuciones y represalias entre los partidos del Frente Popular, que fueron ciertamente cruentas.   Está claro que buscan algún “Paracuellos” de izquierda, y afirmaron haberlo encontrado una vez en Granada, dándole máxima publicidad, pero que resultaron huesos de perros y cabras.    No existe ningún informe fidedigno de estas actividades extremadamente partidistas y falsarias (pues no solo no tienen en cuanta las víctimas contrarias, sino que quieren hacer pasar por demócrata al Frente Popular, compuesto de totalitarios marxistas, separatistas, anarquistas y golpistas. Según informaba el periódico digital La Paseata  el 12 de febrero de 2018, solo el 30% de las subvenciones dedicadas a la memoria se dedicaron a abrir fosas, y el 70% a actividades de propaganda. La brutal izquierda española siempre fue experta en estas campañas, que fueron una de las causas que condujeron a la guerra civil. La campaña se ha mantenido gracias sobre todo al PP, que nunca ha cumplido su evidente deber democrático de exigir información fidedigna o de investigar por su cuenta ese inmenso fraude. Y ello a pesar de que algunos, como yo mismo, hemos proporcionado elementos muy suficientes para promover dicha investigación.  Pero el PP ha tenido a bien contribuir al silencio y la marginación de la verdad. Como decía Cicerón, la verdad no se corrompe solo por la mentira sino también por el silencio. Con ello, el PP se ha convertido en el mayor cómplice de una maniobra que no solo atenta contra la verdad histórica, sino contra la monarquía y la Iglesia, cuya supervivencia se debe precisamente al régimen demonizado por los farsantes y falsario de una memoria totalitaria. Porque lo más significativo de todo ello es que para llevar a cabo estas campañas han necesitado vulnerar la Constitución, la democracia y las libertades básicas. Y no podía ser de otro modo, porque la democracia viene justamente del franquismo, que al derrotar a un frente popular totalitario-separatista, construyó una sociedad próspera y libre de los viejos odios, que hoy intentan resucitar los partidos delincuentes de la memoria histórica, o cómplices de ella
Categorías: Interesantes

Muy importante: la ley de memoria histórica debe ser derogada ya

Jue, 2019/06/13 - 17:02
La ley de memoria histórica pretende imponer a la sociedad una versión partidista del pasado español y por ese mero hecho adquiere carácter antidemocrático y totalitario, compatible solo con regímenes del tipo de Corea del Norte, la Cuba castrista o China. Constituye en sí misma una seria amenaza para las libertades de expresión, investigación y cátedra garantizadas por la Constitución. El tema central de dicha ley es una valoración negativa del régimen anterior a la democracia y de su principal figura, Francisco Franco. Quizá es demasiado pronto para tener una perspectiva histórica ecuánime sobre ambos, pero no debe ocultarse que las valoraciones hoy predominantes y a menudo subvencionadas,  proceden de puntos de vista y propagandas elaborados y sostenidos por el antiguo Partido Comunista –única oposición real al régimen de Franco, que no tuvo ninguna oposición democrática significativa– y por los partidos separatistas. No debe olvidarse tampoco que el comunismo ha impuesto, allí donde se ha establecido, la privación de las libertades más básicas junto con hasta cien millones de víctimas. Estos meros datos permiten calibrar la solvencia de sus críticas y valoraciones, que en cualquier caso no deben convertirse bajo ningún pretexto en dogmas impuestos. Hemos podido comprobar en estos años los efectos de dicha ley, con la que recientemente ha querido darse un paso más persiguiendo con multas y cárcel a los discrepantes, algo nuevamente propio de regímenes como los mencionados más arriba. Efectos como la utilización propagandística y emocional de las víctimas de un solo bando y sin discriminar entre inocentes y culpables de crímenes; exigencias de censura en los medios contra la libertad de expresión; típico adoctrinamiento ideológico totalitario en las escuelas; incentivación de odios sociales reminiscentes de los que desgarraron a la república, manifiestos en ataques cada vez más frecuentes a locales, iglesias y sentimientos religiosos de la mayoría de la población; incremento de agresiones, incluso ya algún asesinato; escalada de  despotismos e ilegalidades separatistas y ultraizquierdistas y, en general perturbaciones crecientes de la convivencia cívica en paz y en libertad.    Por todo ello, los abajo firmante exigimos la urgente derogación de una ley tiránica  incompatible con la libertad y la igualdad de todos los españoles. Es hora de acabar con esta peligrosa anomalía, hija de una propaganda totalitaria y  que perturba seriamente la democracia.

*********

Propongo este breve manifiesto, que puede ser firmado por gran número de personas reconocidas,  para recoger firmas cuanto antes.  Creo que VOX puede hacerlo suyo. Es necesario que partidos y políticos y periodistas se retraten de una vez en relación con una ley totalitaria que amenaza a toda la sociedad.

 

 

Categorías: Interesantes

El gran éxito económico del franquismo en los años 40 y 50

Mié, 2019/06/12 - 21:10
El 22 de junio de 2011 publiqué en Libertad Digital el artículo de más abajo. Los datos estadísticos están extraídos del nada franquista estudio Estadísticas históricas de España, coordinado por A. Carreras y X. Tafunell. Cabría añadir otros, como el aumento de la estatura media, indicio de mejor alimentación, etc. pero creo que los ofrecidos son bastante contundentes. Hay que añadir: el enviado soviético al Comité de No intervención, Iván Maiski, trataba de impresionar al inglés, lord Plymouth, con las amenazas que una Alemania instalada en España haría pesar sobre el Imperio  británico. Plymouth le contestó: “No hay tal problema. El país quedará destrozado en la guerra y para reconstruirse necesitará dinero, y los únicos que podremos prestárselo somos nosotros. E impondremos nuestras condiciones”. No hubo ayuda ni tampoco condiciones, sino una hostilidad e intento de aislamiento para provocar una hambruna en España. Intento que fue igualmente derrotado. España es el único país de Europa occidental que se reconstruyó con sus propias fuerzas,  sin deber nada a nadie y lo hizo con auténtica brillantez, dadas las circunstancias tan adversas que hubo de afrontar, no solo el aislamiento sino también la guerrilla comunista o maquis. Nunca en varios siglos tuvieron los españoles más razones para confiar en sí mismos.    Una última observación: dada la ínfima calidad intelectual y sectarismo de nuestra universidad, de la que salen deformados tantos políticos y periodistas, los mitos más evidentemente falsos se mantienen como si no estuvieran refutados, envenenando así la propia convivencia social. Mientras quienes conocen la realidad se callan casi todos, por timoratería o cobardía  moral ante el matonismo de los profesionales del mito. Uno de los éxitos más indiscutibles del franquismo fue el económico. Durante más de una década España fue el país europeo de más rápido crecimiento, acercándose con rapidez a la media de las economías más opulentas del continente, al punto de que muchos economistas calculaban que en una década más superaría a Italia e Inglaterra. Esto, por sí solo, constituye un éxito histórico sin precedentes ni consecuentes, pues no se repitió. “Sí –admiten de mala gana los antifranquistas viscerales–, pero ¿y qué me dice de los años 40 y 50, de autarquía, hambre y miseria, en que apenas se logró volver a las cifras del republicano 1935? Aquellos fueron años realmente perdidos”. Esto de los “años perdidos” se ha instalado como un tópico irrefutable en un país de tópicos (como tantos otros, por lo demás). Aun si tuvieran razón, deberían reconocer la capacidad de corregirse del franquismo. Pero es que además hubo menos pérdida de la pretendida. Ante todo, no debe compararse esa época con 1935 –el mejor año, económicamente hablando, de la república–, y menos si la comparación viene de la izquierda, que considera ese año como parte del “nefasto Bienio Negro”. La comparación debe establecerse con la primera mitad de 1936, dominada por el Frente Popular y en la cual la economía se hundió, pura y simplemente. O con las exitosas medidas adoptadas por la izquierda durante la guerra, que destrozaron el aparato económico en su zona y llevaron el hambre a extremos que no se repetirían. Años De Hierro, Los (Historia Del Siglo Xx)Precisamente uno de los problemas más difíciles de la posguerra, causa en buena medida de un repunte del hambre, fue el de rehacer y asimilar la desbaratada economía de la zona frentepopulista. Un problema no muy disímil del que debió afrontar la Alemania reunificada con relación a la Alemania Oriental, pero en circunstancias mucho más arduas, por no decir dramáticas. Dejando esta breve consideración metodológica, veamos las cifras. Los años 1940 y, sobre todo, 1941 fueron los más duros de la posguerra, porque al problema arriba mencionado se sumó el de la guerra europea, cuya inmediata repercusión fue la restricción al comercio español impuesta por Inglaterra. Ello mantenía nuestra economía a medio gas y aumentaba la miseria. A pesar de lo cual la situación mejoró con bastante rapidez, y en pocos años el hambre, medida por el índice de muertos, había vuelto a las cifras de la república. Este fue sin duda un logro importante, ante unas tremendas adversidades. Al terminar la guerra mundial, en 1945, otros muchos índices habían superado ya a los de 1935. Así, el número de escuelas superaba en más de diez mil el del máximo año de la república (19.500 para niños, 19.000 para niñas y 14.500 mixtas), y lo mismo la proporción entre alumnos y maestros; y para 1950 habían aumentado mucho más. Se duplicó el número de alumnos de enseñanza media con respecto a la república, mientras que el de universitarios había subido en casi un 40%. La mortalidad infantil, una de las más altas de Europa, descendió en un 41%, y la esperanza de vida al nacer pasó de los 50 años de la república a los 62 de esa “década de hambre y miseria”. Los Mitos Del Franquismo (Historia)También crecieron la producción y el consumo de energía eléctrica y cemento, y otros índices significativos. Y ello a pesar de ingentes dificultades, porque la neutralidad de España fue recompensada con una política de aislamiento que buscaba deliberadamente provocar la máxima pobreza para empujar al pueblo a sublevarse contra Franco. Sin contar el maquis, intento comunista de volver a la guerra civil, hoy tan ensalzado por tantos cretinos o malintencionados. A menudo oímos: “En todo caso, el crecimiento de Italia, Francia, Alemania o Inglaterra fue muy superior después de la guerra mundial”. Cierto, pero en 1947 esos países estaban en situación desastrosa, y para rehacerse y evitar el peligro revolucionario recibieron los cuantiosos créditos del Plan Marshall, negados a España, y no sufrieron nada parecido al aislamiento, sino todo lo contrario. Pero vayamos a los datos más generales. Ni en los 40 ni mucho menos en los 50 permaneció España estancada económicamente, como a menudo se lee –y como sí lo estuvo en gran medida bajo la república–. Lo curioso son las grandes discrepancias en las cifras ofrecidas por los diversos economistas. Según Prados de la Escosura, la tasa anual de crecimiento durante los años 40 fue del 1,1%; P. Schwartz la eleva al 1,4, Carreras al 1,7, Alcalde Inchausti al 2 y Naredo al 3,8. Dados ciertos indicadores como los mencionados arriba, parecen probables las cifras más altas, y partiendo de ellas Fernández de la Mora (hijo) cree que ya en los años 40 se superó la renta media del mejor año republicano. Las discrepancias son más fuertes todavía en lo referente a los años 50: Prados estima un crecimiento anual del 4,4%; Schwartz da un 5,6, Alcaide un 7,16, el Consejo de Economía Nacional (CEN) un 7,24 y Fernández de la Mora un 4,6. A partir de 1954, no obstante, la unificación de criterios del CEN y los estudios detallados del Banco de Bilbao, casi coincidentes, reducen las diferencias de cálculo. Sonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)  Hacia 1953 desapareció el racionamiento (como en Inglaterra, por ejemplo), y dejaron de cuantificarse los muertos por hambre porque dejó de haberlos, por primera vez en nuestra historia. En esa década el analfabetismo casi desapareció entre los jóvenes, y la esperanza de vida media se situó en los 69,9 años, al nivel de los países más avanzados de la época. No hubo nada, por tanto, de “años perdidos” en lo económico (ni en la cultura ni en otros muchos aspectos). A menudo se los descalifica como “años de autarquía”. Pero el balance de aquella autarquía no es, como vemos, tan malo. Se trataba de una mezcla de lo que Velarde Fuertes llama “economía castiza” –muy proteccionista, resumida en el arancel Cambó, abolido a principios de los 60– y de las imposiciones del aislamiento internacional. Era hacer de la necesidad virtud. Y sacarle el máximo partido, que, como vemos, no fue tan malo, dadas las circunstancias.  Como pasa con todas las recetas económicas, la de los años 40 y 50, llamada “autarquía” –que en gran parte fue hacer de necesidad virtud ante la hostilidad exterior– terminó agotándose. Franco tuvo la suficiente flexibilidad para no empeñarse en una política económica ya sin perspectivas, y el cambio generó la época de mayor crecimiento económico de España antes o después

*****************

En “Una hora con la Historia”: El falso páramo cultural del franquismo y el auténtico de la actualidad: https://www.youtube.com/watch?v=7XFEXMGmiw8

Categorías: Interesantes

Historia y ficción / El lado moral de la crisis

Mié, 2019/06/12 - 11:31
El falso páramo cultural del franquismo y el auténtico páramo cultural hoy: https://www.youtube.com/watch?v=7XFEXMGmiw8  

*****************

** Carlos Caballero Jurado: El  autor de Sonaron gritos y golpes a la puerta retrata magníficamente la relación existente entre la Guerra Civil y la División Azul (…) La DA, por lo excepcional de su historia, se presta inmejorablemente a sacarle “jugo literario”. Son demasiados ya los autores que escogen el escenario de la DA para narrarnos historias más o menos rocambolescas, casi siempre con desconocimiento de su historia y vicisitudes. Moa ha corregido tan peligrosa inclinación y nos ofrece un relato históricamente impecable: no inventa a capricho hechos o circunstancias , sino que acomoda sus personajes a lo que fue en realidad la campaña, con descripciones de extraordinario realismo (…). No como Soldados de Salamina, de Cercas, cuya presunta base histórica es insostenible (…)  Pero  Moa no trata de engañar a nadie  ya que califica esta obra como creación literaria.  Eso le da derecho a construir sus personajes con libertad, dotándoles de unos perfiles psicológicos, de unas historias personales, de unas trayectorias biográficas fruto de su creatividad (…) Como todas las novelas, tiene diferentes “niveles”  de lectura. Hay problemas psicológicos, vivenciales que mueven a los personajes, incluyendo las relaciones sentimentales. Hay análisis ideológicos, donde se retrata el debate entre las concepciones políticas que agitaron el siglo XX (…) Hay novelas que se te caen de las manos al poco de empezarlas, Desde luego, este no es el caso”.  **Stanley Payne: La novela me interesó mucho por la capacidad que tiene para recrear  ambientes.  En esto,  lo mejor no es España sino Rusia.  Además a  veces el lenguaje es muy vivo y las conversaciones por eso buenas, aunque también hay altibajos. Es tal vez más un relato histórico que novela pura.  Un error, me  parece, es que empiezas con edades demasiado jóvenes para los  principales, así que el lector no entiende por qué pueden ser tan  independientes y complicados.  Habría sido mejor empezar con 18 años para Carmen y 20 para los hombres…   ** Ángel Maestro: La condición de historiador asoma desde el comienzo (…) con tipos muy representativos como el asesino del padre del protagonista (…) El estilo de Moa prescinde de todo barroquismo.  Más se asemeja  a un estilo barojiano que a un Blasco Ibáñez, por poner dos ejemplos (…) En absoluto personajes librescos sino vivos,  inmersos en ambas medidas de heroismo y de vileza, y también seres con reacciones normales ayunas de tales méritos y deméritos. (…) Utiliza una técnica de bisturí que pone al desnudo todo lo que la terrible lucha en el frente del Este tuvo de más deleznable (…) La tercera parte refleja las intrigas en un Madrid finalizada la guerra mundial y la ilusión de cómo los Aliados acabarían con el régimen de Franco, trayendo la proyectada venganza implacable contra los defensores del mismo.  (…) Los componentes de las partidas,   los agentes camuflados del aparato del Partido Comunista, las contrapartidas, etc. , confieren a esta tercera parte un ritmo vivaz, siempre en el estilo naturalista sin artificiosidades. La novela (…) despierta desde las primeras páginas el afán y la curiosidad infatigable por conocer el desarrollo y desenlace de la misma. Al finalizar el lector se encontrará además con un hecho totalmente inesperado, pleno de sorpresa y casi de estupefacción.

Sonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)

**************

(Blog, 18 de junio de 2012)

El hecho de que los responsables políticos de la actual ruina se vayan “de rositas”, sonrientes y triunfantes, parece sugerir que la economía no tiene que ver con la política: “Es una crisis internacional”, arguyen, que a España le ha tocado como a otros países. Además,  ¿quién sabe, en definitiva, como funciona la economía? Si se supiera con un buen grado de certeza, no habría tantos economistas y tantas escuelas de economía, análisis y propuestas diferentes para remediar la crisis. Casi nadie previó los resultados de un período de euforia, porque es muy difícil predecir y la mayoría de las predicciones se equivocan. Por tanto, ¿qué culpa tienen los políticos si las cosas han ido mal?  La gente los eligió, luego dejó de elegirlos, y eso es todo. Por otra parte, ¡a ver quién era el guapo que en el período de euforia hacía ajustes y recortes! La gente los echaría rápidamente del poder a favor de quien le hiciera promesas más bonitas. Algo hay de eso,  pero no es todo, pues según tal punto de vista, los políticos serían irresponsables, es decir, por encima (o debajo) de la moral.  Los mismos que ahora dicen eso podían decir hace poco que en definitiva la política es ante todo la gestión de la economía. Sobre esa base, los gobernantes tendrían que ser ante todo economistas… aunque en economía hay muchas escuelas y recetas. Al margen de ello, Zapatero prometía el oro y el moro (pleno empleo, superación de Alemania, etc.) contra los avisos de personas más expertas. Cuando la crisis llegó como un puñetazo, la agravó con sus medidas y declaraciones. ¿No tuvo responsabilidad por ello?  Siempre hubo avisos de que el país iba por mal camino, pero los políticos eligieron la vía del fraude para mantenerse en el poder y, por supuesto, tienen grave culpa por sus efectos. Insistamos: la entrada en el euro se pintó como la seguridad de una economía en crecimiento estable e indefinido, la seguridad de las pensiones, etc., etc., al parecer sin otra contrapartida que los ajustes hechos por Aznar para sanear la economía. Esto fue mucho más que un error, fue un engaño puro y simple, no porque los políticos supieran realmente lo que iba a ocurrir, sino porque prescindieron de cualquier análisis con cierta perspectiva general y sacrificaron ilegalmente gran parte de la independencia de España. Claro que la Constitución, precisamente por estar mal hecha, ha sido pisoteada desde el principio por unos y otros. El interés nacional, que en ningún caso puede consistir en sacrificar la soberanía, no fue tenido en cuenta por nuestros desdichados políticos. Un amigo me decía hace unos días: “o hablamos de interés nacional o hablamos de economía”, dando a entender que son cosas distintas cuando no opuestas. “Si hablas de economía sin tener en cuenta el interés nacional –le respondí–  no estás hablando de nada, solo de abstracciones vacías”. Las naciones son una realidad histórica y muy actual, por más que muchos teorizantes lleven dos siglos afirmando que están obsoletas y que lo que cuenta es “la humanidad”, “el proletariado”,  “Europa”, “la globalización” o cualquier otra abstracción. España es una comunidad de cultura con un estado, asediada insidiosa y tenazmente por todos los frentes,  y cuando hablamos de economía aquí nos referimos a la española, precisamente y a las políticas para fomentar su prosperidad sin atentar contra el interés nacional. El interés nacional ha sido invocado a menudo para hacer demagogia económica, pero la demagogia consiste en España, desde hace muchos años, en lo contrario: en pretender que la economía, el bienestar material de los españoles, se opone precisamente al interés nacional, y que los problemas propios de una nación desaparecen al ampliarlos al nivel europeo. Que vendiendo la soberanía por un plato de lentejas, las lentejas serían ya infinitas y cada vez más sabrosas. Que la alternativa solo podía ser la miseria y la inflación, “la máquina de tirar billetes”. Y sofismas baratos por el estilo. Y todo esto es un problema político y, por supuesto, moral. La moral siempre ha predicado la autonomía del individuo –extensible a la comunidad nacional–, la prudencia, el autorrespeto para respetar a los demás,  la existencia de valores generales por encima del interés inmediato y la inconveniencia de adorar al becerro de oro. Cada una de estas prédicas ha sido sistemáticamente desoída por nuestros dirigentes, y la gente o demasiada gente, seducida, se ha comportado con el hedonismo pedestre y ostentoso de los nuevos ricos, endeudándose sin tasa mientras los partidos le decían que eso era bueno, es más, que era “lo bueno”,  nada de qué preocuparse. Aparentemente, la crisis consiste en que nos hemos endeudado excesivamente, sacrificando no ya el derecho de primogenitura al plato de lentejas  sino el mismo interés económico a largo plazo al beneficio inmediato. Decía que el eje de la sociedad humana no es la economía, sino la moral y finalmente la religión. Dejaremos esta por ahora para ceñirnos al evidentísimo componente moral de la crisis, del que seguramente hay algunas lecciones que sacar, empezando por la responsabilidad exigible a los dirigentes, si hemos de vivir en un sistema civilizado. Hay otros aspectos relacionados con la moral. En un diálogo de los pastores de Porriño se proponían ideas para generar empleo: fomentar el juego, fomentar la prostitución y fomentar la delincuencia. Considerada la economía al margen de la morallas tres “salidas” pueden funcionar y de hecho funcionan en muchos países.

 

Categorías: Interesantes

Cuando la clave de todo parecía la crisis económica / Un himno gay

Mar, 2019/06/11 - 08:46
*Un político español, y menos el rey, no debería aceptar títulos u honores de la potencia que invade y coloniza España. Lo contrario exhibe la ignominia más profunda a que los políticos conducen al país. *Desde el momento en que Inglaterra invade el territorio español, la amistad y alianza con ella es en realidad sumisión servil y perruna.   *España no tiene conflictos con Rusia, y menos puede todavía darle lecciones de democracia teniendo aquí leyes totalitarias. Pero nuestros gobiernos provocan a ese país por cuenta ajena, bajo mando ajeno y en lengua ajena.   *Lo más acorde con los intereses y posición de España es la vuelta a la neutralidad. Una neutralidad no hostil a la OTAN, pero sí independiente de ella y sus aventuras. **************

 (En este blog, 30 de junio de 2012. Desde entonces la crisis se ha superado parcialmente, pero los problemas de más fondo se han agravado)

Contra lo que suponen los utopistas, no hay, en economía o en cualquier otra actividad humana, ninguna receta  que no tenga contrapartidas negativas y que deje de conducir en un momento u otro a una crisis. Incluso las fórmulas más felices se agotan, entre otras razones porque su éxito modifica las condiciones iniciales en que se aplicó y crea condiciones nuevas que obligan reformar o sustituir la fórmula envejecida. Así, la sociedad española del siglo XVI fue extraordinariamente exitosa, en algunos aspectos la más exitosa del mundo entonces, pero las circunstancias fueron cambiando  y obligando a adoptar nuevas ideas. La decadencia de España en el siglo XVII podría resumirse en el hechizo por fórmulas anticuadas y el horror por las novedades. A su vez, las crisis, dentro de su penosa negatividad, suelen ofrecer elementos para superarlas. Por lo que respecta a las crisis económicas, ninguna de ellas ha llegado a derrumbar, hasta ahora,  el llamado capitalismo, pese a los agoreros marxistas y otros,  que veían en cada una de ellas el prólogo a la caída del sistema. En España, la crisis económica viene mezclada con otras dos: una política –ante todo las tendencias disgregadoras hijas de una transición mal desarrollada— y otra moral, manifiesta en el empeño de casi todos los partidos por romper o disolver a España: más “Europa”, pregonan con desvergüenza, al paso que imponen el inglés como lengua privilegiada de cultura y de  presencia casi cooficial en los espacios públicos y la enseñanza—,  y en el ataque  sistemático a la familia y a la cultura cristiana. Viene a ser el agotamiento  del modelo elaborado en la transición, roto por Zapatero. No existen frente a la compleja crisis fórmulas simples ni de efectos mágicos, pero en su tratamiento debe  encontrarse un eje fundamental de actuación que repercuta en el conjunto o sirva de hilo de Ariadna para resolverlo, ya que es imposible abordar al mismo tiempo todos sus aspectos. Ese eje podría consistir en el adelgazamiento del estado.  Hoy parece evidente que un problema clave del país es la inflación del aparato estatal, cinco veces mayor que  el existente al morir Franco, así como del número de  políticos, en su mayoría ignorantes y demagogos. Esta inflación ha traído, además, una alta dosis de corrupción y parasitismo, siendo quizá el factor que más ha fomentado la triple o cuádruple crisis actual. Se objeta que en otros países europeos el peso del estado y el número de funcionarios es parejo o superior. Cierto, pero ellos tampoco están nada bien económicamente, aparte de que  las condiciones generales e históricas no son iguales. Y no tienen el gravísimo problema de la deslealtad de partidos regionales que usan su poder y los medios del propio estado para socavar la nación. Creo que en el adelgazamiento y agilización del estado podría estar la vía para ir solucionando la crisis múltiple del país, si un partido fuera capaz de estudiarlo, defenderlo y convencer a la opinión pública. Se trataría, por una parte, de eliminar gran número de empleos públicos y cargos innecesarios o parasitarios, quizá hasta un millón, lo que exigiría un estudio cuidadoso. No estoy seguro de que por cada empleo público eliminado se creen 2,8 en el sector privado, al menos a corto plazo, como dice Roberto Centeno,  pero en todo caso  ese saneamiento disminuiría la necesidad de impuestos y con ello estimularía la inversión privada.  Las políticas actuales, en cambio, crean un círculo vicioso: aumentan la deuda estatal (hasta el punto de que podríamos endeudarnos solo para seguir pagando los intereses, en una espiral suicida) y  al elevar los impuestos atacan la economía y la inversión privadas, con lo que el aumento de los impuestos podría llevar al estado a recaudar menos y necesitar mayor endeudamiento… Sin contar que la credibilidad del gobierno ante los mercados es muy baja, por sus estimaciones poco claras de la verdadera situación económica, lo que repercute en el aumento de los intereses. Y por otra parte se trataría de una racionalización de los organismos del estado (desde las Cortes a los ayuntamientos), disminuyendo fuertemente el número de sus políticos, así como controlando los sueldos de estos (la actual casta política está radicalmente en contra: http://www.youtube.com/watch?v=nyOtjisVFT0). Otro punto coordinado sería la responsabilización de los políticos por su gestión. Asistimos al espectáculo de que los políticos causantes de la semirruina del país actúan como si no tuvieran la menor responsabilidad al respecto: se van tranquilamente con sueldos, pensiones y prebendas, o siguen haciendo demagogia en los partidos. Este solo hecho provoca la desmoralización ciudadana y tiende a pudrir el sistema.  Los gobiernos anteriores deberían ser juzgados por su promoción  y tratamiento de la crisis económica,  además de por su colaboración con banda armada y similares. Y otros debían ser inhabilitados durante un largo período para ejercer cargos políticos. Lo cual tendría que completarse con medidas como la clara delimitación de las competencias centrales y regionales, con la recuperación por el estado central de la enseñanza, quizá también de la sanidad; lo primero, sobre todo, en Cataluña y Vascongadas, donde la enseñanza pública se ha convertido en un instrumento de propaganda antiespañola Por consiguiente, un programa de urgencia podría tener como eje y primer punto el adelgazamiento de un estado obeso y enfermo. Un programa de saneamiento político-económico que seguramente repercutiría en todos los demás terrenos: un estado más eficiente en una España más sana y fuerte. ¿Algún partido podría plantear así las cosas? Ver otro blog sobre la “reconversión”. ************************************ Sr. Moa: creo que al Día del Orgullo Gay le falta una cosa: un himno. Sugiero que podría ser  la célebre canción de Violeta Parra “Quiero un hijo guerrillero”, transformada en “Quiero un hijo mariquita, el más preciado laurel”, o algo así. Creo que entre los aficionados a su blog hay uno con buena capacidad versificadora, Katakrok, y él podría componer la letra adecuada. Es una sugerencia. Incluso podría ser “Quiero un padre mariquita y una madre lesbiana”, en fin, ya sabe usted, la inversión de valores (y en valores), el orgullo y tal y tal.  Además, la adaptación mostraría el cambio de ideología en la izquierda, porque antes la izquierda era más homófoba, como le dicen ahora, que la derecha. ¿Por qué se ha vuelto homosexualista, como dice usted? Solo por una cosa: la izquierda odia la cultura occidental que siempre ha llamado capitalismo, y la religión, así que todo lo que vaya contra eso le parece de perlas.  Manuel Rodríguez.

 

Categorías: Interesantes

La mayor catástrofe de la historia de España, después de la invasión islámica / Oro de Moscú

Lun, 2019/06/10 - 08:06
*En España todo el mundo es demócrata: ETA, Podemos, golpistas catalanes, racistas PNV, sus cómplices PP y PSOE… Pero no existe pensamiento o cultura democrática, y cada uno la entiende como quiere. *La llamada democracia española admite leyes de tipo norcoreano como la de memoria histórica o las de género. Y admite las ilegalidades y abusos de los separatistas hasta el golpe de estado permanente. Y pretende dar lecciones a otros, como Rusia. *La llamada democracia española sateliza políticamente la nación a la potencia que invade su territorio por Gibraltar. Estimula la colonización cultural por el inglés y obliga al ejército a intervenir en operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en lengua ajena. *España tiene una Constitución que ha sido sistemáticamente vulnerada por todos los partidos. No obstante, unos se dicen “constitucionalistas” y otros “anticonstitucionalistas”. Y mucha gente cree la farsa.

***************

 de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera)) introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

    Para España, la invasión napoleónica fue una catástrofe radical, que iba a condicionar su historia durante más de un siglo. Desde el final de la Reconquista,  y excepto la de Sucesión, ninguna guerra importante se había librado en el interior del país, que se había salvado de contiendas religiosas y civiles y de grandes invasiones mucho mejor que la mayoría de los países europeos. Pero esta costó cientos de miles de muertos, una brutal destrucción de recursos económicos y de un inmenso tesoro histórico-artístico;  y pese al heroísmo desplegado, su inanidad diplomática le impidió obtener cualquier ganancia en el Congreso de Viena, que aspiraba a recomponer el continente después de tantas convulsiones; mientras que el representante francés, Talleyrand, logró para la vencida Francia un trato muy favorable. Además, la guerra causó una división política extrema entre los españoles, que abonaría varias guerras civiles y pronunciamientos militares. Y la destrucción del Imperio español, que había abierto la Edad de Expansión europea: primer imperio transoceánico del mundo, el europeo más antiguo y por entonces el más extenso     Apenas pasada la breve y poco afortunada alianza con España, Inglaterra  volvió a su vieja aspiración de dominar Hispanoamérica. Fracasada reiteradamente por la fuerza, encontró mejor método  financiando a los independentistas que allí surgían,  a imitación de Usa.  Un agente de Londres, el venezolano Francisco Miranda, que había servido en  el ejército useño y en el francés revolucionario, concibió la idea de unir a toda Hispanoamérica  y Brasil en un imperio hereditario bautizado la Gran Colombia, gobernado por un “inca”, con instituciones más bien liberales. También pensó en una república. Para difundir la idea creó en Londres, en 1798, la Logia de los Caballeros Racionales, sociedad secreta de inspiración masónica.  En 1806 reclutó mercenarios en los barrios bajos de Nueva York  y con apoyo inglés  intentó sublevar a los venezolanos, pero no halló ambiente.  Dos años después volvió a intentarlo en vano.    La invasión francesa creó también una situación peculiar en Hispanoamérica, donde se formaron juntas que rechazaron  al rey impuesto por Francia y mantuvieron fidelidad a Fernando VII, a quien suponían secuestrado por Napoleón. Miranda y otro criollo independentista, Simón Bolívar, trataron de desviar aquellas juntas hacia la secesión, aprovechando la invasión francesa en España. Bolívar había jurado dedicar su vida a “romper las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”.     En 1810 comenzaron las declaraciones de secesión: en Buenos Aires, Chile, Bogotá, Cartagena de Indias, la del cura Manuel Hidalgo en Méjico… Eran movimientos confusos y  sin respaldo popular, pero el momento estaba bien elegido, cuando  la metrópoli estaba imposibilitada de enviar tropas a América. Por tanto, la resistencia a los independentistas solo podía venir de los propios americanos, como así ocurrió. Incluso cuando España pudo intervenir, cinco años más tarde, la mayoría de sus tropas serían asimismo americanas, dando a la lucha un marcado aire de guerra civil.    La lucha duró 14 años, en tres etapas: hasta 1815, España apenas pudo enviar refuerzos; desde esa fecha, la derrota napoleónica permitió el envío de tropas; y desde 1819, los independentistas fueron ganando posiciones hasta su victoria final en 1824. En la primera etapa, los secesionistas chocaron con las tropas virreinales y las poblaciones, mayoritariamente proespañolas.  En Méjico el levantamiento fue fácilmente vencido e Hidalgo ejecutado como traidor. Tomó el relevo otro clérigo, Morelos, que resistió hasta 1815, siendo a su vez fusilado. Buenos Aires quedó de hecho independiente: en 1806 y 1807 sus milicias habían vencido a los ingleses sin ayuda de España y la población sentía confianza en sí misma. La rebelión chilena, dirigida por Bernardo O´Higgins, fue contraatacada por las fuerzas virreinales.    Más complicada resultó la situación en Venezuela, donde en 1811 se proclamó la república independiente y Miranda llegó a Caracas con Bolívar. Hubo alzamientos proespañoles, incluido uno de esclavos negros.  Miranda y Bolívar fueron rechazados. Miranda esperaba en La Guaira un barco inglés para escapar, y Bolívar, para salvar la piel, lo entregó a los españoles después de apresarlo mientras dormía (el desdichado gritaba: “¡Bochinche! ¡Bochinche! ¡Esta gente no es capaz sino de bochinche!”). Miranda fue trasladado a una prisión de Cádiz, donde fallecería cuatro años después, y Bolívar recibió un pasaporte y la gratitud ingenua del defensor del orden, Monteverde, que solo disponía de 230 soldados, pero fuerte apoyo popular. Sin embargo  Bolívar  volvió a la carga, y para  combatir el débil fervor independentista del pueblo y abrir un foso entre los españoles y los demás, decretó en 1813 una guerra de exterminio. Todos los españoles, aun si permanecían neutrales, serían pasados por las armas, salvo que se unieran a la rebelión. Para ahorrar munición, las víctimas serían a menudo acuchilladas.     Bolívar entró de nuevo en Caracas, en octubre, y proclamó la segunda república. La contienda tomó un tinte racial al rebelarse contra ella “los pardos”, mestizos y mulatos llaneros,  acaudillados por el asturiano José Boves, que devolvió a Bolívar su consigna de “guerra a muerte” y lo obligó a huir a Jamaica en 1814. Ese año terminaba la guerra en España; la rebelión de Morelos y la de Chile periclitaban, pero se asentaba la de Buenos Aires al mando de José de San Martín, militar del ejército español que formó un ejército en regla. En el resto de América solo quedaban dos o tres núcleos insurgentes.    En 1815 España envió por fin una expedición que terminó con los últimos reductos de Venezuela. Dos años más tarde, el tenaz Bolívar reiniciaba la acción, para ser de nuevo acorralado. En tal aprieto, recibió la ayuda de unos miles de soldados y oficiales ingleses. Entre tanto, San Martín había cruzado los Andes  y vencido a los proespañoles, mientras O´Higgins imponía un despotismo militar ante las querellas entre los rebeldes, y un audaz marino de la armada británica, Cochrane, luchaba a sus órdenes contra España. El Cono sur estaba, pues, independizado. Bolívar cruzó a su vez los Andes  y derrotó a los proespañoles en Boyacá, gracias a los ingleses, según admitió.    Aprovechando estas guerras, Usa invadió las dos Floridas so pretexto de castigar a los indios seminolas, que acogían a esclavos useños.  Después de ocupadas, ofreció comprarlas en 1819, y Fernando VII aceptó, imposibilitado de defenderlas. A continuación, los seminolas fueron exterminados.  La Doctrina de Monroe, emitida en 1823, entrañaba la decisión useña de predominar en toda América.    En 1820  se preparó en España una nueva expedición, más numerosa, pero el coronel Riego, masón como los jefes  independentistas, la saboteó  sublevándose en Andalucía. Este golpe decidió prácticamente la contienda. El general Pablo Morillo, que defendía a España en Venezuela,  recibió la orden de pactar con Bolívar, una actitud derrotista.   En Méjico, el general Itúrbide, absolutista y contrario a los rebeldes, se pasó a ellos en 1821, disgustado por el sesgo liberal que tomaba el gobierno en España; algo después se proclamó emperador.  En julio de 1822, San Martín y Bolívar confluyeron en Guayaquil. Bolívar definió a San Martín y a sí mismo como los hombres más grandes de Suramérica. Finalmente, los independentistas se impusieron en la batalla de Ayacucho, un desenlace  que se sospechó preparado por connivencias masónicas. La independencia quedó entonces consumada.    A España le quedaban las islas de Cuba y Puerto Rico, así como las Filipinas y otros archipiélagos del Pacífico, pero la pérdida de su imperio y de la flota le habían reducido a potencia de tercer orden en Europa. **************

El oro de Moscú

La cuestión del oro  de Moscú ha originado muchos desacuerdos entre historiadores, pero hoy son evidentes tres puntos: a) Su entrega fue irregular o ilegal, a menos que se considere legal una operación clandestina a espaldas del presidente Azaña y del resto del gobierno y en contravención de la ley bancaria. De ella se arrepentirían Prieto y Largo Caballero; b) El sistema financiero soviético era opaco, sin garantías ni posibilidad de rescate o devolución del oro. Fue una decisión irreversible; y  c) lo más importante: Stalin se convertía en dueño de los destinos del bando izquierdista-separatista español, al depender de él la entrega de armas. Cosa  que el propio Largo lamentaría interminablemente en sus escritos. Debe destacarse esta evidencia, oscurecida en la mayoría de las historias: el envío del oro a Rusia fue la medida político-estratégica más importante, con diferencia, que  tomó el Frente Popular. Con ella firmó su dependencia de Stalin  y, de paso, la prolongación de la guerra durante dos años y medio más. El no muy brillante nivel analítico de la mayor parte de la historiografía al respecto se manifiesta en que esta crucial certidumbre casi siempre se pasa por alto en beneficio de interminables discusiones técnico-legalistas, importantes pero en definitiva secundarias. ¿Por qué se envió el oro a Rusia con tal condicionamiento? Largo arguyó que la No Intervención le obligaba a ello, pese a que una parte importante del oro se negoció en Francia y la plata en Usa. En sus Recuerdos afirma que ni en Inglaterra ni en Francia podía confiar el Frente Popular. Pero sí en Stalin, dato revelador. Así, la causa real de la medida estriba con la mayor probabilidad en la simpatía de los socialistas, y Largo el primero por entonces,  hacia el régimen soviético[1].  Negrín comprometió a Azaña, como presidente nominal de la república (propiamente del Frente Popular) a firmar el decreto reservado que le presentaron: “Se autoriza al Ministro de Hacienda para que en el momento que considere oportuno ordene el transporte, con las mayores garantías, al lugar que estime de más seguridad, de las existencias que en oro, plata y billetes hubiera en aquel momento en el establecimiento central del Banco de España”. Es fácil entender la trampa: Azaña no podía considerar que el lugar más seguro fuera Moscú,  a 4.500 kilómetros de distancia y con difícil comunicación, ajeno a las normas y garantías financieras internacionales y sin posibilidad de vuelta a España. Pues estaba claro que lugar realmente seguro era la base naval de Cartagena, adonde se trasladó el oro en una primera etapa. A Azaña se le ocultó durante un tiempo el envío a Rusia porque, según Largo Caballero,  “se hallaba entonces en un estado espiritual verdaderamente lamentable”.  Prieto, que terminó informándole, escribe: “Nunca lo había visto tan fuera de sí. Me anunció que iba a dimitir inmediatamente”,  amenaza que, como otras, no cumplió. En sus diarios no dice nada de este asunto, realmente decisivo y que de un modo u otro le comprometía gravemente. Y Prieto, en sus Recuerdos pretende no haber conocido la operación hasta haber coincidido casualmente con su embarque en Cartagena, lo  que es claramente falso. Sí reconoce, en cambio que los responsables de todo ello no fueron los comunistas sino los jefes de su propio partido, el PSOE[2].

[1] En El oro de Moscú, Barcelona, 1979, el economista Á. Viñas, como otros apologistas de Negrín, ha justificado el envío del oro, obviando sus determinantes efectos políticos y estratégicos, y pasando simplemente por alto  las críticas de los propios ministros socialistas implicados (salvo Negrín). P.Martín Aceña, en El oro de Moscú y el oro de Berlín, Madrid 2001, ha destacado la opacidad del régimen financiero soviético. Lo han tratado mejor Ricardo de la Cierva y otros autores. 

[2] Fundación Pablo Iglesias, AFLC SSIII, pp. 467 y ss; I. Prieto, Convulsiones de España, Méjico, 1963, p. 130

 

Categorías: Interesantes

La necesaria batalla cultural

Dom, 2019/06/09 - 13:46
Soy homófobo, naturalmente“: http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/soy-homofobo-naturalmente-asesinatos-en-masa-6642/  

^^^^^^^^^^^^

Una hora con la Historia entra abiertamente en lo que podríamos llamar “batalla cultural”,  necesaria en toda sociedad algo viva. La ausencia de esa lucha revela por sí sola una sociedad muy decadente, y es lo que venimos comprobando en España, donde el debate se sustituye casi siempre por el insulto o el intento de silenciamiento. Digamos que esta lucha fue ganada desde la transición, y de forma aplastante, por la izquierda y los separatistas, debido a la incomparecencia de la derecha. Desde entonces, tanto el arte, la literatura, el pensamiento o el periodismo han tomado un carácter muy mayoritariamente identificado con los perdedores de  la guerra civil, que de un modo u otro parecen querer revivir, y cuyos rasgos eran la hispanofobia, la cristianofobia y unas concepciones revolucionarias de muy baja calidad intelectual. De ahí la pobreza, la trivialidad y la chabacanería que distinguen a la mayor parte de la cultura española actual, por otra parte cada vez más colonizada por el inglés. Y nos preguntamos si será posible salir de ahí.    Venimos tratando en el programa cuestiones que, pese a su importancia crucial, han sido desterradas de la vida intelectual y política. Así el problema de nuestra posición en Europa y en general en el mundo, los intereses particulares y las profundas particularidades de España (sí, España es diferente: por poner un caso revelador, no participó en la II Guerra Mundial y no debe su evolución política ni su democracia a la intervención del ejército useño. Dato evidente y clave para orientar nuestra política exterior e interna, pero que no es tenido en cuenta por ningún político, partido ni analista, dato a su vez revelador); hemos tratado asimismo,  y lo seguiremos haciendo, los orígenes históricos de la ideología de género; hemos esbozado la cuestión de los separatismos y la política seguida hacia ellos por los gobiernos centrales; el origen y desvirtuación de la transición posfranquista; la deriva  hacia una democracia fallida; los mesianismos useño y ruso; hemos tratado de popularizar hechos históricos muy mayoritariamente desconocidos en España, como la Contraarmada inglesa. Etc. Creo que basta mencionar estos asuntos para comprobar que se trata de un programa único en España, que ojalá trajera escuela: propiamente lo planteamos como una serie de seminarios informales.    Sin embargo seguimos semiasfixiados económicamente. En general, la derecha española apenas ha entendido la importancia de este tipo de lucha, uno de cuyos puntos decisivos es precisamente la historia. Pero si no se da la batalla, la situación del país no hará sino empeorar, ya que es en la historia, en la falsificación de ella, donde hunden sus raíces  todos los procesos que hoy sufrimos y  que han desvirtuado por completo la democracia y amenazan la misma subsistencia de España. Procesos como la balcanización o disgregación del país, el rescate y promoción de la ETA cuando ya estaba prácticamente derrotada, la cesión fraudulenta de soberanía, leyes totalitarias como la de memoria histórica o las de género, etc. Contra todo ello luchamos. La asociación que promueve Una hora con la Historia se llama Taller de Ideas siglo XXI, y este programa debería ser una de las varias actuaciones a realizar, aunque por el momento es la única. Otra es la elaboración de documentales, seminarios, etc., tareas que siguen fuera de nuestro alcance por las mencionadas razones económicas.    Es casi una tradición que NO apoyen estas empresas culturales  quienes más debieran. Debieran porque están en principio de acuerdo con ellas y  porque tienen recursos sobrados. Muy a menudo ha sido el pueblo el que ha tomado iniciativas frente a la incuria e indiferencia de unas clases rectoras de escasa valía intelectual o moral. Por lo que reiteramos nuestro llamamiento a ellos y a cuantos, en mejor posición económica, entiendan lo que se juega la sociedad. Aunque agradecidos, no es propiamente una petición: quienes tengan conciencia del valor de la batalla cultural, entrarán en ella sin pensárselo dos veces. Quienes carezcan de esa sensibilidad y entiendan la historia y  más en general la cultura como una mera ilustración, seguirán ajenos a este llamamiento, aunque agradecemos también su compañía, que consideramos muy positiva.    Y nos enfrentamos a otro obstáculo, un círculo vicioso: para conseguir medios, y por tanto apoyo y participación es preciso que el programa sea muy ampliamente conocido, y para que sea bien conocido es preciso disponer de grandes medios. Hoy, la opinión pública se forma principalmente por los medios de masas, empezando por la televisión, y por ello nuestra posición sería desesperada, ya que ellos nos son entre indiferentes y hostiles. Pero hoy las redes sociales están cobrando  relevancia creciente, y es ahí, y no en unos grandes medios silenciadores o manipuladores, donde es posible dar la batalla. De ahí nuestra insistencia en que nuestros oyentes difundan el programa, lo den a conocer: mil o dos mil personas que dedicaran todos los días unos minutos a poner en las redes algún comentario, breve o largo, sobre las sesiones de Una hora, y a enlazarlas a partir de YouTube o de podcast, servirían para romper el círculo vicioso, para romper los muros del gueto en que continuamos.    Hay algo más: en algunos casos será posible montar centros culturales a partir de tertulias o reuniones periódicas de oyentes para comentar los temas tratados u otros cualesquiera de carácter político-cultural. De simples tertulias han surgido muchas veces iniciativas que llegan a tener gran alcance. Y establecer una red de círculos culturales de nuevo tipo en diversas ciudades significaría crear un verdadero movimiento.     Reiteramos, pues, de manera inmediata, nuestra apelación para asegurar la continuidad económica del programa. En respuesta al anterior llamamiento hemos recibido un total de 800 euros, entre ellos uno de 300 y otro de 150, que no sabemos si serán aportación mensual o donación especial.  Ello revela que podemos conseguir nuestros objetivos, aunque nos queden algo lejos todavía. Un saludo cordial a todos.

  La cuenta para contribuir a Una hora con la Historia es: BBVA ES09 0182 1364 33 020 1543346

***********

Cómo derrotó España el criminal aislamiento decretado al terminar la guerra mundial por  regímenes comunistas, democracias y dictaduras diversas: https://www.youtube.com/watch?v=dJuWZeoFYPQ

**************

Ochenta años después, la guerra civil sigue pesando de modo obsesionante sobre la conciencia histórica de España. Parece como si la guerra continuase no solo en el plano de las ideas e interpretaciones, sino, lo que es más grave, de la política actual, generando actuaciones de los partidos y los gobiernos.  La causa de este hecho, que escandaliza a unos, fascina a algunos y hastía a otros, es fácil de descubrir: aquel conflicto no ha sido aún bien comprendido ni asimilado por la sociedad, pese a la imponente bibliografía que ha generado, no solo en español sino también en otros idiomas. Y no lo ha sido porque las tergiversaciones, enfoques  ilógicos y cargados de emocionalidad  han alcanzado un volumen realmente asombroso: se ha dicho que es quizá el suceso de los años 30  sobre el que más falsedades se han contado.

Categorías: Interesantes

División Azul: obra definitiva / Campillo / Gibraltar: aniversario

Sáb, 2019/06/08 - 08:17
Ayer presentó Carlos Caballero Jurado La División Azul. De 1941 a la actualidad. Caballero es seguramente al mayor especialista sobre dicha unidad española en Rusia, que ha despertado una bibliografía no solo sorprendentemente muy grande y no solo en español, sino también en inglés (por lo común muy elogiosa, al contrario de las mentiras de la BBC), francés, alemán, polaco, italiano, rumano o ruso. Bibliografía de valor muy desigual pero, lo que resulta más sorprendente, que no cesa de incrementarse. Como dijo el autor, en 1985 apenas existía nada comparado  con lo que se está publicando hoy. En el apéndice “El debate bibliográfico” señala cómo la DA apenas ha recibido atención durante muchos años en las publicaciones del ejército español,  tanto en el franquismo como después, lo que es muy significativo, aunque más recientemente el general e historiador Salvador Fontenla le ha dedicado importantes trabajos. Este general trabaja también en la identificación de tumbas de divisionarios en Rusia y su traslado a España si lo piden sus familias. En alguna ocasión comentó las facilidades que dan los rusos a su tarea en comparación con la desatención y obstáculos que reciben en España. Otros dato significativo: en el nuevo museo del ejército en Toledo, la DA apenas recibe atención, mientras que se inventa absurdos como que 100.000 españoles habrían luchado al lado de los Aliados en la guerra mundial. Este es el nivel que quieren imponer los bergantes paniaguados de la memoria histórica. Otro punto que trata el autor es la bibliografía “crítica” en España de tres o cuatro autores cuyas falsedades lindantes con la pura estupidez (porque se descubren por pura lógica) demuele a conciencia. Entre ellas las de un hijo de divisionario, J. Martínez Reverte, ex comunista o comunistoide que prefiere traicionar a su padre mintiendo evidentemente sobre él. Obras definitivas no existen, pero esta de Caballero puede calificarse así en el sentido de que aporta la información más completa hasta ahora, así como análisis de la época y una amplia revisión crítica de la bibliografía. Quizá flojea en las observaciones sobre la literatura, también muy amplia, generada por la DA. Tiene su lógica, pues no la contempla desde el punto de vista literario, sino de su veracidad histórica.

Sonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)

********************

Campillo

De Antonio López Campillo quiero decir unas palabras, pues fuimos muy amigos en los turbulentos tiempos del Ateneo. De hecho, la idea de un burdel ilustrado con retratos de intelectuales progres adornados con velitas fue suya. Tenía un sentido del humor bastante corrosivo, aunque sin saña.  Era un personaje muy poco común, químico y físico en el CNRS francés, con numerosas publicaciones, que no le sirvieron de nada al volver a España, donde suele apreciarse más la burocracia que el mérito. Aquí dirigió algunos programas de divulgación científica en la televisión y escribió varios libros, que le costaban mucho porque escribir no se le daba bien. Había sido pastor protestante, y guardaba de la época algunas reminiscencias algo venenosas sobre el catolicismo. Luego se había hecho ateo y comunista, después anarquista (¿o fue a la inversa?)  y militado en aquellos grupos más o menos exiliados en Francia (“Hay que reconocer que éramos abnegados. Bueno, algunos”).  Desde que me dediqué a escribir de historia ya lo vi solo de vez en cuando, una vez cenando con él y Arrabal, pues eran amigos. De tarde en tarde lo visité en su casa, donde vivía con su compañera, la ensayista  Evelyne López Campillo. Estaba cada vez más deteriorado, y apenas podía andar debido a una operación de rodilla mal hecha. Y eso le fastidiaba mucho, pues se definía como “peatón” profesional. Le insistí muchas veces en que escribiera sus memorias, pues había tenido una vida interesante y conocido muchos episodios poco corrientes, pero no se animaba.  Cada vez que lo visitaba, con mi mujer, yo me prometía hacerlo con más frecuencia, y al final no cumplía, lo que me avergonzaba y esa vergüenza me hacía aplazar aún más las visitas. Por eso me enteré con un mes de retraso de su fallecimiento. Mi buen amigo.

 La novela negra como la vida misma que arrasa en el mundo de [Moa, Pío, Moh, Ul-Sih]https://www.amazon.es/dp/B075L82G5B/ref=sr_1_6?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1505330466&sr=1-6&keywords=p%C3%ADo+moa

***************

Gibraltar hoy

Hoy se cumple el 50 aniversario del cierre de la verja de Gibraltar. Esta fue una segunda victoria política del franquismo después de infligir a Inglaterra la de la ONU. La arrogancia de Londres obligó al gobierno español a esa medida, que convirtió el peñón en una ruina cada vez más costosa, no solo económica, sino también política internacional y moral. ¿Por qué resistió Inglaterra? Porque pensaba que cuando Franco muriese podría presionar a los políticos españoles, a quienes despreciaba, con el señuelo de la “democracia”. Si querían pasar por demócratas tendrían que abrir la verja. Hay que señalar que los países de la futura UE apoyaron la invasión colonial en la ONU y siempre después, hasta hoy. Y tuvieron razón, por desgracia. La clase política de la transición, sobre la que se han vertido loas sin cuento, fue mediocre en extremo, plantó las semillas de los gravísimos  problemas actuales, cometiendo graves errores que no sería capaz de corregir y  estropeando progresivamente  el magnífico legado del régimen de Franco. Una de sus “hazañas”  fue la anulación de la victoria política del franquismo y la conversión de Gibraltar en una verdadera llaga purulenta para España y para la democracia. Fue  el infame anglómano Leopoldo Calvo Sotelo, quien prometió abrir la verja y tomó una medida tan transcendental como meter a España en la ONU, teniendo un gobierno extremadamente precario. Fue Felipe González, otro por el estilo, quien abrió la verja y consumó la entrada en la OTAN, a la que al principio fingió oponerse. Este manifiesto se dirige a millones de españoles, por lo que invitamos a nuestros lectores y oyentes a difundirlo por todos los medios, con enlace a este blog (http://www.piomoa.es/?p=10249 ). En una segunda etapa pasaremos a recoger firmas. Se trata de crear una plataforma que ponga en primer plano un problema que es de primer plano, pues afecta íntimamente a la política exterior e interior de España. Un problema ocultado o desvirtuado sistemáticamente  por todos los partidos, con la excepción parcial de VOX. Se trata de si ha de continuar el actual proceso de satelización política y cultural a intereses ajenos, acompañado del desguace del propio país, o de reaccionar contra esas políticas nefastas de una vez y con máxima energía España soporta la única colonia en Europa, una invasión  en el mismo centro neurálgico de su eje defensivo Baleares-Gibraltar-Canarias. El hecho exige una reflexión en profundidad porque los gobiernos españoles, sean del PP o del PSOE, se declaran amigos y aliados de la potencia invasora, caso único en el mundo,  lo que automáticamente convierte a España en un país satélite y sin intereses internacionales propios. Esta posición, que hoy no toleran países del llamado Tercer Mundo, se manifiesta igualmente en intervenciones militares sucesivas bajo mando ajeno, en idioma ajeno y por intereses ajenos. Recordemos las acciones en Yugoslavia o Kosovo contra un país en proceso de disgregación por fuerzas internas y externas, cuando la propia España sufre hoy, precisamente, fuertes tensiones disgregadoras. O las costosas intervenciones sin salida  en Afganistán, un país absolutamente lejano a nuestros intereses. O en  Libia que dejó al país sumido en una guerra civil y un caos que continúa, con cientos de miles de víctimas y de huidos que han agravado las crisis inmigratorias en Europa y en la misma España.  Etc. O la presencia de aviones y tanques españoles amenazando y provocando por cuenta ajena a Rusia, un país con el que no tenemos ningún conflicto como sí lo tenemos, en cambio con el que invade nuestro territorio y que es la  segunda potencia de la OTAN, en estrecha vinculación con la primera. Debe recordarse  que en los años 60, España obtuvo en la ONU una gran victoria política sobre Inglaterra, al reconocerse la obligatoriedad de devolver Gibraltar a España. Dada la arrogante negativa de los invasores  a cumplir la resolución,  el gobierno español cerró la frontera con la colonia, aislándola y convirtiéndola en una ruina económica, con coste político y moral añadido y creciente para los ocupantes. Esta política, que habría dado fruto con el tiempo, fue radicalmente invertida por la casta política actual, que anuló aquella victoria, abrió la verja, multiplicó las facilidades a los invasores y convirtió la colonia en un gigantesco emporio de empresas opacas y contrabando masivo, con cuyas ganancias ejerce una auténtica colonización sobre el entorno –al que ha hundido económicamente– y una  corrupción sistemática sobre políticos, periodistas, abogados y jueces no solo en su entorno andaluz sino en toda España. Gibraltar ha albergado reuniones de grupos separatistas españoles y no hay duda sobre la intención de Londres y la colonia de jugar con los problemas internos de España para mantener a toda costa su ilegal, humillante y parasitaria presencia en el peñón y su entorno. El caso de unas clases políticas que no solo admiten la invasión de su territorio sino que multiplican los gestos de sumisión y zalamerías hacia el ocupante, es quizá único en el mundo. Y no se entiende sin otros rasgos, también únicos,  de esos partidos y gobiernos. Pues ninguna otra nación tolera gobiernos que en lugar de hacer frente a los separatismos disgregadores, los ha alimentado, financiado y promovido durante décadas hasta volverlos extremadamente peligrosos vaciando de estado a dos regiones y creando una situación de golpe de estado permanente desde una de ellas, cuyas autoridades se declaran en abierta rebeldía contra el resto del país. Esos gobiernos, sean de derecha o de izquierda, han incumplido mil veces  los puntos más elementales de la Constitución que garantiza la unidad nacional, y de la democracia, amparando toda clase de ilegalidades, acosos y propagandas contra quienes les resisten. Gobiernos que, declarándose demócratas, han propiciado leyes totalitarias de estilo comunista como la de memoria histórica u ofensivas contra la igualdad de derechos de las personas como las leyes de género. Gobiernos que vienen entregando ilegalmente la soberanía española a una burocracia no representativa con sede en Bruselas. No estamos, pues, ante un asunto menor, pues se conecta estrechamente con todos los demás problemas de fondo creados por la actual casta política y que no cesan de agravarse. El problema de Gibraltar no tiene solución militar, pero tampoco la necesita. Es indudable que  España tiene todas las bazas, sean económicas, políticas, morales o internacionales. Esas  bazas las han utilizado los gobiernos de PP y PSOE contra los intereses españoles y a favor de los ocupantes; procurando al mismo tiempo que la intolerable y escandalosa situación quede en la ignorancia para la mayoría de la gente o sea considerado por ella como un asunto de poca enjundia.  Gibraltar ilustra la abyección y miseria moral, intelectual y política de una casta política de la que el país debe deshacerse necesariamente y cuanto antes. Y denunciar la cuestión en sus verdaderos alcances y proyecciones, combatir el oscurantismo deliberado hacia la misma, su ocultación a los españoles,  es el primer paso al respecto.

 de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera)) introduccion a su historia-pio moa-9788490608449Los Mitos Del Franquismo (Historia)

**********

 

Categorías: Interesantes

El desembarco en Normandía y España

Vie, 2019/06/07 - 07:10
*Dice Emilio Campmany que la república fue tan ilegítima como el régimen de Franco. Como sigamos así, toda la historia de España habrá sido “ilegítima”.  La república extrajo su legitimidad de un golpe de estado, pero no lo dio ella, propiamente, sino la monarquía contra sí misma. Luego el Frente Popular, salido indirectamente de una sublevación armada y luego de unas elecciones fraudulentas, constituyó un golpe de estado contra la república. En ese sentido fue un nuevo régimen, ilegítimo. En cuanto al franquismo, fue una rebelión contra la tiranía brutal y caótica del Frente Popular. Esa rebelión fue plenamente legítima. Y la brillante ejecutoria del régimen acabó de legitimarla.

******************

Cuando De Gaulle expulsó las bases militares useñas de Francia, después de constatar que los useños le negaban información sobre el tipo de material acumulado en ellas, los useños preguntaron retóricamente si también iba a expulsar las tumbas de los soldados anglosajones muertos por liberar a Francia. De Gaulle no estaba seguro de que la invasión de Normandía estuviera destinada a liberar a Francia y nunca participó en las ceremonias conmemorativas. La razón de su escepticismo estaba en que el mando anglosajón no permitió la participación, aunque fuera simbólica, de tropas francesas en el desembarco, y que él tuvo que bregar duramente para evitar que Francia quedase sometida al mando militar anglosajón. Por su parte, los anglosajones podían considerar que la colaboración con los nazis en Francia había superado mucho a la resistencia, y desdeñaban un tanto a De Gaulle y los suyos.    El objetivo militar del desembarco era doble: crear un tercer frente a los alemanes, en vista del semifracaso del avance por Italia, y evitar que los soviéticos ocuparan toda Alemania e incluso llegaran al canal de la Mancha.  Stalin entendía que la política de los anglosajones consistía en demorar el desembarco a fin de que soviéticos se desangrasen y debilitasen al máximo antes de intervenir en fuerza. Había visto con gran desconfianza el ataque por Italia, ya que evidentemente perseguía llegar a Alemania, y quizá a Polonia, antes que el ejército soviético. Por ello presionaba por un desembarco en Francia, donde los anglosajones dudaban ante la fortaleza de la “muralla del Atlántico” y después de la desgraciada expedición a Dieppe, donde fuerzas alemanas muy inferiores habían desbaratado un ensayo de desembarco a considerable escala.   Pero, por otra parte, el tercer frente desde el oeste  urgía cada vez más ante las victorias soviéticas, que por una parte eran temidas por los anglosajones, pero por otra permitían el desembarco  contra fuerzas alemanas mucho menores que las implicadas en el frente oriental. El éxito de la operación se debió al menos en alguna parte, a un espía doble español, Juan Pujol, que, según parece,  logró despistar a los alemanes sobre el lugar donde se produciría el desembarco. En fin, por las propias culpas de los europeos, la liberación de la parte occidental del continente coincidió con la sumisión de la parte oriental a un totalitarismo no menor que el nazi, y en conjunto  supuso también la entrada de Europa en una decadencia profunda. Culpas de las que podemos sentirnos libres los españoles, como en cierto modo venía a reconocer Ortega a su vuelta a España en 1946.    Aunque, gracias al franquismo, España no participó en aquella guerra, el desembarco tuvo también consecuencias indirectas para ella. Hasta algún tiempo antes, los anglosajones tenían muchas razones para felicitarse y hasta bendecir a Franco por su neutralidad, que les había evitado el corte del Mediterráneo occidental en momentos de agobio extremo, y les había permitido la Operación Torch en el norte de África. Pero a  partir de entonces las campañas de chantajes y amenazas contra España se multiplicaron, muchos creían próxima la invasión de España por los vencedores de Alemania, y  los derrotados en la guerra civil se creían a punto de poder volver a imponerse. Nada de esto ocurrió, pero es otra historia. Lo importante del caso creo que queda resumida en una pequeña discusión en twitter, el año pasado:    John Müller, bajo una foto de un cementerio de guerra: “Hoy es 6 de junio y esta es una playa llena de cruces de héroes que dieron su vida por la libertad de Europa”. Respuesta mía: “Digámoslo todo: por la libertad de media Europa y con la ayuda inestimable de Stalin. La otra mitad quedó en poder de la URSS. Y, según parece, el desembarco mató a más civiles franceses que a soldados alemanes. Y aquella guerra no e asunto nuestro” John Müller: El desembarco mató, sobre todo, a jóvenes norteamericanos. Y la libertad siempre es asunto mío. Respuesta: “Creo que el desembarco mató a más civiles franceses que a soldados alemanes o jóvenes useños. Y la libertad es asunto de todos. Menos mal que España quedó al margen de las atrocidades de unos y otros en la SGM. Y que no debe nada a Usa ni a Stalin”. España es el único país de Europa libre de la inmensa carga militar, política, moral emocional (y económica) del resto de Europa occidental. Pero casi nadie quiere darse cuenta de ello.

Años De Hierro, Los (Historia Del Siglo Xx)

En el aniversario de 2004 escribí en LD un artículo: Borrell, el sanguinario Borrell, que, contra lo que algunos esperaban, se está mostrando como un habilidoso trilero de la política, y cuya relación con las corruptelas del PSOE debiera ser más destacada, porque la corrupción –intelectual y económica, la segunda efecto de la primera– no es meramente un episodio en la historia reciente del PSOE, sino un rasgo que ha acompañado a este partido prácticamente siempre, está demostrando su carácter sanguinario, un poco en la tradición de Negrín. Con motivo del aniversario del desembarco en Normandía, acaba de acusar a Usa de no haber invadido España y haber dejado a Franco en el poder. ¿Qué habría supuesto la invasión de España por entonces? Para empezar, un nuevo río de sangre. Muchos miles de españoles, y también de useños, habrían caído, y a continuación se habrían desatado las venganzas y probablemente se habría reavivado la guerra civil. En la misma Francia liberada por Usa nadie pudo evitar, si es que lo quiso, una oleada de represalias, con un mínimo de 10.000 asesinatos en la sombra, muy posiblemente el doble, y a pesar de que la resistencia a los nazis había sido escasa. En España habría sido mucho peor, porque las izquierdas ansiaban la revancha. Y no sólo habrían asesinado a mansalva a las derechas, como lo habían hecho durante la guerra civil, sino que, también como durante la guerra civil, se habrían asesinado entre ellas. Anarquistas, comunistas, socialistas y republicanos se odiaban con verdadera saña, como suelen olvidar muchos “historiadores”, no digamos ya los políticos que parlotean de aquellos tiempos. Pero la nueva marea de sangre que, indudablemente, habría inundado España, no parece asustar a Borrell, quizá porque piensa que les habría tocado sufrirla a otros y habría beneficiado a gente como él.  También puede argüir que habría sido un sacrificio aceptable en pro de la democracia. Pero nuevamente falla. Por una de esas falsificaciones alucinantes, pero de circulación común, hija de la propaganda soviética, en España la democracia habría sido defendida por los comunistas, los socialistas, y los anarquistas, en unión con unos republicanos que habían intentado golpes de estado contra un gobierno de centro derecha salido de las urnas. Y todos ellos bajo la tutela de Stalin, el gran padre de las libertades. Sólo exponer con claridad esta evidencia ya demuestra el absurdo de la pretensión. Pues bien, a toda esa gente no la habría convertido en demócrata, desde luego, el cambio de la tutela soviética por la tutela useña, a la que aspiran tan a destiempo. En rigor, fueron esos partidos los que planearon la guerra civil en 1934 y los que volvieron a provocarla en 1936. Y en 1944, después de perderla, no habían rectificado sus posturas básicas en lo más mínimo. Ellos habían hecho imposible la democracia en España para muchos años, y ellos habían traído a Franco, el último en sublevarse contra una república arruinada desde muy pronto por la demagogia y la violencia de las propias izquierdas.

 de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

Pero hay otra razón por la que Franco resultaba una alternativa mucho más aceptable que ellos. En 1944 las mentes lúcidas ya preveían la lucha entre las democracias y el totalitarismo soviético, pese a la aparente luna de miel entre ambos. Franco se lo había advertido a Churchill, por entonces empeñado en no verlo. En esa contienda general, si había alguien en quien no podría confiar Usa era precisamente en el conglomerado de “demócratas” españoles perdedores de la guerra civil. Todos ellos habían demostrado su predisposición a amalgamarse entre sí al servicio de la política soviética. Algunos expertos en la manipulación histórica insisten en que antes de la guerra no existía en España el peligro comunista, porque el partido de ese nombre era pequeño. Cierto, pero dicho peligro venía del PSOE, que era prácticamente comunista y era muy grande: el partido principal de la izquierda. Hay, pues, muchas diferencias entre el Irak de ahora y la España de entonces. Usa lo va a tener muy difícil, si es que lo logra, democratizar Irak, pero ésta no es la principal razón de su intervención allí, pues, de serlo, Bush tendría que andar embarcado en una guerra perenne y desesperada contra las tiranías de todo el mundo, que superan en número a las democracias y predominan en la ONU, tan querida del PSOE cuando le conviene. Desde ese punto de vista, Sadam era un tirano como tantos, aun si muy sanguinario (eso para Borrell carece de importancia, seguramente). Su peligro radicaba en su carácter especialmente agresivo en una zona de vital interés para Occidente –no sólo para Usa–, una zona que es preciso estabilizar, y democratizar en lo posible, si no queremos sufrir muy graves consecuencias. En cambio, la España de 1944 iba a constituir, no una amenaza para Occidente, sino precisamente un aliado fiable en la lucha contra el enemigo absolutamente principal, el comunismo. Y ese papel de aliado fiable no lo podrían desempeñar entonces unos partidos como el PSOE, el partido que más directa y completamente había entregado el Frente Popular en manos de Stalin y que aún hoy tiende a culpar a Usa, y no a la URSS, por la guerra fría. Estas consideraciones nos llevan a otra: ¿ha cambiado el PSOE lo bastante desde aquella época? Ahí lo tenemos favoreciendo al terrorismo, abandonando a los iraquíes, reverenciando a Marruecos, de donde han venido los atentados del 11-M, y dando mil satisfacciones –partido generoso– a quienes negocian con la ETA. El PSOE ha vuelto a convertirse en un peligro para la democracia, dentro y fuera de España. Esta cruda pero insoslayable verdad no debiera ser perdida de vista en ningún momento.    (Omito unos párrafos del artículo referente a la guerra de  Irak, que hoy no suscribiría. Pero obsérvese esto en la distancia: el fracaso en la democratización de Irak ha hecho de la zona un factor de inestabilidad y terrorismo, contra lo que se pretendía).

*************

Cómo derrotó España el criminal aislamiento decretado al terminar la guerra mundial por  regímenes comunistas, democracias y dictaduras diversas: https://www.youtube.com/watch?v=dJuWZeoFYPQ

 

Categorías: Interesantes

Martín Prieto / Por qué el PP es lo peor… y podría estallar

Jue, 2019/06/06 - 08:04
“De los recuerdos que expone usted en “Adiós a un tiempo”, los que más me impresionaron son los referidos a amigos suyos muertos,  como alguno del GRAPO, Mick, el intelectual alcohólico o los dos profesores  enfrentados en el Ateneo. La forma afectuosa pero sobria y contenida con que usted los recuerda, sin alharacas sentimentales, sin los tópicos que casi todo el mundo repite en esas ocasiones. Se lo comento porque acaba de fallecer el periodista Martín Prieto, y creo que fue amigo de usted, por lo menos usted lo ha citado en alguna ocasión, si mal no recuerdo, como si lo conociese. ¿No podría decir algo de él? (M.J.C.) La verdad es que no puedo decir mucho. Traté a Martín Prieto y a su novia de entonces hace ya cuarenta años, creo que fue a raíz de una entrevista que me hicieron en Cambio 16 sobre el libro De un tiempo y de un país, que estaba a punto de salir.  Por entonces él era subdirector de El País, me parece.  Yo estaba aún en la clandestinidad, aunque ya no se me buscaba, pues estaba en marcha la reinserción de Rosón. No me acuerdo muy bien, pero también por entonces traté con Ludolfo Paramio, que me dijo que podía escribir en El País, que era un periódico muy abierto, o quizá me lo dijo el mismo Martín Prieto. Escribí un artículo sobre terrorismo, que estaba compuesto para salir cuando Cebrián vio mi nombre y lo apartó sin contemplaciones. A él lo que le gustaba era la ETA, para la que pedía la “salida política”, y se dedicó a divulgar “cosas extrañas” sobre mi conducta. Le contesté en una carta bastante larga, que fue publicada, y quedé contento: el espíritu demócrata y deportivo del hombre. Lo comenté algo después con Martín Prieto, que me aclaró las cosas: la carta se publicó bajo su responsabilidad, estando ausente Cebrián, lo cual le valió, a Martín Prieto, una buena regañina del prócer. Después, nuestros contactos fueron muy esporádicos. Él evolucionó desde una postura muy “progre”, y lo último que recuerdo de él fue un artículo en que recomendaba la lectura de Los mitos de la guerra civil . Lo que puedo decir es lo que todo el mundo sabe: dedicó su vida al periodismo de opinión, escribía de manera muy expresiva, con una prosa excelente, y su evolución le valió el ninguneo del sector autodenominado progresista. Su pérdida es seguramente importante, porque en el periodismo español son muy pocos los analistas y opinadores que escapan a la vaciedad y la  charlatanería. Esto al margen, fue Ansón curiosamente, quien me permitió escribir en el ABC . A Ansón le había organizado yo una huelga en la Escuela Oficial de Periodismo cuando él era subdirector y, según decía después, perseguido por el franquismo (el director era el falangista Emilio Romero, director también del diario de los sindicatos oficiales Pueblo)Y  mis artículos en ABC rara vez seguían la línea del mismo, es decir, que en este caso hubo deportividad y se lo agradezco personalmente porque yo vivía por entonces tiempos muy difíciles. No obstante, considero a Ansón y a Cebrián, desde el punto de vista político, dos personajes especialmente nefastos. Les dedico un capítulo en Los mitos del franquismo. Tengo idea de que ha fallecido también Antonio López Campillo, de quien fui muy amigo en mi época del Ateneo,  y a quien se debe parte de la inspiración de El erótico crimen. Me dijo alguien que Jiménez Losantos se había referido a él con un “en paz descanse”.  Hacía también bastantes años que no le veía.  En este tiempo he escrito mucho, como ustedes saben, y eso ha tenido un coste, volviéndome casi un anacoreta y perdiendo contactos y amistades. También influye mi carácter poco sociable. No es para estar orgulloso, pero, qué se le va a hacer.

******************

Por qué el PP es lo peor

El 11 de mayo de 2016 escribí en La Gaceta un artículo con este título, al que remito al lector (https://gaceta.es/blogs/pio-moa/pp-peor-11052016-1653-20160511-0000/ ) Algunos creen o quieren creer, que el PP ha evolucionado con Casado en la dirección correcta, próxima a VOX. La realidad es muy otra: el PP estaba perdiendo votos  –es decir, cargos posibles– a chorros, por lo que en su interior se abrió una disputa sobre qué hacer, y Casado se volvió “patriota” para recuperar esos votos y hundir a VOX. Luego la alarma pareció luego infundada a muchos, y la polémica interna gira en torno a si el PP debe continuar la línea oportunista  de Casado o debe volver a su papel de auxiliar de los separatismos y del PSOE (lo que llaman “centro-derecha”). Y el partido se está deshaciendo: en Vascongadas reclaman una práctica independencia, en Galicia acentúan su política proseparatista, en Andalucía hacen caso omiso de Casado… No es imposible que el PP se desmorone, lo que dejaría un vasto espacio libre para VOX.

   Hay un precedente importante en la voladura de UCD por su creador, Suárez. Siempre se ha acusado a sus “barones” de aquel descalabro, pero, como analicé en La Transición de cristal, fue el propio Suárez el responsable al negarse a juntar fuerzas con Alianza Popular y mantenerse en una posición de izquierda (el muy necio quería incluso pasar a Felipe González por la izquierda), cuando el PSOE le estaba superando a ojos vistas. Ello creó en el partido un enorme descontento y confusión con el resultado sabido. Por desgracia, Fraga se empeñó después en imitar a Suárez, pero esa es otra historia.  

*************

De Adiós a un tiempo: “Flan con nata”

 Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]https://www.amazon.es/Adi%C3%B3s-tiempo-Recuerdos-sueltos-relatos-ebook/dp/B075L82G5B

A cierta edad van siendo muchos más los recuerdos que las expectativas. Algunos días la cuesta abajo se nos hace más patente, y con cualquier motivo la memoria recupera sucesos quizá muy lejanos, como islotes que surgen de pronto con fuerza en un mar de vaguedades. Je me souviens / des jours anciens / et je pleure. O sin llanto, da igual; es la impresión de un pasado ido sin vuelta ni corrección posible. Hace unos días fui a comer a un restaurante chino con mi mujer y mi hija. Al terminar pedí un café irlandés, y me lo trajeron con mucha nata. Mi hija había pedido un flan, y, como le gusta la nata, cogió bastante de mi copa. Al ver su flan con nata me vino a la cabeza que eso solía tomar de postre Juan Carlos Delgado de Codes. El nombre no dirá hoy nada a la mayoría, pero sonó mucho a finales de los años 70.  En marzo de 1974, tras haber pasado unos meses trabajando en los astilleros de Bilbao, volví a Madrid para integrar la comisión encargada de reorganizar la OMLE (Organización de Marxistas-Leninistas Españoles), después de unas “caídas” desastrosas. Las redadas se habían extendido a Madrid desde varias ciudades andaluzas y alcanzado a la misma dirección del grupo, parte de la cual decidió ponerse a salvo en París y en Bruselas, a fin de asegurar la continuidad en cualquier caso.   Estábamos en el comité, entre otros, Delgado y yo. Faltos de casa segura, pernoctamos durante una o dos semanas en un bajo cerca de Aluche. Había peligro de que el piso estuviera cantado a la policía, porque había sido detenida la chica que lo había alquilado, para instalar en él una multicopista, y por eso nos acercábamos con sigilo ya de noche, dormíamos sin encender la luz y evitando hacer ruidos, y lo dejábamos muy de mañana.   La mujer de Delgado también estaba detenida. Poco después alquilamos un piso en el  barrio de Batán. Delgado tenía una buena documentación falsificada, y cuando fue a la agencia a firmar el contrato, el dueño resultó ser un teniente coronel de la Guardia Civil destinado en otra ciudad. Con buen criterio, decidimos seguir adelante. El piso estaba en una colonia de policías o militares, y calculamos que no nos buscarían precisamente en la boca del lobo. Vestíamos “con corrección” para no levantar sospechas, y ante el portero pasábamos por periodistas. Una ventana daba al tejado de una nave industrial o almacén, ofreciendo una posible vía de escape en caso de apuro.   No madrugábamos, y sobre las diez íbamos a desayunar a una cafetería enfrente de la estación de metro, leíamos el periódico y comentábamos las noticias. Luego, como cada cual tenía sus tareas –ya lo he contado en un libro–, nos separábamos y quedábamos para comer, a eso de las dos y media o tres, en algún restaurante de la calle Malasaña, muy cerca de la de San Bernardo: el Bolívar o La Glorieta. Siguen existiendo, y parecen haber prosperado.   Allí quedábamos también muchas veces para cenar. Pedíamos platos baratos, y la comida nos salía por unas cincuenta pesetas; algo más a él, porque acostumbraba pedir de postre flan con nata, una pequeña debilidad. Lo hacía con un leve sentimiento de culpa, por el derroche. En fin, nos hicimos buenos amigos. Delgado, nacido en Segovia, había vivido unos años en Cádiz mientras estudiaba Náutica. Tras evolucionar hacia el marxismo, había trabajado en los astilleros, convirtiéndose en el principal dirigente de la OMLE en Andalucía. Tenía gran vitalidad e iniciativa, y un sentimiento muy romántico de la lucha revolucionaria. Un día tropezó en la calle con un antiguo compañero del bachillerato, de familia aristocrática, que sabía algo de sus andanzas, y me contó con satisfacción: “Me dijo: ‘No sabes cómo os envidio. Vosotros hacéis lo que queréis, en cambio, yo… La mujer, el trabajo…’”.  Delgado había conseguido las primeras armas de la organización después de que fracasáramos en el intento yo, Pérez Martínez y Cerdán Calixto, por orden cronológico. Las armas, o la mayoría de ellas, habían sido capturadas por la policía en las últimas redadas.   El nombre de Delgado saltaría a todos los medios de comunicación en abril de 1979, casi dos años después de mi expulsión del grupo, ya transformado en PCE(r)-Grapo. Yo vivía aún, clandestino, en una buhardilla cercana a la plaza de Lavapiés. Estaba escribiendo a máquina, poco después de mediodía, cuando mi compañera de entonces subió de alguna compra diciendo que en la plaza había corrillos comentando un tiroteo: la policía había herido o matado a alguien, al lado de un banco. Algún atracador, pensé, pero ella venía muy nerviosa, como presintiendo algo, y puso la radio. Al poco tiempo oímos la noticia, repetida una y otra vez por los locutores a lo largo de la tarde: Delgado había muerto a manos de la policía, al intentar huir de una encerrona.  Sufrí una conmoción y una sensación de vacío y de absurdo. Para entonces empezaban solamente mis dudas sobre la bondad del marxismo como explicación del mundo y como impulsor de alguna redención humana. Pues lo peor del terrorismo –”lucha armada”, lo llamábamos– no está en los métodos, sino en los objetivos: de triunfar, convertiría a las naciones en cárceles, y así lo ha hecho una y otra vez. Y quizá peor que quien dispara, arriesgándose, es el político que, sin peligro, trata de sacar tajada del crimen, lo condena pero lo justifica, obstruye la ley y confunde a la opinión pública con mil sofismas.  Uno o dos años más tarde, ya bastante desengañado de aquellas ideas, llegué un día a Sepúlveda después de haber seguido a pie el río Duratón desde Peñafiel. En Sepúlveda hay un restaurante llamado Casa Paulino, donde habíamos comido cordero varios “revolucionarios profesionales” del PCE (r), entre ellos Delgado, a finales de 1975, poco después de la muerte de Franco. Ahora pienso si él pediría aquel día su flan con nata, pero no lo recuerdo. Bien, fui allí a comer otra vez cordero, rememorando con melancolía la anterior ocasión. Algún tiempo después localicé la tumba del viejo camarada y amigo en el cementerio de Segovia. ¿Qué hace un ateo en tales circunstancias? No iba a rezar, gesto ritual quizá consolador, de significado tan imprecisable…   Nada queda, o nada parece quedar, de aquella historia que fue el hombre, ni siquiera en la memoria, tan efímera y parcial, de quienes lo conocieron. Sólo materia orgánica en descomposición bajo la losa. ¿Y por qué alguna vez esa materia tuvo un aspecto tan distinto y obró como lo hizo? ¿Para qué? Nuestra mente sabe hacerse las preguntas, no contestarlas.

(LD, 23-12-2005)

******************

 

Categorías: Interesantes

Franco y el barco de la ETA.

Mié, 2019/06/05 - 07:16
Siempre escribo este blog con la intención (o ilusión) de que sus lectores lo difundan ampliamente. *¿Cómo es posible que no llegue al público la evidencia del carácter “norcoreano” de la ley de memoria histórica y de la identificación de sus promotores con los chekistas y la ETA? Por el PP, siempre auxiliar de separatistas y totalitarios. *Cuando se conmemora el desembarco en Normandía se olvida siempre que fue posible por las victorias del ejército soviético. Una deuda moral, política e histórica de la que solo España está libre. *Algunos miserables lamentan que los useños no invadieran España para volver a imponer aquí a los ladrones y asesinos del Frente Popular. La democracia, según ellos. Su afición al crimen nunca falla. ***************** La resolución del Tribunal Supremo contrariando, al menos provisionalmente,  los planes del Doctor y su banda de ultrajar los restos de Franco, pone al descubierto dos cosas: la importancia de los jueces serios como última barrera frente a los abusos tiránicos del poder, y el disimulo e hipocresía con que tratan los medios una cuestión de máxima transcendencia política. El ultraje a los restos de Franco es consecuencia lógica de una ley de memoria histórica que pretende imponer a los españoles una versión particular de la guerra civil y la etapa histórica posterior: la versión de los perdedores, que casualmente eran un conglomerado de totalitarios y separatistas. La ley es en su concepción radicalmente antidemocrática y de tipo norcoreano. Y no menos delictivo es su supuesto básico de que los asesinos y  torturadores de las chekas, abandonados por sus jefes al terminar la guerra y  juzgados y ejecutados por el bando vencedor, eran inocentes víctimas, fusilados por sus convicciones democráticas. Es decir, los autores de esa ley no solo son “norcoreanos”, sino que identifican la democracia con el crimen  y a sí mismos con los criminales. Nada más revelador, en cuanto se aparta su palabrería justificativa. Estos hechos  saltan los ojos apenas se los mira de frente. Pero han quedado ocultos, o más bien han sido ocultados,  en un país donde presumen de demócratas todos los periodistas y por supuesto los políticos, desde los etarras a los peperos. Los escasísimos analistas e historiadores que hemos expuesto la realidad nos hemos visto aislados y silenciados en este régimen caído en la farsa y la patraña institucionalizadas. La cuestión de la tumba de Franco revela una democracia fallida, que pretende funcionar con leyes antidemocráticas y ataca la misma continuidad histórica de España, socavada por quienes se sienten herederos de los separatistas y totalitarios derrotados hace ochenta años. Del franquismo proceden la monarquía actual,  la supervivencia de una Iglesia salvada del exterminio por Franco y hoy empeñada, al parecer, en autodestruirse; y la misma democracia, solo posible a partir de la sociedad próspera, moderada y libre de los odios republicanos legada por aquel régimen. Mientras que del antifranquismo impostado de separatistas y corruptos, promotores de la ley de memoria histórica,  provienen todas las amenazas a la libertad y a la propia España. Es preciso redoblar el esfuerzo por explicar y alertar a la sociedad de los muy graves peligros que dicha ley trae consigo. De modo similar a como se intenta birlar a la opinión pública el alcance del planeado ultraje a los restos de  Franco, casi todos los medios tratan de desviar la atención de las actas de los tratos mafiosos entre la ETA y el gobierno de Zapatero. Tratos aplicados después por el PP de Rajoy. Esta cuestión está muy directamente imbricada con la de Franco. El régimen anterior encaró el terrorismo de la ETA y pudo haber acabado con él de no ser por el apoyo de gran parte del clero y de los gobiernos de Francia a los asesinos. Pero por la misma razón, la ETA se convirtió en fetiche de los “demócratas antifranquistas”, que ni eran demócratas ni habían sido antifranquistas más que con el pensamiento.   Los etarras en cambio habían luchado y se habían  arriesgado, eran antifranquistas de verdad (y por tanto demócratas, según la versión que se iba imponiendo). Enseguida se les ofreció la “salida política” que, como la ley de memoria histórica, convertía implícitamente el crimen en un modo aceptado de hacer política. En La transición de cristal  (descatalogada) en Los nacionalismos vasco y catalán en la guerra,  el franquismo y la democracia, he expuesto el enorme poder corrosivo de  esas concepciones fraudulentas  sobre la democracia y la propia identidad nacional de España. Los partidarios de la colaboración con banda armada, llevada a su culminación por Zapatero, tienen el máximo interés en disolver estas cuestiones en el magma de sus chanchullos y corrupciones diarios, y de asuntos secundarios como los impuestos y similares. Como se le escapó a un enviado de Zapatero, “estamos en el mismo barco”.  PSOE, PP , separatistas y ETA está, efectivamente, en el mismo barco. Es lo que debe terminar de comprender la sociedad.

********

Cómo derrotó España el criminal aislamiento decretado al terminar la guerra mundial por  regímenes comunistas, democracias y dictaduras diversas: https://www.youtube.com/watch?v=dJuWZeoFYPQ
Categorías: Interesantes